Bolsa, mercados y cotizaciones

Lisa Su, el azote de Intel que ha revivido los microchips de AMD

  • Lleva siete años al frente de Advanced Micro Devices, desde 2014
  • Es la primera mujer en alcanzar la presidencia de la firma tecnológica
  • Es miembro del Consejo de Asesores de Ciencia y Tecnología del Presidente
Lisa Su, presidenta y CEO de Advanced Micro Devices. Foto: AMD.

La presidenta de Advanced Micro Devices aconseja a Joe Biden y ha conseguido situar la empresa en la que trabaja entre la avanzadilla de la tecnología mundial de semiconductores. Nació en Taiwán, pero creció en Nueva York, estudió en el MIT y ahora, a sus 52 años, vive en Texas, según su perfil de LinkedIN.

"Fue durante mi primer año en el MIT cuando me encargaron mi primer trabajo de investigación del grado, y fue en un laboratorio de semiconductores. Y, por primera vez, tuve la oportunidad de hacer algo que me parecía asombroso. Me enamoré de los semiconductores porque era la posibilidad de construir algo realmente pequeño y realmente complicado y podía hacerlo yo misma. Y fue durante este tiempo cuando me di cuenta de que no necesitaba ser la persona más inteligente de la clase, sino que si realmente me aplicaba a resolver problemas prácticos, podía marcar una gran diferencia", confesó Lisa Su, presidenta y directora ejecutiva de Advanced Micro Devices (AMD), en su commencement adress de 2017 en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), uno de esos grandes discursos para celebrar la graduación de los doctorados.

En los últimos días, se ha hablado mucho del origen no estadounidense de los consejeros delegados de las principales firmas tecnológicas -Sundar Pichai (Alphabet), Parag Agrawal (Twitter) o Jensen Huang (Nvidia)-. Es también el caso de Lisa Su, nacida en Taiwán, en 1969, y que emigró a Nueva York cuando apenas tenía dos años junto a sus padres, un estadístico y una contable que animaron a sus dos hijos a estudiar ciencias y matemáticas (y a tocar el piano).

Lisa Su obtuvo un grado, un posgrado y un doctorado en Ingeniería Eléctrica en el MIT y ha publicado más de cuarenta artículos técnicos. Y esto, su capacidad para comprender la tecnología, es lo que la distingue de otros CEO, cuya formación ha estado solo orientada a la administración de empresas.

Después de la vida académica, Su trabajó en Texas Instruments, IBM y Freescale Semiconductor. "En IBM, Su ayudó a crear la receta para fabricar semiconductores, utilizando cableado de cobre para conectar los millones de transistores de un chip en lugar de aluminio", contó Drew Prairie, portavoz de AMD, al diario californiano SFGate, en 2015. "Así se consiguieron chips más rápidos, porque el cobre es mejor conductor que el aluminio, que era el estándar de la industria", puntualizó Prairie.

"Previsto como el más rápido del mundo cuando entre en servicio en 2023, se espera que El Capitán amplíe el uso de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático", cuentan desde IEEE.

La actual presidenta de AMD se incorporó a la empresa en 2011 y, tres años más tarde, ascendió al puesto de mayor rango para revivir la compañía tras un largo periodo en la cuerda floja. "Una vez en el timón, tomó medidas rápidas. Cambió la arquitectura de los chips de AMD, trasladó la fabricación a TSMC, el mayor fabricante de semiconductores del mundo, y se centró en la venta de los destinados a ordenadores de sobremesa y portátiles", escribió The Economist en un perfil dedicado a Su en julio.

Pero desde el semanario británico también lanzaban una advertencia: "La señora Su necesitará toda la confianza que pueda reunir para el próximo reto. Tras años de crisis, Intel, el gran rival de AMD en Silicon Valley, parece estar recuperándose bajo la dirección de su último jefe, Pat Gelsinger, quien recientemente anunció un ambicioso plan para 'luchar por cada zócalo', en referencia a las ranuras para los procesadores en un ordenador. La señora Su respondió que haría lo mismo. Históricamente, al menos, una AMD fuerte ha significado una Intel débil, y viceversa. Pero cuente con que la señora Su también romperá esa regla".

Intel todavía va por delante en lo que a valor en bolsa se refiere, con una capitalización de 200.000 millones de dólares frente a los 170.000 millones de Advanced Micro Devices. Sin embargo, las acciones de Intel están alrededor de un 25% por debajo de su máximo anual en comparación con el 10% de AMD.

Es curioso que, a pesar de esta rivalidad, Lisa Su haya recibido este año la Medalla Robert N. Noyce que otorga la asociación profesional de ingenieros eléctricos y electrónicos (IEEE por sus siglas en inglés). ¿Premio patrocinado por quién? Nada menos que por Intel. Su es la primera mujer a la que se concede este premio, uno de los más importantes en la industria de semiconductores. Además, Joe Biden la ha designado como miembro del Consejo de Asesores de Ciencia y Tecnología del Presidente, del que forman parte veinte personas de trayectoria reconocida.

Los productos de AMD están presentes también en las videoconsolas. La Xbox One de Microsoft y la PlayStation 4 de Sony cuentan con su propio procesador AMD personalizado y exclusivo, igual que la Nintendo Wii U. A día de hoy, AMD está centrado en construir la próxima generación de superordenadores, como el superordenador de clase exascale El Capitán del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, en California. "Previsto como el más rápido del mundo cuando entre en servicio en 2023, se espera que El Capitán amplíe el uso de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático", cuentan desde IEEE.

Hace algunos años, Lisa Su le contó al San Francisco Chronicle que sus puntos fuertes como líder eran "tener una visión fuerte, comunicarla claramente y conocer la cantidad de trabajo que se necesita para conseguirlo". ¿Su punto débil?, le preguntaron. "Probablemente sea un poco impaciente".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin