Bolsa, mercados y cotizaciones

El monstruo de la inflación ya está aquí: el IPC se dispara hasta el 4,2% en EEUU y toca máximos no vistos desde 2008

  • El IPC subyacente registra el mayor aumento mensual desde 1982
  • Los precios de la energía han aumentado un 25% respecto al año anterior
  • No obstante, todos los componentes de la inflación han impulsado el IPC

La inflación se ha disparado en EEUU por encima de lo previsto por los expertos, que ya vaticinaban un auge importante. El IPC se ha situado en el 4,2% en el mes de abril, tocando máximos que no se veían desde septiembre 2008. El alza de los precios de la energía y unos mayores costes de producción (encarecimiento de inputs) han llevado a que el IPC supere con creces las previsiones del mercado.

El índice de precios al consumidor (IPC) ha aumentado un 0,8% mensual en abril, según ha informado la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU (BLS). Durante los últimos 12 meses, los precios han crecido un 4,2%. "Este es el mayor aumento en 12 meses desde el 4,9% que se registró para el período que terminó en septiembre de 2008", asegura el BLS de EEUU.

El rebote de los precios ha sido drástico. En el mes de marzo se publicó un crecimiento interanual de los precios del 2,6%, un nivel que ya superó el objetivo de la Reserva Federal de EEUU, que se encuentra en el 2% en el largo plazo.  Ahora, una inflación impulsada por un incremento de los precios energéticos superior al 25% interanual ha rebasado todas las expectativas. 

La inflación en EEUU sube hasta máximos de septiembre de 2008
La inflación en EEUU sube hasta máximos de septiembre de 2008

No obstante, lo peor aún puede estar por llegar. "En los próximos meses, los efectos de base en curso, los aumentos de precios derivados de la reapertura de la economía y la transmisión de los precios más altos provocados por los cuellos de botella de la cadena de suministro deberían impulsar una mayor inflación", asegura Kathy Bostjancic, economista jefe de Oxford Economics para EEUU.

Por ahora, la subida de la inflación y sus posibles consecuencias están 'tumbando' a los índices de Wall Street. Además, el interés del bono de EEUU a 10 años escala hasta el 1,68%, mientras que la deuda europea también se ve arrastrada. El bono español a 10 años ha superado el 0,55% de interés.

Todos los componentes suben

Aunque los precios de la energía se han disparado, el IPC subyacente (no pondera energía ni alimentos sin procesar) también ha subido con gran intensidad hasta alcanzar el 3% interanual, aunque el dato mensual tampoco tiene desperdicio: "El índice que analiza todos los artículos menos alimentos y energía aumentó un 0,9% mensual en abril, su mayor aumento mensual desde abril de 1982".

Los analistas de Commerzbank hacen hincapié en este dato por su menor volatilidad y explican que "la flexibilización de las restricciones relacionadas con el covid-19 han desencadenado un aumento en la demanda, provocando escasez de ciertos suministros y aumentos de precios en varias partes de la economía. Que la inflación repunta de forma permanente dependerá sobre todo de si los costes salariales siguen aumentando de forma moderada o no".

Todo está subiendo de precio de en EEUU con la reapertura de la economía y la vuelta a las calles de unos consumidores que están empezando a gastar el exceso de ahorro acumulado durante la crisis. Casi todos los índices de componentes principales en los que se divide el dato de IPC aumentaron de forma importante en abril. Junto con el índice de automóviles y camiones usados (+21% interanual), los índices de vivienda (rentas imputadas y alquileres), ocio, seguros de vehículos de motor y mobiliario y operaciones para el hogar se encuentran entre los índices con un gran impacto en el aumento general, sentencia la nota del BLS.

Hay algunos casos muy curiosos que representan a la perfección un poco lo que está pasando en muchos sectores que tiene problemas para cubrir la demanda. "El problema es particularmente evidente para las empresas de alquiler de coches. Estas redujeron sus flotas de vehículos al comienzo de la pandemia porque la demanda se desplomó y las empresas necesitaban liquidez. Ahora están siendo 'invadidas' por clientes y no están logrando aumentar las flotas lo suficientemente rápido, porque la producción de automóviles nuevos está estancada debido a los cuellos de botella en la producción de chips. Como consecuencia, los precios de alquiler de coches están aumentando con fuerza", aseguran desde Commerzbank.

La inflación seguirá subiendo durante este año. Por un lado, el precio del petróleo (y de casi todas las materias primas) se mantiene al alza, impulsando el coste de los combustibles, una tendencia que se verá agravada tras el ciberataque que ha afectado a la red de oleoductos del país. Por otro, las cadenas de suministro presentan problemas para hacer frente a la demanda repentina que se está generando durante la recuperación económica, lo que está disparando el coste del transporte marítimo y generando cuellos de botella en la producción.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud