Bolsa, mercados y cotizaciones

El retroceso de la bolsa europea todavía deja la zona óptima de compra a un 5%

A la espera del mejor trimestre del año
Madridicon-related

Haciendo un símil con el ámbito ciclista, el Angliru de las bolsas europeas ya ha pasado. Los índices del Viejo Continente ya han terminado la parte más dura del año y ahora se enfrentan a lo menos exigente en lo que a esfuerzo se refiere. Por lo menos, así lo dictamina la historia. Una vez dejado atrás el famoso sell in may and go away (vende en mayo y huye), estadísticamente viene una parte más plácida para los alcistas, el último trimestre del año. Llega, además, en un momento en el que las rentabilidades cada vez más altas que ofrece la renta fija están presionando a la bolsa en las últimas sesiones, acercándola a soportes y situándola a un 5% de zona de compra.

La media de los últimos 30 años refleja que los meses de octubre, noviembre y diciembre dejan ganancias cercanas al 2% cada uno de los meses en las bolsas europeas. Un comportamiento que contrasta con  el que han mantenido selectivos como el Dax o el EuroStoxx 50 en septiembre, al ceder cerca de un 2% desde el primer día del mes. "Estas suelen ser las peores semanas en términos de rendimiento estacional del año, y esperamos una perspectiva mejor a medida que entramos en el cuarto trimestre", explica en ese sentido Javier Molina, analista senior de mercados de eToro.

Sea como sea, este comportamiento servirá para que los selectivos continentales se alejen de los primeros soportes que han martilleado en las últimas sesiones. Y también habrá que estar pendientes en los próximos días de la publicación de las cifras de inflación de septiembre en la zona euro, que también influirán en el comportamiento de los grandes selectivos continentales.

Las distintas economías de la eurozona darán a conocer sus datos en esta materia el jueves y, un día más tarde le llegará el turno al agregado de toda la región. En este caso, las expectativas apuntan a que continuará la moderación del crecimiento de los precios que lleva ya meses en curso, con una nueva caída en el ritmo inflacionista hasta el 4,8% interanual en septiembre, frente al 5,3% del mes anterior.

En ese sentido, desde Ebury, la fintech global especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, consideran que el informe preliminar del IPC correspondiente a septiembre de esta semana "es clave". "Los mercados esperan una caída significativa tanto del nivel general como del subyacente", señalan.

Cerca de soportes

Estas positivas expectativas, no obstante, no han sido suficientes como para que los alcistas se impongan con claridad en los principales selectivos. De hecho, el EuroStoxx 50 sigue manteniéndose sobre la base de la consolidación que desarrolla durante los últimos cuatro meses, que se encuentra en los 4.170 puntos.

Tal y como señala el director de estrategia de Ecotrader, Joan Cabrero, este soporte estaría en jaque si finalmente Wall Street sigue profundizando en su consolidación, y "podríamos acabar viendo la caída hacia los mínimos de marzo en torno a los 4.000 puntos, que vería como una oportunidad inmejorable para volver a comprar acciones del Viejo Continente".

Hasta dicha zona, hay una distancia de apenas un 4,5%, que contrasta con el potencial del 11% que por técnico le ve el experto al índice continental hasta los 4,630 puntos, que es el objetivo que maneja de cara a los siguientes meses.

Es decir, la ecuación rentabilidad-riesgo ofrece un recorrido que duplica el hipotético retroceso de las bolsas hasta soportes. "Sigo pensando que para nuevas compras orientadas a medio plazo en bolsa europea hay que esperar a que se alcance ese entorno de gran soporte, mientras tanto hay que dejar que el debate que protagonizan alcistas y bajistas siga su curso y esperar pacientemente su resolución", concluye Cabrero.

En el caso del Ibex 35, la referencia española se mantiene lejos del soporte clave que presenta en los 9.200 puntos, análogo a los 4.170 puntos del EuroStoxx 50, algo que evidencia una fortaleza que habrá que ver si se mantiene en próximas fechas.

Y es que, el índice español está sabiendo sacar rédito del mejor comportamiento relativo de las entidades financieras que forman parte de su plantel, que reciben todas y cada una de ellas una recomendación de compra para la media de firmas de inversión.

"El soporte de los 9.200 puntos es la base de la fase de consolidación que inició a mediados de junio y es el soporte que debería de perder para hablar de debilidad y para se abra la puerta a una verdadera amenaza bajista que podría derivar en una caída hacia los 8.800/8.500 puntos", destaca el analista técnico y estratega de Ecotrader.

Pese a ello, el experto sugiere estar pendientes de ese soporte y también del techo de la fase de consolidación que desarrolla el selectivo español, que es la resistencia creciente que surge de unir los máximos de marzo y julio pasados y que actualmente discurre por los 9.850/9.875 puntos.

Estos niveles, dejan la ecuación rentabilidad-riesgo del índice español muy equilibrada, con un potencial por técnico del 7,6% hasta esos máximos de marzo y julio, y una distancia hasta soportes del 6%.

Las ganancias del Ibex 35 son menores

En el caso del Ibex 35, la media de los últimos 30 años refleja que los meses de octubre, noviembre y diciembre deja ganancias también en cada uno de los meses que quedan hasta que acabe el año. No obstante, estas ganancias son inferiores a las registradas en Europa (ver gráfico). Según los datos históricos recogidos desde Bloomberg, las ganancias medias mensuales de los últimos 30 años en el Ibex 35 en el último trimestre rondan el 1,5%, aunque en noviembre sí que superan el 2%.

En ese sentido, este año las empresas que ahora gozan de una mejor recomendación en el selectivo para sacar tajada de este movimiento son Sacyr, Logista y Acerinox según la combinada de FactSet y Bloomberg.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud