Motor

La crisis de los chips costará 92.000 millones de euros a las automovilísticas e incrementará los precios

  • En el primer trimestre del año se dejaron de producir 1,3 millones de vehículos
  • Anfac prevé que la falta de suministro se alargue al menos hasta mitad de 2022

La escasez mundial de semiconductores provocará una sangría de millones en las cuentas de las automovilísticas. Según un informe de AlixPartners, esta escasez costará este año a la automoción 110.000 millones de dólares (unos 92.024 millones de euros) y reducirá la producción mundial en 3,9 millones de vehículos.

Y aunque otro estudio de la consultora Bain&Company rebaja esa cifra a 60.000 millones de dólares (50.205 millones de euros), el impacto que tendrá esta falta de componentes en los ingresos de las automovilísticas será en cualquier caso considerable.

Lo cierto es que esta situación se alargará en el tiempo. Si en un primer momento las estimaciones eran que el suministro se recuperase en la segunda mitad del año, ahora las previsiones son menos halagüeñas. Y es que, según reconoció ayer la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), la escasez de semiconductores "va a seguir siendo un problema para las factorías de vehículos al menos durante el primer semestre de 2022".

Según Bain&Company, en el primer trimestre del año se han dejado de producir hasta 1,3 millones de unidades en todo el mundo y AlixPartners estima que hasta final de año se dejaran de ensamblar hasta 3,9 millones de vehículos.

Pero esta escasez también ha llevado aparejada un incremento en el precio de los vehículos. Tal y como detalla S&P Global Ratings, esta falta de componentes ha provocado un incremento del valor de los vehículos nuevos, así como un aumento en el valor residual de los modelos usados.

A lo largo del año todas las factorías españolas han sufrido parones en la producción debido a la crisis de los semiconductores. La última en aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte) ha sido Volkswagen Navarra. La dirección de Landaben y la mayoría de los sindicatos (UGT, CCOO y CCP) aprobaron ayer un nuevo Erte por causas organizativas y productivas que se alargará hasta el 31 de diciembre de 2021. No obstante, el lunes y el martes se paralizó la producción en la planta navarra y el próximo 25 de junio se volverá a cerrar.

Asimismo, Seat tuvo que desprogramar en Martorell la producción del Audi A1 tres días de producción (jueves y viernes de la semana pasada y el pasado lunes). Además, esta semana la planta de Mercedes-Benz Vitoria parará tres turnos.

Caída de la producción

Todo ello ha provocado que la producción de vehículos en España cerrase los primeros cinco meses del año con una caída del 19%, hasta las 1.032.881 unidades fabricadas en comparación con los datos de hace dos años.

El desabastecimiento de microchips que se está registrando desde inicios de año, junto con la mayor debilidad del mercado nacional y los mercados de exportación, está condicionando negativamente el ritmo de producción de vehículos en España. Así, en mayo se ensamblaron en las factorías españolas 182.838 unidades, lo que supone un 37,8% menos en comparación con el mismo mes de 2019, según datos de Anfac. La falta de capacidad suficiente de fabricación de semiconductores por la alta demanda está afectando no solo a las fábricas españolas sino a toda Europa. Para adecuar el ritmo a la disponibilidad de los componentes, se han efectuado paros y retrasos en la cadencia de las líneas de producción de las fábricas. Las previsiones apuntan a que la escasez de microchips va a seguir siendo un problema para las factorías de vehículos "al menos durante el primer semestre de 2022".

La producción de vehículos cae un 37,8% en mayo
La producción de vehículos cae un 37,8% en mayo

Asimismo, el contexto generalizado de caída de las ventas de vehículos en los principales mercados está lastrando la demanda del vehículo fabricado en España. Mercados como Francia (-22,7%), Alemania (-26,7%), Reino Unido (-30,8%) y, en menor medida, Italia (-19,3%) acumulan significativas caídas hasta mayo, sin lograr alcanzar los niveles de ventas registrados en 2019.

El mercado interno registra a su vez la mayor caída de los principales mercados europeos (-35,9%), dato relevante si se tiene en cuenta que uno de cada cuatro vehículos vendidos en España es de fabricación nacional.

A pesar de la fuerte caída de mayo, la producción de vehículos de cero y bajas emisiones obtiene un aumento del 113,2% respecto al año anterior, acumulando un total de 20.813 unidades. En el acumulado del año, la producción de este tipo de vehículos suma 107.748 unidades, un 183,5% más que en el mismo periodo del año anterior. En cuanto a la exportación, entre enero y mayo se han exportado 884.244 vehículos, un 13,7% menos en comparación con los datos de hace dos años, mientras que en mayo descendieron un 34,3% frente al mismo periodo de 2019.

España sigue como octavo productor

Pese a este recorte en la fabricación nacional de vehículos, debido a la escasez de chips a un menor demanda, España se mantiene como octavo productor mundial por delante de Brasil, posición que recuperó en febrero de 2020. El país suramericano ha ensamblado entre enero y mayo 981.523 vehículos, un 20,9% menos en comparación con los datos de hace dos ejercicios, según datos de la patronal brasileña Anfavea. De esta manera, España aventaja a Brasil en 51.358 vehículos producidos en los cinco primeros meses del año.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud