Bolsa, mercados y cotizaciones

La Fed logra un cambio en el paradigma inversor: el retorno del efectivo bate al de la cartera 60/40

  • El retorno del bono estadounidense a seis meses toca el 5,14%
  • Son activos considerados sin riesgo que están dando elevados retornos
  • La política restrictiva de la Fed favorece la vuelta al enfoque conservador

Por primera vez en dos décadas, uno de los activos de menor riesgo está batiendo a la tradicional cartera 60/40 de acciones y bonos. Eso significa que, actualmente, con un enfoque conservador se pueden obtener mayores retornos. El cambio de paradigma tiene como responsable a la Reserva Federal (Fed) y sus recientes alzas en los tipos de interés.

El retorno del bono americano a seis meses tocó ayer martes el 5,14%, máximos desde 2007. Así, su rentabilidad ha superado el 5,07% de yield de la clásica cartera al 60% diversificada en renta variable estadounidense y al 40% en renta fija del mismo país. Es la primera vez desde 2001 que eso sucede, según Bloomberg.

Un cambio de tendencia que se produce tras la mayor restricción monetaria de la Reserva Federal (Fed) desde la década de los 80 y que refleja cómo esta política ha trastocado el mundo de la inversión. Una de las consecuencias de los ajustes en el precio del dinero ha sido el impulso continuado de los tipos de interés "sin riesgo", como se considera a los de la deuda a más corto plazo, que vence en meses y a la cual se denomina como efectivo en la jerga financiera. 

Su pronunciado ascenso está llevando a los inversores a renunciar al riesgo, ya que pueden obtener rentabilidades similares o mayores con un enfoque conservador. De nuevo, esto marca un cambio de rumbo frente a lo que ha dominado en el mercado tras la crisis financiera. Entonces, los tipos de interés ultra bajos sí animaban a los inversores a adoptar mayores riesgos en búsqueda de su correspondiente recompensa. 

"Después de un período de 15 años, característico por el coste de mantener efectivo y de no participar en los mercados, la política monetaria restrictiva está ahora recompensando la cautela", señalan los estrategas de Morgan Stanley en una nota a clientes recogida por Bloomberg.

El retorno de la deuda a seis meses subió por encima del 5% el pasado 14 de febrero, la primera vez que superaba esa cota en 16 años. Su rentabilidad es algo más elevada que la de la referencia a 4 meses y a un año, lo que se debe a la casuística actual de incertidumbre por acordar el techo de deuda en el Congreso de Estados Unidos.

Es cierto que la rentabilidad de la cartera 60/40 también ha ascendido en las últimas semanas, aunque lo ha hecho en menor medida. En este caso, su mayor atractivo se produce tras la caída de las acciones y bonos de 2022, que abarató ambos activos. Por su parte, el yield de la deuda a seis meses se ha incrementado en 4,5 puntos porcentuales en el último año que, asimismo, supera al del T-Note.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud