Bolsa, mercados y cotizaciones

El mercado espera las dos bajadas de tipos de la Fed en junio y julio

  • El bono estadounidense toca nuevo máximo anual en rentabilidad en el 4,47%
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal
Madrid icon-related

Los inversores están ajustando sus expectativas de tipos de interés después de la reunión de la Reserva Federal estadounidense de esta semana. Al conocerse que la mayor parte de miembros de la Fed siguen convencidos de la necesidad de llevar a cabo una última subida de tipos este año, que dejará el precio del dinero en la horquilla del 5,5%- 5,75%, los mercados han reaccionado con ventas de bonos, confirmando, según los indicadores que recoge Bloomberg, que ya se ha puesto en precio esta última subida de tipos para el mes de diciembre.

Además del debate sobre la subida de tipos, la reunión de ayer dejó como conclusión importante la determinación de la Fed por mantener durante un periodo de tiempo prolongado su política monetaria en un terreno restrictivo. Esto quedó claro al conocerse que los miembros del organismo han reducido sus expectativas de bajadas de tipos para el año que viene: en junio esperaban que se produjesen 4 recortes de 25 puntos básicos en 2024, y ahora sólo esperan dos.

Recortes de tipos en 2024

Este escenario ya lo habían comprado los mercados antes del encuentro de esta semana, y ahora se ha ratificado la probabilidad de que ocurra; según los datos que maneja Bloomberg, los inversores han puesto en precio que el primer recorte en el precio del dinero se produzca en junio del año que viene, y el segundo apenas un mes después, en julio, antes de la pausa vacacional de agosto.

Con el bono americano ya se pierde un 4,8% por precio desde el primer día del año

Este escenario se basa en el horizonte temporal que analiza Bloomberg, un modelo que, a día de hoy, sólo contempla los cambios esperados hasta julio de 2024. Sin embargo, hay otros indicadores similares, como es el que publica CME Group, que cuentan con un periodo de tiempo más largo para su análisis. Según este modelo, los mercados también estarían descontando dos bajadas en el precio del dinero el año que viene, pero se diferencia con el de Bloomberg en que sitúan el primer recorte en julio, y el segundo en noviembre.

"Lo importante para los inversores es que, si la economía sigue resistiendo mejor, quizá porque el tipo neutral a corto plazo ha subido, el banco central mantendrá los tipos más altos durante más tiempo para cumplir su misión", explica Raphael Olszyna-Marzys, economista en J. Safra Sarasin.

"El mercado, esta vez, le ha tomado en serio y ha descontado algunos de los recortes para el año que viene. El resultado probable, por tanto, es que los tipos se mantengan elevados hasta que algo malo –datos económicos muy débiles o un accidente financiero– impulse a la Fed a recortarlos", indica el experto.

El bono compra el escenario

Las ventas de deuda que se han producido este jueves como respuesta a la reunión de la Fed han llevado la rentabilidad a vencimiento del bono estadounidense a 10 años hasta nuevos máximos que no se tocaban desde 2007, antes de la quiebra de Lehman Brothers. Ayer, a media sesión de Wall Street, el título marcaba el 4,47% de rentabilidad a vencimiento, y ya deja pérdidas del 4,8% desde el primer día del ejercicio, desafiando al consenso de analistas que, durante los últimos meses, ha insistido en la buena oportunidad que presenta el bono como activo de inversión en las carteras de los inversores conservadores.

Esta reacción, además, no se limitó al mercado estadounidense. Las perspectivas de la Fed se han contagiado a otras plazas, llevando al bono alemán hasta el 2,77% de rentabilidad a vencimiento, máximos no vistos desde el año 2011, en la crisis de deuda europea.

En cuanto a las bolsas, también se han visto castigadas por la expectativa de tipos más altos durante más tiempo, con caídas del 0,94% el miércoles para el S&P 500, que continuaron ayer, hasta el -1,10% a media sesión. El EuroStoxx 50, por su parte, cerró el jueves con una caída del 1,48%, cotizando por primera vez el nuevo mensaje de la Fed.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud