Bolsa, mercados y cotizaciones

Otro 4% de caída si el EuroStoxx 50 pierde los 4.230 puntos

  • El mercado espera que la Fed suba los tipos 50 puntos básicos en marzo
Madrid

Desde el punto de vista del análisis técnico y en medio de la volatilidad generada por el incremento del rendimiento de los bonos y la expectativa de que la Fed suba tipos ya en marzo, las bolsas europeas estarían condenadas a otro 4% si el EuroStoxx 50 pierde los 4.230 puntos.

"En la jornada de este martes lo más destacable sin ningún tipo de duda fue ver como el índice de referencia en Euroa se aproximó peligrosamente a los mínimos que marcó la semana pasada en los 4.230 puntos, que es el soporte que no debería de perder si queremos seguir confiando en un contexto alcista en próximas sesiones sin antes ver una caída del orden del 4% hasta la zona de los 4.060 puntos, que es por donde discurre la directriz alcista que viene guiando a la perfección la consolidación lateral alcista de la principal referencia europea durante los últimos meses", explica Joan Cabrero, estratega de Ecotrader.

"La pérdida de los 8.740 puntos supondría el cierre del hueco que ha abierto en este comienzo de semana al alza, lo cual sería de todo menos un signo de fortaleza y abriría la puerta a un contexto correctivo de parte de la última y fuerte subida que nació en la zona de los 8.080 puntos", apunta Joan Cabrero, asesor del portal de estrategias de inversión de elEconomista.

"Les indico este soporte de muy corto plazo a vigilar ya que la banca, que ha sido la que ha ayudado con su buen comportamiento a que el Ibex 35 haya tenido un arranque de año mejor que sus homólogos europeos, se encuentra muy sobrecomprada", continúa el experto en análisis técnico, quien concluye que "con esa sobrecompra la banca podría pasar de ser un aliado de los alcistas a corto plazo a un enemigo".

Más caídas

Las bolsas siguen sufriendo la presión bajista este miércoles tras los retrocesos sufridos este martes por el incremento de los rendimientos de las referencias del mercado de deuda.

Desde mediados de diciembre, las bolsas viven intranquilas, pendientes de la velocidad a la que suben las rentabilidades de los bonos, sobre todo después de que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos confirmara la retirada de estímulos monetarios y el arranque del ciclo de incremento de los tipos de interés oficiales en 2022 al estar la recuperación en marcha y, especialmente, para controlar la fuerte escalada de la inflación en los últimos meses.

La última vez que la subida del rendimiento de la deuda generó pánico en las bolsas fue en 2018, por dos veces: en la primera ocasión que el T-Note (bono a 10 años de Estados Unidos) se acercó al 3% provocó una corrección del 10% del S&P 500 y, algunos meses después, cuando superó esa barrera llegó a arrastrar a Wall Street cerca de un 20%.

Preguntado por esta correlación entre la deuda y las bolsas, Francisco Saiz, CFO de Imantia Capital, apunta que "según el consenso y de acuerdo con él", el origen de una corrección de las acciones "podría ser en el 2% o en el 2,25%" del bono de Estados Unidos. "Si se rompe claramente ese nivel y es liderado por el tipo real creemos que puede empezar a friccionar con activos de riesgo", continúa el experto, quien aclara que, "eso sí, los bancos centrales son muy pro mercado".

Pendientes de la Fed

En los últimos días, ha habido distintas voces que han avisado de que la Fed iba a tener que dar un pisotón inesperado al acelerador. Jaime Dimon, consejero delegado de JP Morgan, señaló a finales de la semana pasada que la Fed podría verse obligada a subir los tipos "seis o siete veces" durante este año, cuando, según las previsiones de los propios miembros de la institución, su hoja de ruta contempla tres subidas de 0,25 puntos básicos de aquí a diciembre.

Incluso Christopher Waller, uno de los miembros del consejo de gobernadores de la Fed, reconocía la semana pasada que, aunque el plan es de 3 subidas, no se debe descartar que la institución se vea obligada a llevar a cabo hasta cinco aumentos en la tasa de referencia este año.

Sin embargo, lo que opinen observadores externos, o incluso un miembro de la Fed, queda en un segundo plano ante el actor principal de esta película: el mercado. Y el mercado ya contempla un escenario que hace un par de meses habría parecido descabellado: una primera subida de 50 puntos básicos en los tipos de interés este mismo mes de marzo.

El petróleo continúa subiendo

Los futuros que cotizan sobre el petróleo Brent, de referencia en Europa, prosiguen subiendo este miércoles, hasta rozar los 88 dólares por barril -máximos no vistos desde 2014- y aumentan la presión inflacionista, gravamente marcada por los precios de las materias primas desde hace meses.

Este último incremento del precio está relacionado con la interrupción del funcionamiento de un oleoducto clave que une Irak y Turquía por una explosión, según informa Bloomberg.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin