Bolsa, mercados y cotizaciones

El miedo a perder el control del dinero acelera la llegada de las divisas digitales públicas

  • Los bancos centrales compiten por lanzar cuanto antes sus divisas digitales
  • Se enfrentan al riesgo de perder la soberanía monetaria ante otros actores
  • BCE: "Un euro digital protegerá la estabilidad financiera y la soberanía monetaria"

Desde hace años se viene gestando un cambio profundo en lo que conocemos como dinero y en los métodos de pago. Esta evolución, quizá natural, impulsada por la digitalización, ha pegado un acelerón en el último año. El acusado descenso del uso del efectivo (no como medio de ahorro, esa es otra cuestión) y el uso cada vez mayor de nuevos métodos de pago están obligando a la banca central a lanzarse al mundo de las divisas digitales (CBDC por sus siglas en inglés) para retener el control del dinero y la soberanía monetaria dentro de sus jurisdicciones.

El covid-19 ha conseguido que las farmacéuticas encuentren una vacuna eficaz en tiempo récord y también está cerca de lograr que la banca central haga realidad un proyecto que en otras circunstancias habría necesitado años para llevarse a cabo. Este lunes, el Banco de Japón ha anunciado que inicia sus pruebas con el yen digital, mientras que el Banco Popular de China ya está realizando pruebas. El Banco Central Europeo, por su parte, aún está estudiando cuándo y cómo serán esas pruebas con el euro digital.

Los bancos centrales han pisado el acelerador ante el temor de ser desplazados en el sistema monetario (miedo a perder la soberanía monetaria), tanto por los nuevos métodos de pagos y nuevas formas de 'dinero' (al menos tienen como objetivo el llegar a serlo), como por la propia competencia entre bancos centrales. El éxito de una divisa digital pública y accesible para todo el mundo, puede convertirse en un problema para la soberanía monetaria de otros bancos centrales. Estas divisas digitales públicas no son criptomonedas (como el bitcoin) y buscan ser la evolución natural del dinero en efectivo. Pagar con una CBDC será como hacerlo con billetes o monedas, pero en formato digital.

Alessandro Tentori, director de inversiones de Axa Investment Management en Italia, comenta en una nota que tras un corto periodo de escepticismo, los bancos centrales están ahora estudiando colectivamente y haciendo experimentos con estas divisas digitales. En un principio fue solo cosa del Riksbank sueco (con la e-krona), ahora toda la banca central muestra su interés.

La banca central se une en masa para estudiar el lanzamiento de divisas digitales

El Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) ha entrado en el juego como coordinador. Un 80% de los bancos centrales encuestados están uniéndose a la investigación, experimentación y desarrollo de este tipo de proyectos. Además, un 20% de estas instituciones a nivel mundial están pensando en lanzar una CBDC comercial a medio plazo.

"Parte del interés de los bancos centrales en estas monedas digitales es resultado de la rapidez de innovación en el sector financiero por parte de las grandes tecnológicas y su amenaza de convertirse en operadores de divisas a nivel universal, como por ejemplo, la Asociación Libra (que más tarde ha sido renombrada como Asociación Diem) –un consorcio creado por Facebook para ayudar a desarrollar su criptomoneda. Si bien esta innovación implica, al menos, en teoría, la elección a nivel político de una moneda pública u otra gestionada de forma privada, en realidad los bancos centrales tienen un gran interés en mantener el control tanto de los sistemas de pagos como del sector financiero más en general y en defender el atractivo de su propia divisa", asegura el experto de Axa Investment Management.

Aunque el proceso ha cogido impulso en los últimos meses, François Villeroy de Galhau, gobernador del Banco de Francia, ya subrayaba en 2019 la importancia de contar con una divisa digital pública para mantener el control monetario dentro de la jurisdicción del euro.

En un discurso, el gobernador galo aseguró que podía "ver tres objetivos diferentes, pero no mutuamente excluyentes, para la digitalización de la moneda del banco central. El primero se relaciona con el deseo, en países como Suecia, donde el uso de efectivo está disminuyendo rápidamente, de garantizar a todos los ciudadanos el acceso al dinero del banco central. Una CBDC ayudaría a preservar la confianza en el sistema financiero que se deriva en parte de poder intercambiar activos por moneda de curso legal". Tras la pandemia del covid, el descenso del uso del dinero en efectivo no solo una tendencia en Suecia, es una tendencia en Europa y casi a nivel global.

"El segundo argumento se relaciona con las ganancias de eficiencia, la reducción de los costes de intermediación y la resiliencia que podrían resultar de la 'tokenización' de la moneda de un banco central, especialmente en las actividades de liquidación y posnegociación", explicaba el banquero francés.

Cuestión de soberanía

"La tercera y última razón, y la más importante para las autoridades políticas, incluso en Francia y Europa, es que la creación de una CBDC nos daría una palanca poderosa con la que afirmar nuestra soberanía frente a iniciativas del sector privado como Libra (ahora Diem, proyecto de stablecoin de Facebook)", sentenciaba Villeroy de Galhau.

No solo las stablecoins podrían amenazar la soberanía monetaria del BCE u otros bancos centrales. Son los propios institutos monetarios y sus divisas digitales las que pueden reducir la soberanía monetaria de otras jurisdicciones. Imaginen que la Reserva Federal de EEUU lanza un dólar digital accesible a todo el mundo. Los europeos deciden cambiar sus euros rápidamente por este dólar digital que además paga intereses positivos. El BCE perdería el control monetario en la zona euro y sus políticas se verían esterilizadas.

"Además de retener la soberanía monetaria frente a operadores privados (como Diem), estudios recientes han destacado que el problema de retenerla contra otros bancos centrales se ha convertido en una carrera en lo referente a las CBDC. Para algunos (como el Banco Popular de China), el tiempo es un activo de vital importancia en esta carrera, como en un juego secuencial", asegura Alessandro Tentori.

Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del BCE también ha reconocido algo muy parecido recientemente: "Un euro digital podría protegernos de la posibilidad de que un medio de pago digital público o privado, emitido y controlado desde fuera de la zona euro, desplace los ya existentes, lo que podría plantear problemas de regulación y amenazar la estabilidad financiera o, incluso, nuestra soberanía monetaria y financiera".

Por todo ello, buena parte de los bancos centrales han comenzado a poner el foco en el lanzamiento de sus propias divisas digitales. Ser el último en esta carrera puede tener un coste elevado en términos de control monetario y de efectividad de las políticas monetarias. De modo que lo que hace unos años parecía un plan casi futurístico (tener una divisa digital pública almacenada directamente en el balance del banco central), hoy está mucho más cerca de ser una realidad.

comentariosforum9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 9

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
aviamquepasa
A Favor
En Contra

No veo la diferencia entre divisa digital controlada por un banco central, y lo que ahora ya hay pagando con tarjeta de crédito. Es más de lo mismo con otro nombre, para continuar imprimiendo dinero a mansalva sin ningún control.

Puntuación 21
#1
Usuario validado en elEconomista.es
mesnadero
A Favor
En Contra

Con el euro digital nos ahorcaremos de una vez. Se acabo la poca libertad que nos queda.

Las monedas digitales son puro casino y mafia.

Pero los gobiernos han visto el enorme poder de control, y es una tajada demasiado apetitosa para dejarla pasar.

No puedo dejar de pensar que son los mismos dirigentes los que estan sacando el "bicho" de la chistera.

Un futuro muy negro le espera a la Humanidad,

en este siglo XXI que iba a ser el

de la esperanza.

Buenos días.

Puntuación 22
#2
Usuario validado en elEconomista.es
mesnadero
A Favor
En Contra

¿No se puede criticar duramente al euro digital, para que Vd. me hayan censurado el comentario?.

Puntuación 9
#3
trabajo con A
A Favor
En Contra

Contestación a MESNADERO

El problema que genera el euro digital, es que los que trabajan en negro lo tendrán muy crudo en el futuro; y eso no es quitar libertad, sino ser más honrados cada día.

Por eso los que trabajan en negro la gran parte de sus ingresos están que trinan

Ojala se les acabe el chollo, pero lo veo dificil.

Puntuación -13
#4
Usuario validado en elEconomista.es
mesnadero
A Favor
En Contra

Contestacion a TRABAJO CON A.

Me parece que no te has parado a pensar lo que implica el control del gasto. Un "porro", una meretriz, una bebida o comida que algún loco de atar declare insana o antipatriotica, etc....etc.

Nunca he trabajado en negro porque he sido un maldito asalariado del sector privado. Todo control, todo impuestos. Los únicos trabajadores que he conocido favorables a los impuestos, son trabajadores del sector público. Viven de ellos. Creo que tú lo eres.

Y los que mas utilizan el mercado negro son los delincuentes y los políticos. ¿ A ver cuando dá explicaciones Ábalos sobre las maletas de Delcy y lo que hay en ellas?.

Saludo

Puntuación 1
#5
Jose
A Favor
En Contra

Dejar que una moneda cualquiera pueda ser aceptada, sin respaldo de un país emisor, es una guerra. Como permitir que cuslquiera pueda tener armas en su casa. Se estará consintiendo y fomentando el ocultismo de la riqueza y la solución de trueque, en unas sociedades basadas en la recaudación impositiva, prestaciones sociales y mamandurria estatal. No sé cómo se lo van a montar, pero o las monedas "descentralizadas" (...y descontroladas) son prohibidas, o sobran los estados y reinará el caos y la guerra. Pues si los estados pierden (todavía más) el control, sólo será eso lo que quedará.

Puntuación -3
#6
pedro
A Favor
En Contra

A ver si aprendemos de una vez.

Habéis puesto que no son criptomonedas como el Bitcoin y además en negrita para que la gente no se asuste.

Primero si son cryptomonedas pero son estables, no fluctuan como el Bitcoin respecto a otras cryptomonedas.

Segundo: Ya existen cryptomonedas estables respecto al dollar (1 crypto = 1 dollar) no controladas por gobiernos sino por empresas, donde ya hay mucho dinero metido , sobre 50 mil millones. Donde creéis que la gente pondrá su dinero? en las de un gobierno que te las puede cortar cuando quiera o en el blockchain donde las controlas tu.

Europa esta asustada y no sabe que hacer, porque crear un euro digital a lo mejor es hundirlo, por eso estan a la espera, a ver quien la crea primero y a ver que pasa.

Por otro lado el país que prohiba las cryptomonedas hundirá su propia moneda y ya se ha dado el ejemplo en Zimbawbe.

Aparte, mucha gente ya saca 10% anual en stacking de cryptomonedas estables (he dicho estables, es decir no fluctuan y te dan un % anual como un plazo fijo) y se está corriendo la voz, por eso mil noticias de sigue peladeando en tu bicicleta que si subes a la kawasaki (que nadie sabe como funciona) te vas a matar.

Puntuación 4
#7
pepe
A Favor
En Contra

ya le temen al tulipan bitcoin?...jajajaja

no compreis...quedaros afuera.

Puntuación -1
#8
-
A Favor
En Contra

¿ Alguien sigue guardando los billetes de la segunda república ? ¿ Que valor tienen ? sentimental, no sirven ni para prender la candela.

Puntuación 2
#9