Bolsa, mercados y cotizaciones

Se puede comprar bolsa española con 'stop' en los 8.885 puntos del Ibex

  • La pérdida de soporte sería la señal para vender, según Ecotrader
Bolsa de Madrid.

El alcance de los 10.000 puntos por parte del Ibex 35 "ha ganado muchos enteros con la alegría y alboroto que estamos viendo, como refleja que el CAC, el DAX y el Russell al otro lado del Atlántico hayan establecido esta semana nuevos altos de todos los tiempos, lo cual es de todo menos algo bajista ya que sitúa a estos índices en subida libre absoluta", explica Joan Cabrero, asesor de Ecotrader.

"La foto que vemos tras la ruptura de resistencias invita a ser optimistas de cara al 2021, pero eso no significa que haya que volverse locos comprando bolsa ya que para esto último lo óptimo es esperar a que se consoliden las últimas alzas", continúa el experto del portal de estrategias de inversión de elEconomista.

"Hemos pasado de estar en sobreventa hace unas semanas, que la aprovechamos para abrir numerosas estrategias de compra, a estar con una sobrecompra, que invita a tener cabeza. Los soportes que no deberían de perderse si queremos seguir confiando en mayores subidas son los 8.885 en el Ibex y los 15.800 en el DAX. Mientras se respeten apunten hacia objetivos", añade.

Vuelta atrás... para coger impulso

Las caídas que vimos durante las últimas sesiones pueden ser consideradas lo que en análisis técnico se conoce como throw back o vuelta atrás a probar la antigua zona de resistencia, ahora soporte, de los 9.000/9.055 puntos, "pero sigue sorprendiéndonos la debilidad del Ibex 35, algo que obliga a estar pendientes de soportes", explica Joan Cabrero.

"En este sentido, un escenario de fortaleza y de mayores alzas seguirá siendo el más probable mientras una eventual caída no pierda soportes que el Ibex presenta en los 8.885 puntos", concluye el estratega.

Calma en la sesión

La calma reina en las bolsas en el arranque de semana, con una sesión prácticamente plana en Asia y con un signo igualmente tranquilo en Europa y en Wall Street.

Los inversores permanecen expectantes sobre el impacto de la retirada de estímulos, que inició la semana pasada la Reserva Federal, y después de que el BoE mantuviera los tipos de interés en mínimos.

Los bancos centrales evitaron presionar el acelerador del tapering, y las propias compañías, que están presentando sus resultados del tercer trimestre del año, están batiendo ampliamente unas ya altas expectativas. Esto ha permitido que los miedos a la inflación galopante que está golpeando los crecimientos sigan, al menos una semana más, escondidos debajo de la alfombra bursátil.

Mientras, la semana pasada se revalidaron los máximos históricos de Wall Street y desde Lehman Brothers en el caso del Viejo Continente.

Sopresa del BoE

El Banco de Inglaterra sorprendió a propios y extraños la semana pasada al mantener los tipos de interés en el 0,1% cuando se descontaba una subida del precio del dinero de 15 puntos básicos.

Esto provocó una avalancha de compras de bonos británicos, que llevaron a la referencia a 10 años del 1,20% de rentabilidad de hace dos semanas al 0,91% actual, la mínima exigida desde finales de septiembre.

También en el resto de plazas los inversores pujaron por los bonos soberanos, dejando al T-Note hasta 10 puntos básicos por debajo de hace una semana (en el 1,52%) y al Bund alemán en el 0,24% negativo, desde el -0,10%, y al bono de España en el 0,4%, desde el 0,63%.

El petróleo ataca máximos

La OPEP+ dejó intacta la oferta de crudo en el mercado y volvieron las subidas para el barril de Brent tanto como de West Texas, ambos por encima de los 80 dólares, en zona de máximos desde 2014.

Distintas fuentes recogidas por Bloomberg apuntan a que es poco probable que la OPEP y sus aliados cambien su postura, recogiendo la decisión de Arabia Saudí de aumentar los precios de venta oficiales.

El repunte del petróleo a un máximo de siete años ha alarmado al presidente de EEUU, Joe Biden, quien encabezó las peticiones de los consumidores la semana pasada para que la OPEP+ acelereran el ritmo de reactivación del suministro cerrado al comienzo de la pandemia.

A pesar de su súplica, la alianza optó por seguir con un ritmo de 400.000 barriles por día.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud