Bolsa, mercados y cotizaciones

EEUU mide la varilla del crudo antes de liberar las reservas

  • La Administración norteamericana revisará los niveles de petróleo
  • El último recuento evidenció una merma de los barriles almacenados
Madrid

Aunque no fue hasta diciembre de 1941 cuando Estados Unidos decidió intervenir como país beligerante en la Segunda Guerra Mundial, el petróleo yanqui llevaba combatiendo en el conflicto más grande de la historia -hasta la fecha- desde muchos meses antes. Hoy los depósitos de petróleo están más repartidos por el mundo que hace ochenta años y Estados Unidos no es el exportador de referencia, pero el crudo norteamericano vuelve a ser decisivo en medio de las dos guerras: la del precio en todo el globo y la de Ucrania en Europa.

La Administración Biden anunció el pasado jueves que liberaría durante los próximos seis meses un millón de barriles diarios, lo que en total supondrá regar el mercado con 180 millones de barriles. Una decisión que toma la Casa Blanca con la esperanza de dar un respiro a la escalada del petróleo vista hasta marzo tanto dentro como fuera de sus fronteras y que ha supuesto ver el barril Brent, referente en Europa, en un promedio en torno a los 106 dólares por barril durante el mes de marzo aunque al cierre del mismo se haya recortado hasta los 104 dólares por el anuncio de Biden.

Sin embargo, las firmas de análisis ya han sopesado que esta inyección de crudo al mercado solo supondrá un alivio temporal de la situación y Goldman Sachs incluso aventura que tras esos seis meses los precios del petróleo volverán a dispararse, si no se hace nada más por solventar el problema. El propio Biden ha manifestado que la estrategia norteamericana pasa por que más países se unan a su decisión para que termine forzando a la Organización de Países Exportadores de Petróleo a aumentar el bombeo de crudo por encima de lo que proyectaron en verano del año pasado, cosa que no han hecho hasta la fecha.

En este contexto, la Administración de Información Energética norteamericana (AIE) revisará la semana que viene los niveles de inventario de petróleo en Estados Unidos, lo que marcará la cantidad de crudo del que dispone el país antes de esa liberación de proporciones históricas. De hecho, con los datos de la última medición realizada el 25 de marzo, la AIE estimó que el país cuenta con 409,9 millones de barriles en sus inventarios, excluyendo los que se engloban dentro de la Reserva Estratégica de Petróleo del país. Todos ellos harían un total de 978 millones de barriles, según los últimos datos ofrecidos por las autoridades norteamericanas.

El esfuerzo que está haciendo Estados Unidos se ha visto reflejado en sus inventarios de crudo y productos derivados. En el último recuento semanal del mes de marzo se apreció una disminución de 3,4 millones de barriles. De hecho, los niveles actuales están un 14% por debajo del promedio de los últimos 5 años por esta época del año y el total de productos suministrados durante el último período de cuatro semanas, en torno a los 20,7 millones de barriles al día, es un 8,1% superior a lo habitual en el mismo espacio de tiempo de los últimos 5 años. Es decir, tienen menos reservas y más petróleo en circulación que de costumbre.

Los efectos de la inflación

Al cierre de la semana se conocieron los datos del IPC en la zona euro que, como viene siendo habitual, supuso un nuevo récord. En marzo se registró un repunte del 7,5% en términos interanuales que batió las previsiones del mercado que estimaban un repunte hasta el 6,6%. Más exagerado fue incluso en España, donde se llegó al 9,8%. La semana que viene no tendrá referencias en cuanto a política monetaria que puedan contestar a la escalada de precios en Europa pero sí que se podrá testear si el auge de los precios ha tenido algún impacto en los datos de producción industrial que conocerán el próximo miércoles.

Mientras, al otro lado del Atlántico se publicarán datos PMI no manufactureros que tomarán el pulso a las compras del país y si estas se verán o no resentidas por la escalada de los precios, así como se publicará por parte de las instituciones el balance comercial del país del mes de marzo. Otra de las citas al cierre de la semana que viene en Estados Unidos será el recuento de las despensas de cereales en el país, después de que durante los últimos 30 días el precio de algunos granos como el trigo hayan subido un 8% su valor en los futuros del país.

Por otra parte, el mercado de valores chino tendrá dos jornadas de reflexión por ser festivo -Día de los difuntos- para hacer balance después de perder en marzo un 3,1% y el martes se unirá también la bolsa de Hong Kong a ese cierre por festivo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin