Bolsa, mercados y cotizaciones

Tras año de beneficio histórico... así será el futuro liderazgo del Ibex 35

  • Banco Santander consolidará la primera posición a partir de 2023 con BBVA en el segundo puesto
  • Iberdrola ganará la batalla por el 'bronce' a Inditex en el trienio
Bolsa de Madrid. EE

El reloj marca el tiempo de descuento hasta que Europa se adentre en una recesión económica, pero como en el periodo previo a la Gran Depresión, el Viejo Continente vive sus felices años 20 antes de que llegue la tormenta. 2022 cerrará con beneficio histórico para seis de las mayores compañías del Ibex 35: Banco Santander, BBVA, Repsol, Iberdrola, Inditex y CaixaBank -si se toma como referencia el resultado sin extraordinarios de 2021, influido por la absorción de Bankia-. Esto ha repercutido en una mejora de la retribución al accionista en todos los casos. Y, lo más importante, es que firmas como los bancos y la textil gallega se consolidarán, tras la pandemia, la guerra y ahora una recesión en ciernes, como las mayores firmas por beneficio de sus respectivos sectores en Europa.

En el caso de los valores más pegados al ciclo serán, en cambio, los protagonistas de una fama efímera, como la petrolera que preside Antonio Brufau o la acerera ArcelorMittal, con ganancias difíciles de sostener el próximo año teniendo en cuenta que la economía está ya frenando.

Las 35 cotizadas del Ibex lograrán a cierre de 2022 un beneficio neto superior a los 54.700 millones de euros, según las estimaciones y con los resultados del tercer trimestre ya presentados todo apunta a que encontrarán un hueco entre las mayores ganancias anuales del índice, aunque será un 6% inferior a las alcanzadas en 2021 (con 58.000 millones de euros para el conjunto del índice, con datos recopilados por Bolsas y Mercados Españoles, BME). De la cantidad esperada para cuando llegue el fin de año, cerca de 35.000 millones de euros, un 63% del total, provendrán solo de cinco compañías. A saber, ArcelorMittal -que por segundo año consecutivo liderará la tabla de beneficios, con más de 9.600 millones de euros-, Santander (con 9.070 millones), BBVA, (con 6.150 millones), Repsol (que rozará los 5.800) e Iberdrola (al borde de los 4.170 millones de euros).

Con el ciclo de capa caída, en 2023, ArcelorMittal abandonará el pódium dando lugar a un ranking más normalizado de entre las grandes cotizadas españolas, con los dos gigantes bancarios como líderes de la tabla; e Iberdrola consolidando la tercera posición por beneficios para los próximos años por delante de Inditex y de Repsol, cuyas ganancias, como en el caso de la acerera, irán mermando según avance la nueva etapa de recesión que se está abriendo.

La banca española, líder europea

Quince años después de que Banco Santander lograra el que es hasta la fecha el mayor beneficio de su historia, la entidad que preside Ana Botín podría batir en 2022 este hito. El consenso espera un resultado neto de 9.070 millones de euros, 10 millones por encima del logrado en la era preLehman, cuando lideraba el ranking de ganancias de toda Europa acompañado, en segunda posición, por BBVA.

A priori las estimaciones de los analistas no descuentan el impuesto a los bancos que tramita el Gobierno de España y que, según lo anunciado, se cargará sobre los ingresos caídos del cielo -como los denomina el Ejecutivo- de 2022 y 2023 para recaudar un total de 3.000 millones de euros en ambos ejercicios. Los cálculos preliminares estiman que el impacto por año y beneficio neto de Santander y BBVA rondará individualmente de 300 a 400 millones de euros.

De cara a 2023, año en el que se prevén provisiones extraordinarias ante el aumento de los impagos que podría causar la recesión, Santander mantendrá el tercer puesto en Europa por beneficios por detrás de los británicos HSBC y Barclays. BBVA será el quinto resultado neto más abultado de entre los grandes del sector, con 5.739 millones de euros. Esta cifra le permitirá colgarse del cuello la plata por beneficio del Ibex también.

A diferencia de Santander que, tras una tímida caída en 2023, volverá a conseguir un nuevo beneficio histórico en 2024, por encima de los 9.300 millones de euros; el consenso espera que la entidad presidida por Carlos Torres haga techo este ejercicio para luego normalizar sus ganancias en una horquilla de entre 5.700 y 5.800 millones de euros.

No obstante, los analistas llevan meses alertando de las curvas que vendrán el próximo año. Por un lado, desconfían del deterioro de la calidad de los activos en Brasil (primer mercado para Grupo Santander) que le conducirá a "provisiones extraordinarias", opina Deutsche Bank, y que desde Bloomberg cifran en unos 12.000-14.000 millones de euros, las mayores de los grandes bancos europeos. Esta incertidumbre retrasa el objetivo marcado por Ana Botín en 2019 de lograr un beneficio de 10.000 millones de euros para los siguientes tres años.

Tras la prohibición de Fráncfort para distribuir dividendos que afectó a las cuentas de 2019 y 2020, el sector ha vuelto plenamente a su tradición. Se espera un dividendo anual para Santander de 0,1263 euros en efectivo y el equivalente en recompra de acciones, lo que genera una rentabilidad del 9,8%. BBVA no descarta aprobar un segundo buyback con el exceso de capital que genere. Entretanto, se prevé un pago en metálico de 0,355 euros, con una rentabilidad del 6,6%. Consulte aquí El calendario de próximos dividendos

El ciclo que caerá

ArcelorMittal será líder por beneficios del Ibex 35 en 2022, salvo que sus previsiones sigan cayendo como lo han venido haciendo los últimos meses. Solo en lo que va de cuarto trimestre, los analistas han recortado sus previsiones un 19%, desde los 11.500 millones de euros de finales de septiembre.

Hoy se prevé que la acerera propiedad de la familia Mittal gane algo más de 9.600 millones de euros este año, después de que marcara máximos desde su fusión [en 2008] el ejercicio pasado cuando obtuvo un beneficio de 12.650 millones de euros.

Pero una vez caiga el ciclo, también lo harán sus resultados. Con las estimaciones actuales, la acerera pasará de liderar el ranking de beneficios del Ibex hasta la séptima posición en 2023, por debajo de los 2.900 millones de euros y escalará dos puestos, en 2024, con un resultado previsto de 3.765 millones de euros.

En el último mes y medio, ArcelorMittal también ha aprovechado la revalorización a la que se ha subido el ciclo en bolsa y registra ganancias del 25% desde el 1 de octubre. Cuenta con un potencial adicional del 40%, hasta un precio objetivo de 35,2 euros.

El caso de Repsol (menos dicotómico que el contexto de Arcelor) va con cierto retraso sobre las industriales. La petrolera espera alcanzar en 2022 un beneficio histórico cercano a los 5.800 millones de euros. A cierre de septiembre había contabilizado ya 3.222 millones de ganancias después de que el petróleo tocara sus máximos en 128 dólares por barril al calor de la invasión de Ucrania a comienzos de marzo. Desde entonces su cotización cede un 32% y ya se encuentra por debajo de los 90 dólares en el caso del Brent, de referencia en Europa.

Frente a la crisis financiera de 2008, cuando Repsol ocupaba el sexto puesto por beneficio de Europa, mantendrá intacta su posición en 2023.

La petrolera adelantó todos sus objetivos de remuneración hasta 2025 con la amortización del total de acciones previstas (200 millones) este año y con un dividendo que será de 0,7 euros, que rentan un 5,1%.

Un crecimiento imparable

Iberdrola pasará de ser la quinta por beneficio del Ibex a consolidar el bronce los próximos años, gracias a un crecimiento sostenido en el tiempo de su negocio. Si de cara a diciembre se estima que la utility gane 4.170 millones de euros, un 7,3% por encima de 2021. Hasta el año 2024 registrará un incremento anual de su beneficio similar, próximo al 7%. Se prevé que en 2023 la eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán se convierta en el segundo beneficio más alto del Viejo Continente por detrás de Enel. En el año 2008 -fecha que se ha marcado como referencia para realizar este ejercicio- ocupaba la quinta posición.

Dos semanas atrás Iberdrola anunció un nuevo plan estratégico a 2025 por el que se comprometió a llevar a cabo inversiones valoradas en 47.000 millones de euros y un beneficio de entre 5.200 y 5.400 millones para ese año, lo que implica aumentos algo más exigentes de lo que espera el consenso, que irían del 8% al 10% por ejercicio. Además, aumenta su dividendo a un mínimo de 0,46 euros en 2023 y 2024, que encontrará un suelo en 0,5 euros en 2025. Renta un 4,7% a los precios actuales.

Si bien 2022 puede generar dudas, Inditex dará por perdida la tercera plaza del pódium en favor de Iberdrola ya el próximo año. La textil que preside Marta Ortega podría alcanzar en su ejercicio fiscal 2022-23 (que finaliza en enero) los ansiados 4.000 millones de euros de beneficio que tantos años llevan resistiéndose. Con ingresos que superarán los 31.500 millones este año -impulsados por la subida generalizada de precios para aplacar la inflación-, la firma con sede en Arteixo buscará máximo tras máximo, los próximos ejercicios, liderando el ranking mundial de su sector, seguida muy de lejos por la sueca H&M.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud