Bolsa, mercados y cotizaciones

La resistencia de la economía convence a los bancos centrales de que hay que subir más los tipos

  • El aguante del mercado laboral les convence de que aún se pueden subir más los tipos
  • El Banco de Japón va por libre y mantiene su política laxa
  • Lagarde pide a los gobiernos de la zona euro que dejen atrás las 'políticas Covid'
Los grandes banqueros centrales se reúnen en Sintra
Madrid icon-related

El foro de bancos centrales de Sintra ha terminado con el plato más fuerte de este año: la mesa redonda en la que han participado los principales banqueros centrales del planeta, Christine Lagarde, Jerome Powell, Andrew Bailey y Kazuo Ueda, presidentes del Banco Central Europeo (BCE), la Reserva Federal (Fed), el Banco de Inglaterra (BoE) y el Banco de Japón (BoJ).

En el último evento programado para esta edición del foro de Sintra, los señores del dinero han dejado un mensaje claro: todavía queda "terreno por cubrir" en el proceso de normalización monetaria, y anticipan más subidas de tipos (con la excepción de Japón) en próximas reuniones.

La fortaleza de la economía estadounidense

En el caso de la Reserva Federal, Powell ha ratificado el mensaje que lanzó la institución el pasado 14 de junio, en su último encuentro oficial. Entonces los miembros de la Fed situaron los tipos de interés este año dos peldaños por encima del nivel actual. Así, esperan dos subidas de 25 puntos básicos antes de 2024, y Powell ha aprovechado Sintra para recordar que esta es la hoja de ruta de la institución.

"Hemos hecho mucho en apenas un año, con subidas de tipos de 500 puntos básicos, pero creemos que hay más capacidad de endurecer la política monetaria a futuro", señala Powell. A su juicio, "la política monetaria de la Fed ya está en terreno restrictivo, pero no lleva mucho tiempo ahí, por lo que creemos que queda todavía camino por delante", señala.

"El mercado laboral está tirando del carro de la economía", explica Powell

Powell ha hecho hincapié en la fortaleza que está demostrando la economía estadounidense, y este es su principal argumento, y el de la Fed, para considerar que todavía tienen margen para subir más los tipos. El objetivo es conseguir que la inflación vuelva al terreno del 2% y, aunque la tendencia apunta en esa dirección,  ahora tiene claro que la economía es lo suficientemente fuerte como para aguantar un último incremento de tipos en este ciclo.

La clave, en este caso, es la buena salud que está demostrando el mercado laboral estadounidense. "Se está produciendo un aumento fuerte en los salarios y el mercado laboral está tirando del carro de la economía. Si miramos los datos del último trimestre, nos lleva a esperar un crecimiento más fuerte, y un mercado laboral más fuerte, lo que nos permite mantener una política más restrictiva", señala Powell.

Lagarde pide a los gobiernos que dejen atrás "las políticas del Covid"

El mensaje de Lagarde coincide en lo esencial con el de Powell: queda trabajo por hacer y la economía aguantará un mayor endurecimiento de la política monetaria, si se tienen en cuenta los datos macro que ahora tienen sobre la mesa. Lagarde sigue descartando la recesión dentro de su escenario base, y lanza un mensaje importante para los gobiernos de la zona euro: hay que dejar atrás las políticas de estímulo derivadas de la pandemia, y empezar a apretarse el cinturón.

"La política fiscal ahora tiene que hacer su trabajo. Creo que lo que tenemos muy claro es que ha llegado el momento de que los gobiernos acaben con las políticas del Covid, y llevar a cabo políticas más sostenibles económicamente", destaca la presidenta.

"Es momento de que los gobiernos acaben con las políticas del Covid", señala Lagarde

"El espacio fiscal que se ha creado no ha sido convencional, y todo esto debería revertirse en la segunda mitad de 2023 y no expandirse en el año 2024. Esta es nuestra recomendación, y la hemos dejado muy clara en nuestro mensaje oficial", insiste Lagarde.

La fortaleza que está demostrando la economía permitirá al BCE seguir subiendo tipos en este tramo final del ciclo, pero repite, una vez más, que ahora mismo el organismo mantiene un acercamiento "reunión a reunión", en base a los datos que se van conociendo en cada momento. 

Bailey mantiene la línea; Ueda es el 'disidente'

Después de subir tipos 50 puntos básicos la semana pasada, el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, mantiene un discurso acorde con el mensaje de la Fed y el BCE. "La economía británica ha demostrado mucha resistencia, y eso es buena señal. Hay un mercado laboral muy fuerte y el desempleo está en la parte baja de la historia. Nosotros, igual que el BCE y la Fed, nos basamos en las evidencias macro actuales, y todos los datos que hemos analizado nos convencen de que hemos hecho el movimiento de tipos adecuado", señala Bailey.

Ueda, sin embargo, considera que la economía japonesa está en otro momento del ciclo, y que todavía no se puede permitir empezar a subir tipos. El japonés es el disidente en el grupo de cuatro grandes bancos centrales, ya que no ha subido tipos todavía en este ciclo, y mantiene una estrategia diferente, la del control de la curva de intereses.

Para Ueda, "aunque la inflación crece a un ritmo superior al del objetivo, miramos otros datos, como la subida de salarios; ha acelerado, pero sigue creciendo en el 2%, y si quieres una inflación del 2% la subida salarial debe estar un poco por encima, y aún no lo está", señala Ueda.

Eso sí, el japonés esboza un escenario que podría llevar al banco central a cambiar su política en los próximos meses. "Nuestra previsión de inflación apunta a que haya una caída hasta final de este año, y a partir de ahí esperamos que haya una subida en el ritmo, durante 2024. Pero no tenemos una gran convicción con este escenario. Si finalmente nos termina de convencer, será un paso adelante para hacer un cambio de política monetaria en ese momento", señala Ueda.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud