Bolsa, mercados y cotizaciones

Santander y BBVA lograrán un beneficio histórico de 9.070 y 6.150 millones

  • Torres llevará al banco a tocar su 'techo' de ganancias hasta 2024
  • Ambas entidades superarán el resultado neto de 2007, hasta la fecha el más elevado
Ana Botín, presidenta de Banco Santander. EE

La gran banca nacional alcanzará en 2022, el año del resurgimiento de los tipos de interés en la eurozona una década después, un beneficio histórico superior al del año 2007. El viento de cola que supone el volantazo dado por los banqueros centrales para contener la inflación conducirá a Banco Santander y a BBVA a lograr ganancias récord que superarán las logradas hace quince años, en pleno estallido de la crisis financiera, según las previsiones que maneja el consenso de mercado. Su beneficio conjunto superará los 15.200 millones de euros, lo que representa un 25% más que los 12.138 millones de euros de 2021, gracias, en gran medida, al impulso de BBVA cuyo resultado tocará techo, previsiblemente, este año, para luego normalizarse sobre los 5.700-5.800 millones de euros.

¿Qué espera el mercado? Los analistas pronostican para Banco Santander el mayor beneficio de su historia, por encima de los 9.070 millones de euros. Hasta la fecha, el registro histórico más alto data del ejercicio 2007 cuando este alcanzó los 9.060 millones de euros. En los años posteriores, 2008 y 2009, una vez habiendo implosionado Lehman Brothers, la entidad presidida entonces por Emilio Botín se mantuvo en el entorno de los 8.900 millones de euros y no fue hasta la crisis de deuda periférica cuando comenzó a desplomarse su resultado neto. A comienzos del año 2019, la propia entidad se había marcado como objetivo superar en tres años la cifra histórica de los 10.000 millones de euros de beneficio. Un año más tarde la pandemia implosionó esta posibilidad.

A pesar de estas previsiones, la parte negativa para Banco Santander es que las estimaciones no acompañan en el medio plazo y la mejor prueba de ello es que su cotización no remonta el vuelo. La acción del banco cede un 12% en el año y ya ha abierto una brecha de unos 15 puntos porcentuales con respecto a BBVA en lo que va de año en bolsa. Desde el primer alza de tipos en la zona euro el pasado mes de julio, la mejora de previsiones para su beneficio en 2022 va al ralentí, a la cola del resto de entidades cotizadas, y solo avanzan un 2,5% -en el caso de BBVA es de casi el 30% la revisión al alza y la media del sector es del 24%-. Y no solo eso, también caen un 2,5% en ese mismo periodo frente al 6,3% que suben para el resto del sector de cara a 2023 (un 14% al alza para BBVA).

"La lectura que el mercado ha hecho de los resultados del tercer trimestre [que Santander presentó a finales de octubre] nos recuerda claramente que no le gusta la complejidad de sus cuentas y que pequeños problemas pueden oscurecer por completo una sólida mejora gradual", apuntan desde la casa Deutsche Bank, que señalan a Brasil como uno de esos interrogantes que están pesando en su cotización. "El débil crecimiento del margen neto de intereses en Brasil es la principal preocupación, aunque se espera una recuperación progresiva", a lo que añade "el deterioro de la calidad de los activos" que llevan a pensar en mayores provisiones de cara a 2023, "cuando se espera lo peor de la recesión económica, especialmente en EEUU y Brasil".

De hecho, el último informe elaborado por Bloomberg Intelligence apunta a que será Santander la entidad europea que mayor volumen de provisiones realizará el próximo año, entre los 12.000 y 14.000 millones de euros.

"Junto a BBVA, ambas entidades necesitarían unas provisiones frente a impagos debido a su exposición a mercados emergentes de unos 17.500 millones de euros. Es el equivalente al 33%-40% de las previsiones de beneficio bruto, mayores que el 14% que supone para HSBC o el 26% de BNP Paribas. La media del Stoxx 600 Bank Index está en el 23% para 2023 y 2024", apuntan los analistas. Ahora bien, de cara a 2024 la entidad va camino de batir un nuevo máximo de beneficio. El consenso espera que el resultado alcance los 9.340 millones de euros, un 8% más que los 8.665 millones que se prevén en 2023.

'Techo' de ganancias

En el caso de BBVA el consenso pronostica un beneficio histórico en 2022 de 6.150 millones de euros, frente a los 6.126 millones alcanzados en 2007, último techo en su resultado neto. La entidad presidida por Carlos Torres es la segunda cotizada más beneficiada por la subida de tipos de interés. Ha declarado una sensibilidad del 15% sobre el margen de intereses por cada subida de 100 puntos básicos en el precio del dinero. Y la previsión es que el Banco Central Europeo (BCE) aumente hasta el 2% las tasas en su próxima reunión del 15 de diciembre. Ahora se encuentran en el 1,5%.

De cumplirse las previsiones, BBVA aumentará un 32% sus ganancias netas este año, en cerca de 1.500 millones de euros. Pese a todo, tocará su techo. Ya que se espera una caída del 7% en 2023, hasta los 5.740 millones de euros, y los 5.823 millones en 2024.

Las previsiones mejoran 

Más allá de Santander, con las previsiones desde el verano, el conjunto de la banca española ha visto aumentar su estimación de beneficio para 2022 un 24% de media desde el primer alza de tipos en julio. Sabadell lidera la mejora, con un 55%. Los analistas vaticinan un resultado neto superior a los 800 millones de euros para la entidad catalana, que caerá a los 700 millones en 2023, cuando se espera el verdadero impacto de la recesión en la zona euro.

BBVA ha visto cómo los analistas aumentan sus previsiones de beneficio casi un 30% desde el verano. Es la segunda mejora más significativa del sector.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud