Bolsa, mercados y cotizaciones

El mercado americano ya ha borrado cerca de la mitad de las pérdidas del año

  • Las bolsas entran en un rango lateral entre mínimos de junio y máximos del curso
  • El Ibex continúa entre los que mejor se comportan en Europa

El mercado ansiaba las subidas en bolsa como cualquiera las vacaciones de verano, y ambas han tenido su momento durante las últimas semanas. Playas abarrotadas y cotizaciones en verde han colmado estos apetitos. Pero se acerca el final de agosto y parece que el optimismo estival se está agotando. Sin embargo, pese a las dudas mostradas por las bolsas en la última semana, el inversor todavía puede pegarse los últimos chapuzones ya que, según explica Joan Cabrero, asesor de Ecotrader, "hemos entrado en un amplio rango lateral". Su amplitud, de casi 20 puntos porcentuales, da la posibilidad de gestionar la exposición de una forma rentable pese a no salir del mismo.

De hecho, el S&P 500 en el peor momento del año ha llegado a dejar pérdidas del 23% en el bolsillo de los inversores, cuando tocó mínimos de 2020 en el mes de junio. Desde entonces, protagoniza un rebote que ya ha borrado más de la mitad de las mencionadas caídas pues ha dejado el balance anual en el -11%.

Y es que desde que la bolsa europea y el Nasdaq 100 rompieron sus respectivas resistencias, desde Ecotrader se favorece la posibilidad de asistir a un rebote que tenía visos de ser sostenible más allá de una sesiones, "de ahí que no sorprendan las últimas subidas dentro todavía de un mercado bajista, sin perjuicio de que en el mejor de los casos podríamos estar dentro de un amplio proceso lateral en el que los mínimos que establecieron las bolsas mundiales entre junio y julio serían el suelo y base del mismo y los máximos de este año el techo", explica Joan Cabrero, asesor del portal premium de inversión de elEconomista.es.

"Por tanto, hay que tener presente que tanto el EuroStoxx 50 como el Nasdaq 100 se han aproximado muchísimo a sus primeras grandes resistencias y lo han hecho tras acumular una fuerte subida durante las últimas semanas; por ello no me sorprende que a corto plazo haya un cierto vértigo comprador y que antes de ver mayores aventuras al alza asistamos a una consolidación, que es lo que esperamos para volver a realizar compras y posicionarnos para aprovechar la segunda pata del rebote que venimos comentando durante este verano", añade el experto. Y concluye que "cuando termine este ajuste todo apunta que Wall Street retomará su tendencia alcista de largo plazo".

Javier Molina, portavoz en España de eToro, apunta que "parece que entramos en una etapa de mayor prudencia inversora y entre los mayores riesgos a la baja aparecen el alza de tipos [esta semana se celebra Jackson Hole, donde se podría establecer una previsión clara de lo que sucederá en las reuniones del BCE y la Fed del próximo mes de septiembre], una eurozona con serios problemas de déficit comercial, menor crecimiento y menor capacidad de ayuda a los países más endeudados, sentimiento muy negativo del consumidor o la situación de la economía china".

¿Y el Ibex?

Más allá del contexto general de las bolsas, marcado lógicamente por la evolución de la inflación, el ritmo de subidas de tipos y la propia desaceleración económica, el Ibex 35 es una de las bolsas que mejor están aguantando el chaparrón este curso, dejando sus pérdidas en un 5%. Esto es una tercera parte de las que acumula, por ejemplo, la principal referencia europea. Al igual que el resto de Europa, "tras tocar resistencias es normal que haya optado por consolidar parte de las últimas subidas antes de encaminarse a atacar los 9.000 enteros, que es donde tiene la principal resistencia", afirma Cabrero. "En este caso, no habrá un deterioro alcista mientras un eventual recorte no profundice por debajo de los 8.150 puntos y, sobre todo, los 8.000/8.055 puntos, aunque a corto plazo el primer suelo que vemos pasa por los 8.240 enteros", concluye.

El selectivo marcó mínimos anuales en marzo, en las primeras semanas de conflicto entre Rusia y Ucrania, que lo dejaban en niveles no visitados desde octubre de 2020. Sin embargo, haciendo gala de su resistencia, recuperó cerca de un 17% de su valor hasta situarse en máximos de 2022 y en positivo en el año.

Pese a que volvió al negativo en el ejercicio, sigue registrando uno de las mejores conductas a ambos lados del Atlántico. Esta fortaleza se debe, por un lado a la exposición que tienen muchas compañías del índice al mercado latinoamericano -Brasil es una de las pocas plazas que se mantiene en positivo en el año- y, por otro, a la notable ponderación del sector financiero que se beneficia de las subidas de los tipos de interés -entre los diez más alcistas del 2022 en el Ibex, se encuentran CaixaBank, Banco Sabdell y Bankinter, las entidades más favorecidas por las políticas monetarias, que acumulan ganancias del 21,8%, 8,7% y 8,5% respectivamente. Al otro lado de la moneda,BBVA y Banco Santander se desploman un 13,31% y 15,08% respectivamente, penalizados por la internacionalización de sus negocios-.

Las renovables son las verdaderas dominantes del Ibex este año. La novel del índice, Acciona Energía se coloca ya líder del ejercicio, tras superar las ganancias de Solaria. Avanzan un 31,6% y un 30,3% respectivamente en 2022.

Una exposición a bolsa de poco más del 50%

Una de las claves fundamentales a la hora de invertir es tener muy clara la exposición que se quiere tener a cada tipo de activos y, en consecuencia, cuánta liquidez hay que mantener en la recámara para atacar el mercado cuando surja la oportunidad esperada. Desde Ecotrader se rebajó la exposición recomendada hasta aproximadamente el 30%, para después subirla hasta el 52% actual para aprovechar la primera pata del rebote. Más allá de pequeñas compras, "no me planteo todavía poner el segundo pie en el mercado, lo que supondría aumentar la exposición a bolsa a niveles entre el 60 y el 70%", explica Joan Cabrero, asesor de Ecotrader, que actualmente guarda una liquidez del 47%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud