Materias Primas

EEUU se enfrenta a una posible crisis energética tras un ataque informático a un importante oleoducto

  • Biden recurre a la declaración de un estado de emergencia regional
  • El precio del galón sube más del 4% desde el pasado viernes
  • Y podría suspender leyes federales para garantizar el suministro
Getty Image.

El presidente de EEUU, Joe Biden, se ha visto obligado a levantar las restricciones al transporte de combustible por carretera con el objetivo de evitar cualquier desabastecimiento ante el cierre por un ciberataque de Colonial, la mayor red de oleoductos del país. Tras ello, los precios de petróleo, tanto de Brent como de West Texas, muestran avances que han llegado al punto porcentual. Los futuros de gasolina se han visto más afectado con ascensos del 4% tocando máximos de tres años.

La decisión de Biden permitirá circular sin restricciones horarias a los camiones que transporten gasolina, diésel, combustible de aviación y otros productos refinados a 17 estados del sur y este de EEUU, así como el Distrito de Columbia, informó el Departamento de Transporte en un comunicado. Para levantar esas restricciones, el mandatario tuvo que recurrir a la declaración de un estado de emergencia regional.

Entre otras cosas, apunta Efe, la medida permite a los conductores transportar combustible sin tener que hacer descansos de varias horas, tal y como establece la ley federal. Biden ha tomado esa decisión después de que el viernes Colonial tuviera que suspender todas sus operaciones por un ciberataque.

Colonial, radica en Georgia, ha tenido que interrumpir sus operaciones en los 8.850 kilómetros de oleoductos que gestiona y que son fundamentales para abastecer los grandes núcleos de población en el este y sur de EEUU. La empresa transporta al día hasta 2,5 millones de barriles de gasolina, diésel y combustible de aviación desde las refinerías del Golfo de México al sur y este de EEUU.

Importancia vita de esta red

Su importancia es vital para la costa este del país, ya que es responsable del 45% del transporte de combustibles en esa área, según su web. En un comunicado el domingo por la noche, Colonial explicó que sus líneas principales para el transporte de combustible permanecen fuera de servicio, pero algunas tuberías más pequeñas entre terminales y puntos de entrega ya están operativas.

La empresa ha sufrido un ataque ransomware en el que un grupo de piratas informáticos bloqueó el acceso a los ordenadores de la compañía y pide dinero para liberarlos. Colonial no ha desvelado quién podría estar detrás del ataque, aunque expertos de ciberseguridad apuntan como posible sospechoso a DarkSide, un grupo supuestamente basado en el este de Europa.

Uno de los mayores ataques públicos  sufrido por EEUU

La empresa no ha ofrecido detalles sobre cuánto tiempo estarán cerrados los oleoductos. Tampoco ha revelado cuánto dinero están pidiendo los piratas informáticos para liberar sus ordenadores. Según la empresa de ciberseguridad Coveware, el año pasado, las víctimas de ransomware tuvieron que pagar una media de 310.000 dólares para desbloquear sus sistemas informáticos. Este es uno de los mayores ataques de ransomware que se han hecho públicos en EEUU.

El sábado, el presidente estadounidense, Joe Biden, fue informado del incidente, según un portavoz de la Casa Blanca, quien aseguró que agencias de ciberseguridad del Gobierno están haciendo todo lo posible para que Colonial pueda restablecer el transporte de combustible cuanto antes.

Algunos legisladores ya han pedido mayores regulaciones para proteger la infraestructura energética del país y han expresado preocupación por el impacto que podría tener en los precios del combustible.

De momento, las consecuencias del parón sufrido por Colonial es impredecible, dependerá de cuánto tiempo tarde en reestablecerse el servicio, pero llega en un momento delicado con aumento imparable de la demanda de combustible, que será mayor según se acerque el verano y se abra el espacio aéreo con otras regiones del mundo.

Sobre el papel existe la posibilidad de que se vuelquen productos de reemplazo, lo que llevará a los comerciantes a obtener cargamentos de Europa o Asia. "Por ahora, el mercado le está dando a la compañía el beneficio de la duda de que esto se resolverá en poco tiempo", explica John Kilduff, socio fundador de Again Capital a Bloomberg. Aún así, advierte de que los problemas por todo el país "si hay una disminución de la llegada de producción en el puerto de Nueva York o en otros puntos de suministro de la Costa Este".

Es probable que el cierre de algunas red de transporte de Colonial provoque aumento de reservas en combustibles, así como escasez, a lo largo de diferentes partes de la red. Existe la preocupación de que algunas refinerías puedan verse obligadas a reducir las tasas de procesamiento.

"Si se prolonga, cabría esperar que las refinerías tuvieran que empezar a reducir las tasas de ejecución", apunta Warren Patterson, director de estrategia de materias primas de ING Group. "Las existencias de gasolina a nivel nacional son bastante bajas, pero si nos fijamos en la costa del Golfo de EEUUU, están por encima del promedio de cinco años".

Si complica la situación podría suspenderse a la Ley Jones para facilitar el transporte marítimo

Los comerciantes y transportistas ya buscan soluciones para sustituir el paso por la infraestructura de Colonial. La primer es sacar el combustible al mar para hacer las entregas. Otros solo quieren almacenarla.

En medio de la interrupción, también podría haber llamadas para suspender la Ley Jones, según Kilduff de Again Capital, para facilitar el transporte marítimo del combustible con embarcaciones extranjeras.

El presidente Joe Biden puede invocar una serie de poderes de emergencia para garantizar que los suministros sigan fluyendo a las grandes ciudades y aeropuertos a lo largo de la costa este.

El promedio nacional de gasolina se situó en 2,96 dólares el galón el viernes, según el club automotriz AAA. No se esperaba que el precion subiera mucho hasta el Día de los Caídos (31 de  mayo), que tradicionalmente se considera el comienzo de la temporada de conducción de verano. Si la tubería no se reinicia pronto, los precios subirán.

Donde primero pueden empezar a notar los precios al alza es en la zona de Atlanta que carece de litoral y es extremadamente independiente de la infraestructura de Colonial. "Atlanta será uno de los primeros puntos dolorosos, junto con el este de Tennessee y quizás las Carolinas", comenta Patrick De Haan, jefe de análisis de petróleo de Gas Buddy..

El noreste puede asegurar los envíos de gasolina desde Europa, pero tendrá un costo creciente cuanto más tiempo permanezca cerrado el gasoducto. La prima del combustible sobre el crudo en el noroeste de Europa había subido más de un 5% en las operaciones intradiarias más temprano el lunes, pero seguía bajando semana a semana.

"Cuanto más dure, más optimista será para los productos refinados en la costa este", dicen desde ING. "Esto probablemente también hará subir los precios de los productos europeos, ya que vemos que más cargamentos por vía marítima necesitan ir a la costa este de EEUU para cubrir el déficit".

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

JuansinMiedo
A Favor
En Contra

En poco tiempo, E.E.U.U. ha pasado de tener excedentes en producción de energía, con el "Fracking" y el Petróleo, ha volver donde estaba en las peores épocas.

Y el ABUELITO, está en "otras cosas".... Como quitarles la propiedad de las vacunas a sus creadores, o subir los impuestos a los "malvados ricos"

Ni les cuento, de seguir así la Presidencia, (que seguirá)....Dentro de un año, E.E.U.U. no lo va a conocer, ni Obama, que como MULTIMILLONARIO, seguro le preocupará.

Puntuación 5
#1
SALOMON
A Favor
En Contra

bueno ya sabemos por que los mercados se cayeron hoy.

Puntuación 1
#2
marcos
A Favor
En Contra

Trump autorizo la ampliación y diversificación de la red de Oleoductos y gaseoductos y Biden ha paralizado todos los proyectos en marcha con la excusa ECOLOGICA, sin una red energética robusta y redúndante cualquier pequeña cosa como una ataque cibernético puede arruinar la economía.

Puntuación 2
#3