Bolsa, mercados y cotizaciones

Europa recula a zona de soportes, pero hay que esperar a los 4.000 para comprar

  • El Eurostoxx se deja más de un 2% en la semana
Exterior de la Bolsa de Frankfurt. Foto: Dreamstime

No hay que vender la piel del halcón antes de cazarlo. Es lo que estarán pensando los inversores que compraron bolsa y deuda hace un par de semanas cuando el mercado estaba interpretando que no habría más subidas de tipos a ninguno de los dos lados del Atlántico. Sin embargo, en los últimos días esta teoría se ha quedado obsoleta tras las reuniones de tipos del BCE de la semana pasada y de la Reserva Federal de este miércoles, haciendo que los inversores hayan tenido que recoger cable, provocando pérdidas en renta fija y variable.

Las bolsas han sufrido pérdidas del entorno del 2% desde este lunes, siendo la más bajista de Europa el Cac francés y la menos castigada el Ibex, con solo un 0,5%. El EuroStoxx 50 se ha acercado peligrosamente a su zona de soporte que aparece en los 4.170 puntos, algo que era una posibilidad "mientras el EuroStoxx 50 no batiese la resistencia de los 4.340 puntos, con lo que ha vuelto a la base lateral de los últimos cuatro meses", explica Joan Cabrero, asesor de Ecotrader.

"Pues bien, la incapacidad manifiesta del EuroStoxx 50 de batir esa resistencia está provocando que de nuevo veamos una caída que tiene que ser vigilada ya que si se pierde el soporte de los 4.170 puntos me temo que podríamos acabar asistiendo a la caída que hace unas semanas vengo señalando, que es un descenso hacia los mínimos de marzo en torno a los 4.000 enteros", agrega el experto. "Sigo pensando que para nuevas compras a medio plazo en bolsa europea hay que esperar a que se alcance ese entorno de gran soporte", concluye Cabrero.

Mientras esto sucede, lo que hemos visto esta semana en el mercado se explica viendo la reacción de los bonos, especialmente en el T-Note americano, donde se ha elevado su rentabilidad exigida en 18 puntos básicos desde el lunes, hasta tocar la zona del 4,5%, algo que no había sucedido desde 2007. Sí es cierto que la curva se ha aplanado ligeramente ya que en el 2 años ha habido menos ventas, aunque sigue superando el 5% de rentabilidad. En Europa también se ha saldado la semana con salidas de dinero en renta fija, aunque más moderadas ya que no está tan claro que los de Lagarde vuelvan a subir los tipos una vez más tras el movimiento de la semana pasada.

A la par que en el mercado de renta fija, en el de renta variable estadounidense la ventas también han sido el común denominador esta semana, afectado mismamente por la posibilidad de más subidas de tipos por parte de la Fed este año. Así, los principales índices de Wall Street han firmado esta semana con pérdidas que superaban el 2% con datos a media sesión. El índice tecnológico ha acabado con el peor comportamiento, con una caída del 2,8%, llegando a perder en el transcurso de la semana los 15.000 puntos. El S&P 500 retrocede un 2,4%, sufriendo su peor saldo semanal desde marzo y situándose su cotización en niveles de junio.

Viendo lo que ha sucedido con los bonos, se explica también que haya habido un cierre de posiciones en bolsa ante las perspectivas de que si los bancos centrales se mantienen duros es porque el combate contra la inflación aún está lejos de resolverse y, mientras tanto, el daño a la economía seguirá.

Enfocándonos en lo que ha sido la semana dentro de las paredes del parqué español, el tono hawkish que ha asumido el mercado estos días ha beneficiado, como es lógico, al sector bancario, motivo por el cual el índice español ha sido el menos castigado. De hecho, los cuatro valores más alcistas de la semana han sido Sabadell, CaixaBank, BBVA y Bankinter. Entre el grupo de cabeza también se cuela Repsol, que se anota cerca del 3% gracias al repunte del precio del petróleo mientras que Telefónica, también por encima del 2%, ha logrado superar la barrera de los 4 euros por primera vez desde mayo. Por el lado contrario, las dos farmacéuticas del Ibex han sido las más bajistas, con pérdidas superiores al 5%.

El Brent -la cotización del petróleo de referencia en el Viejo Continente- se ha mantenido prácticamente plano esta semana en el entorno de los 94 dólares por barril. Cada vez son más, sin embargo, los analistas que valoran al petróleo en los 100 dólares por barril durante los próximos meses. Por su parte, el euro se revalorizaba ligeramente a media sesión en su cruce frente al dólar, aunque la divisa europea ha llegado a caer durante la semana a mínimos de marzo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud