Bolsa, mercados y cotizaciones

La promesa de Biden templa los precios del petróleo con el barril de 'Brent' en los 106 dólares

  • El consenso de mercado estima que la referencia en Europa cerrará junio en los 100 dólares
  • Goldman Sachs considera que el problema es estructural y divisa un barril en los 125 dólares en el segundo semestre
Madrid

El precio del petróleo ha encontrado cierta calma después de ceder durante la semana pasada en torno a un 13% en los principales referentes del crudo a ambos lados del Atlántico. Tras la decisión de la Casa Blanca de liberar de las reservas estadounidenses un millón de barriles diarios durante los próximos 6 meses, lo que daría un cómputo total de 180 barriles de petróleo directos al mercado, el barril de Brent ha cotizado en torno a los 107 dólares por unidad durante la primera sesión de esta semana.

Es un hecho que el anuncio realizado por la Administración Biden ha servido para tranquilizar a los mercados, que con la escasez de combustible por la guerra el precio del petróleo ha sufrido grandes cambios en la negociación de futuros de la materia prima que mueve al mundo. Así, por lo menos en el corto plazo, el mercado da por descontado que no se producirán nuevos máximos como los vistos hace apenas tres semanas cuando el barril de Brent llegó a estar por encima de los 120 dólares.

De hecho, el consenso de mercado estima que el barril de referencia en Europa cerrará el segundo trimestre en los 100 dólares, mientras que la misma estimación a mediados de marzo suponía casi 5 dólares más, según los datos recogidos por Bloomberg. Incluso para septiembre el recorte podría ser más pronunciado hasta alcanzar los 88,5 dólares por unidad.

Sin embargo, desde Goldman Sachs han reiterado que el mercado de crudo padece un déficit estructural que no se va a solventar solo con la inyección de crudo iniciada por Biden aunque el banco de inversión sí que recortó su pronóstico de la referencia en Europa diez dólares, hasta los 125 por unidad que se pagarán al cierre del segundo semestre de 2022. Entre las justificaciones que da el banco de inversión para aventurar este precio muy superior al de la media es el aumento de la probabilidad de que las exportaciones rusas no lleguen al mercado europeo y que el crudo iraní, que podría aliviar al mercado si se levantan las sanciones que pesan sobre el país, no llegarían para satisfacer al mercado hasta el tercer trimestre del año en curso.

Del mismo modo, desde Goldmand Sachs estiman que para 2023 el Brent se cambiaría por 115 dólares, un precio que todavía estaría por encima de los precios actuales.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin