Economía

Dar muerte al dinero en efectivo de forma prematura generaría una 'avalancha' de riesgos para la sociedad

  • Los colectivos más vulnerables siguen dependiendo del dinero efectivo
  • Las retiradas de efectivo en los cajeros se han hundido hasta un 60%
Foto de Alamy

La pandemia del coronavirus ha transformado de la noche a la mañana una parte de nuestros hábitos. La tecnología y lo digital han ganado más relevancia si cabe (teletrabajo, pedidos online...) mientras que otros hábitos más rudimentarios, como el pago con dinero en efectivo, parecen peligrar o, al menos, haber perdido peso en las últimas semanas. Las retiradas de dinero de los cajeros han caído en un 60% en países como Reino Unido, mientras que el Banco Central de Canadá ha tenido que emitir varios comunicados pidiendo a las tiendas que sigan aceptando billetes y monedas para que todo el mundo siga teniendo acceso a todos los bienes y servicios. Hoy, el efectivo es todavía fundamental para cualquier sociedad y su desaparición o repudio de la noche a la mañana puede tener consecuencias económicas y sociales muy grandes.

Poner fin al efectivo o reducirlo a la mínima expresión dentro del conjunto de métodos de pago plantea, a día de hoy, una serie de riesgos que la sociedad actual no está lista para sortear. La tendencia es clara y rápida, en 2014 más del 80% de los españoles decían que el efectivo era su medio de pago más habitual, frente al 53% de 2018, según las encuestas anuales del Banco de España. Pero son los mayores de 64 años y los menores de 24 (segmentos de población más vulnerables) los que permiten que el efectivo lidere aún esta clasificación, que deja en segundo lugar a la tarjeta de débito.

La ausencia de billetes y monedas o la dificultad para usarlos como medio de pago impactaría de forma muy directa en los colectivos más desfavorecidos de la sociedad, cuyo nivel de bancarización es muy inferior, y que dependerían para los actos de su economía doméstica de la decisión de las entidades bancarias o de los grandes proveedores de Internet. Suelen ser los hogares con menores niveles de renta (y en zonas más rurales) los que tienden a usar de una forma más intensa el efectivo.

Aunque es cierto que algunos de los países más desarrollados del mundo han evolucionado hasta convertirse en economías casi 'libres de efectivo', se ha podido comprobar que éste aún es necesario y se deben tomar medidas para asegurar el acceso a todos los estratos de la sociedad. Desde la patronal Aproser (Asociación Profesional de Compañias Privadas de Servicios de Seguridad) explican en declaraciones a elEconomista que "algunos países que han legislado en contra del dinero en efectivo, como es el caso Suecia, han tenido que rectificar y ahora obligan a los bancos a tener una cantidad concreta de efectivo para atender los servicios de empresas y consumidores... ahora el problema que están teniendo son las dificultades que se encuentran para volver hacía atrás".

En el caso de España, un sociedad sin efectivo "afectaría muy directamente a los más de 9 millones de pensionistas, de los que más de 2 millones no viven acompañados, y que desde siempre realizan sus pagos y operaciones comerciales de forma muy mayoritaria mediante dinero físico. Y dificulta o impide que la población más joven pueda realizar cualquier tipo de compra habitual del día a día, al no tener acceso a las tarjetas bancarias".

La encuesta del BdE no solo situaba a los más mayores entre los más expuestos al efectivo, el 97,9% de los jóvenes entre 18 y 19 años usa el efectivo como medio más habitual para sus pagos. Hay que tener en cuenta que los más jóvenes son en gran parte dependientes de sus progenitores y tienen más dificultades para acceder a los medios de pago digitales, que en muchos casos llevan aparejados la necesidad de tener una nómina o, al menos, una cuenta bancaria.

A nivel global, se calcula que hay unas 1.700 millones de personas que no están bancarizadas, según los datos del Banco Mundial. "Tendemos a pensar que el nivel de digitalización de las grandes ciudades es el mismo que en el resto del mundo. Sin embargo, esta no es la realidad global, ni de los colectivos que se encuentran en riesgo de exclusión social, personas con recursos limitados, jóvenes sin cuenta corriente, mucha gente que no tiene acceso fácil a la digitalización".

Fabio Panetta, miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo, explicaba hace unas semanas que "la disponibilidad adecuada de efectivo es crucial para el funcionamiento de la economía. Incluso en tiempos normales, las tres cuartas partes de las transacciones de consumo en la zona del euro se realizan en efectivo, con países grandes como Alemania, España e Italia que utilizan efectivo a tasas que están alrededor, o incluso muy por encima, del promedio de la zona del euro. Por lo tanto, el efectivo sigue siendo el medio de pago dominante para los consumidores, y es de fundamental importancia para la inclusión de ciudadanos socialmente vulnerables, como los ancianos o los grupos de bajos ingresos".

El italiano explicaba que, además, para garantizar que el uso del efectivo sea lo más seguro posible, el BCE está trabajando con laboratorios europeos de primer nivel para evaluar el comportamiento de los coronavirus en diferentes superficies. Los resultados indican que los virus pueden sobrevivir más fácilmente en una superficie de acero inoxidable (por ejemplo, un pomo de una puerta) que en los billetes de algodón que se usan en la zona euro.

Desde Aproser añaden "que no hay una razón objetiva para demonizar el efectivo en estos momentos, no supone un riesgo añadido ni mayor que el de otros objetos de uso cotidiano que pueden estar en la calle, lo único que hay que ser consciente de tomar las precauciones adecuadas en el momento del pago, al igual que cuando se realiza a través de una tarjeta o hay que poner un PIN en el datáfono".

El riesgo de jugarlo todo a una 'carta digital'

Por otro lado, dejar todos los medios de pago en manos de la tecnología y la digitalización puede suponer un riesgo importante si se produce algún tipo de fallo que impida realizar transacciones. Desde un apagón general hasta algún tipo de ciberataque que pueda bloquear los sistemas de pago. El efectivo actúa en este caso como una vía para diversificar y asegurar que se van a poder seguir realizando transacciones (y mantener la actividad económica al fin y al cabo), prácticamente, pase lo que pase. Aunque las monedas y los billetes vayan perdiendo peso, parecería precipitado legislar contra ellos en un intento por crear una sociedad libre de efectivo.

Otro peligro reside en la pérdida de libertad. El fin del efectivo condicionaría la libertad de aquellos ciudadanos que legítimamente no quieren asumir los costes adicionales que implica tener y mantener una tarjeta bancaria, de quienes atribuyen una especial relevancia a su privacidad o de quienes controlan de forma más eficiente su economía familiar mediante el uso del efectivo. Eliminar el efectivo supone más costes y menos control del gasto para las familias, más monitorización de su vida y tener más deudas con los bancos. Además, de otorgar a una entidad privada "el control de mis actividades, uso de mis datos, limitaciones al a privacidad y dejar todo tu dinero en manos de un tercero que al final puede terminar cobrándote por tener ahí tus ahorros", concretan desde Aproser.

También, en un mundo sin efectivo, la banca podría trasladar los tipos negativos a los clientes (como ya hace en algunos casos) de una forma mucho más sencilla. Pero volviendo a la realidad (en la que existe el efectivo y los colchones y cajas fuerte para guardarlo), si el banco busca trasladar a los depositantes los tipos negativos que la entidad ya paga al banco central por aparcar sus reservas bancarias (liquidez), el ahorrador siempre puede acudir a la oficina y sacar el dinero y guardarlo donde crea conveniente.

Por todo ello, desde Aproser abogan para que los poderes públicos garanticen la libertad de elección de cualquier medio de pago legal por parte de los consumidores, incluido el efectivo. Hoy, todavía, millones de personas dependen de este medio de pago, y hasta que las divisas digitales de la banca central sean un hecho, los billetes y las monedas serán el único medio de pago 100% público.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum33
forum Comentarios 33
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Angel
A Favor
En Contra

el asunto es al revés, cada vez mas gente paga en efectivo y cada vez mas gente guarda mas y mas dinero en casa.

Puntuación 114
#1
Claro
A Favor
En Contra

Si, es verdad la retirada en efectivo se ha parado por el miedo de los jubilados al coronavirus, están tirando de el efectivo que tenían guardado. En cuanto pase esto correrán al banco a sacar lo que han gastado para reponer.

Puntuación 79
#2
Juan
A Favor
En Contra

Eso es lo que quieren la UE,el BCE,el BDE y todas las elites que hemos puesto para que gobiernen para los que tienen todo el capital en mayoria.

Y quieren retirar el efectivo por que asi sabran todo el dinero que tenemos cada uno y nos podran robar mas si cabe,subir mas los impuestos para mantener los retiros de los pòliticos y la mastodonticas sedes Europeas que son un tragadero del erario publico.

Por eso cuando escuchpoa alguien !que bien con la tarjeta asi no llevo efectivo!! los muy inscoscientes no saben lo que dicen,como nos quiten el efectivo nos vamos a enterar pero bien!! todo lo quieren todo y a ver quien tiene mas ceros en las cartillas!!

Puntuación 103
#3
maqui
A Favor
En Contra

Sí, generaría problemas sociales y económicos. España que es el país con más fraude fiscal y economía sumergida de la UE, tiene mucho dinero en B. Si se cobra en B se ahorra en B y esos ahorros no se hacen en tarjetas de plástico, sino en dinero en efectivo.

Puntuación 36
#4
lobster
A Favor
En Contra

¡Qué bien! Así sabrán cuanto dinero tenemos, si lo gastamos en amiguitas o en farlopilla. Pueden saber por nuestro bien, qué es lo que necesitamos, cuántos servicios semanales. Si la hemorroides se nos ha pasado o llevamos ya meses, si bebemos white label o Cardhu. Cuando las aseguradoras compren nuestros datos tendremos una póliza más justa, y así todo. Me voy a fumar un fly, que estoy orgasmando...y sin permiso del poder.

Puntuación 65
#5
Tronero
A Favor
En Contra

Si no fuera por el efectivo no podria pagar en negro, viva la pepa y que pague otro.

Puntuación -27
#6
Nicaso
A Favor
En Contra

Vaya, vaya, ahora se dan cuenta del peligro de quitar el efectivo. Las tarjetas tienen ya 70 años de vida no es una novedad, lo que si es una novedad es que con su empleo se puede controlar toda tu vida económica. El coronavirus ha sido el aliado perfecto para darle otra vuelta de tuerca para meternos por el culo de una aguja. Por supuesto, acudir siempre al pobre anciano anclado en el pasado que perdió el ritmo del progreso es una desconsideración y una estupidez. Toda esta campaña va con segundas y estas son controlarte tu vida.

Cuando he hablado de este tema en el banco nadie me ha asegurado que no me pudiesen quitar el dinero, de hecho lo han hecho hasta sin tener tarjeta. Los ciberladrones abundan y nadie me asegura que me dejen sin un chavo. Que no, que no, que se dejen de intentar hacernos comulgar con ruedas de molino que aquí hay duende oculto.

Puntuación 63
#7
Pilar vazquez
A Favor
En Contra

Otra ocurrencia bolivariana

Puntuación 47
#8
Pepe
A Favor
En Contra

Como van a sacar dinero del cajero si está prohibido salir a la calle y están cerrados comercios y hostelería ... no hay ni indigentes pidiendo limosna, en que c... van a gastar ?

Puntuación 38
#9
Todo
A Favor
En Contra

Todo en efectivo.

A mi estos cabrones no me van a quitar mi libertad.

Puntuación 66
#10
felipon
A Favor
En Contra

Los billetes tienen los dias contados, paises como Suecia casi no se usan y ya hay muchas tiendas que no los aceptan. En España se acabaria con muchas actividades en B. Si se quiere recaudar impuestos sin robar es la unica forma, legalizar marihuana, prostitucion, un etc de actividades que basan su actividad en efectivo.

El problema viene el dia que nos quedamos sin electricidad o datos por una apagon o un ciberataque.

Puntuación -44
#11
francisco vilagut
A Favor
En Contra

Me parece lógico el no eliminar el dinero en su totalidad, pero los billetes de 500€, los de 200€ y hasta los de 100€ no son utilizados mas que para blanquear dinero negro. Estos si se podrían suprimir . Los tenedores podrían llevarlos al banco y explicar de donde han salido. Hay que acabar con la economía sumergida??? Pues esta es una forma de empezar. No??

Puntuación -30
#12
Luis R.
A Favor
En Contra

A qué se iban a dedicar los de la etnia flamenca sin dinero en efectivo....Válga me el señor !!!

Puntuación 33
#13
LAS VERDADES DUELEN
A Favor
En Contra

Muchísima gente lleva décadas trabajando en la economía sumergida. Y no precisamente trabajan de submarinistas. Gente sin contrato de trabajo, sin nóminas y sin Seguridad Social. Gente que es víctima de empresarios sin escrúpulos. Pero tienen que escoger entre "trabajo" (por decirlo de alguna manera) o nada. Y ya no digamos quienes trabajan como esclavos y, por lo tanto, sin ningún tipo de remuneración económica, en talleres clandestinos (en China, sobre todo).

Las principales víctimas de la economía sumergida son las empleadas de hogar. Suelen ser hispanoamericanas o del Sudeste Asiático. Es muy fácil no tenerlas aseguradas e, incluso, sin los papeles en regla. Esto es completamente ilegal.

Muchas cajeras de supermercado no saben contar monedas de 1 céntimo de euro. Están acostumbradas a no contar monedas, ya que muchos clientes pagan con tarjeta de crédito.

Es un error eliminar el dinero en efectivo. Supondría discriminar a 3/4 partes de la población mundial. Porque no nos engañemos: solamente quienes tenemos una buena nómina y un trabajo estable, podemos permitirnos el lujo de tener una cuenta bancaria y una tarjeta de crédito.

Aquí los culpables es gentuza como Jordi Pujol, que se lo llevan crudo a Andorra o a otros paraísos fiscales. Eso es lo que está mal y lo que hay que perseguir. También hay que perseguir a quienes negocian con armas y drogas. Hay que perseguir el terrorismo.

Sin embargo, en lugar de perseguir a los malos de verdad, a la gentuza (narcotraficantes y terroristas), se persigue a la pobre gente de bajos recursos económicos.

Que sepáis, que, pagando con tarjeta de crédito, acabáis pagando más. Nada más empezar, una comisión de apertura porque sí. Porque los bancos son así de chulos.

Huid de los bancos. El mejor banco es el de sentarse. Siempre encontraréis uno en parques y jardines.

Como la gente es tan comodona, se ha malacostumbrado a usar tarjeta de crédito. Por eso, por la calle, los ladrones, a punta de navaja, desde el año 2000, solo consiguen robar teléfonos móviles. Casi nadie lleva dinero en efectivo en los bolsillos.

El verdadero ahorrador es aquel que guarda todo su dinero debajo de su almohada. Tú gastas lo que quieres y cuando quieres. Nadie te tiene que decir en qué tienes que gastar tu dinero.

En cambio, al tener una cuenta bancaria, que la puedes usar para domiciliar la nómina y recibos de teléfono, luz, agua y gas, te vuelves menos ahorrador.

Es muy sencillo de entender: todo el mundo sabe que los bancos cobran comisiones de mantenimiento si no has hecho ningún movimiento durante uno, dos o tres meses seguidos. Te ves obligado a domiciliar cosas que no te interesan domiciliar. Acabas de bruces en el consumismo y en el materialismo.

La sociedad y, por supuesto, las entidades bancarias, te obligan a ser una persona normal. Una "persona normal" significa que tienes que consumir una serie de productos y servicios: Netflix, Spotify, Amazon, Glovo...

Si no formas parte de esta sociedad de consumo, eres una persona sospechosa.

Los gobiernos del mundo entero están empeñados en vigilar a cada ciudadano. Si come, si ca.ga, si mea, si estudia, si trabaja, si es un vago... Quieren saber todo acerca de cada uno de nosotros. Y, de hecho, ya están fabricando unos microchips, que nos los incrustarán en nuestros cerebros, para tenernos a todos monitorizados.

¡Bienvenidos a la dictadura bolivariana! Porque esto, de controlar a la gente, es muy característico de las dictaduras bolivarianas.

Puntuación 26
#14
JACK, EL DESTRIPADOR
A Favor
En Contra

Desde 2014, El Coletas siempre ha dicho que los ricos tienen que pagar más impuestos.

Esto es perjudicial decirlo. Y, sobre todo, aplicarlo.

Considero totalmente normal, y de sentido común, que muchos ricos tengan el dinero en paraísos fiscales. ¿Y quién no lo haría? Jordi Pujol lo hace.

La "izmierda" está diciendo constantemente que los ricos deben pagar más impuestos que los pobres.

Los ricos no son tontos. No quieren pagar nuevos impuestos. Ya pagan bastante de impuesto sobre el patrimonio.

Para un rico, es mucho más importante su dinero que su salud. Pueden tener 100 años de edad. No les preocupa la muerte. Les preocupa su dinero. Suelen ser personas avariciosas.

Suelen invertir en bolsa. Ludópatas, al fin y al cabo.

Hay ricos, que no son tan ricos en realidad, que se comportan de una manera muy megalómana.

Puntuación 2
#15
Recién nacido octocentenario
A Favor
En Contra

Los billetes de 500 euros se han dejado de fabricar. Pero siguen siendo de curso legal.

Lo que es un poco absurdo es comprar un chicle de fresa, de 5 céntimos de euro, y pagar con un billete de 500 euros. La cajera te va a decir que no tiene cambio suficiente.

Puntuación 10
#16
Bilbo
A Favor
En Contra

El dinero electrónico es mucho más dificil de blanquear. Ese es el único problema ¡y lo sabes!.

Puntuación -18
#17
Daniel González
A Favor
En Contra

El virus chino se transmite al tocar una tarjeta de crédito. Estáis tocando un trozo de plástico. El virus chino puede permanecer hasta nueve días seguidos en esa mi.er.da de plástico.

Las monedas y los billetes no transmiten el virus chino.

Tampoco las monedas y los billetes de chocolate, muy típicos en Navidad, transmiten el virus chino.

FUCK tarjetas de débito y de crédito.

Dejad de ser esclavos de los bancos.

Eso sí: ¡vivan los desahucios! FUCK OKUPAS DE MI.ER.DA.

Puntuación 30
#18
De cajón
A Favor
En Contra

Cuantas menos pistas dejen de dónde y cómo se gastan su dinero, mas libres serán. Eviten el plástico cuanto puedan. Lo de relacionar el virus chino con el contagio vía billetes de banco, es mero asusta-viejas para tenerles mas vigilados y controlados.

Puntuación 35
#19
HUMORISTA EMPEDERNIDO
A Favor
En Contra

Aquí, el único que se "blanqueó" la piel fue el negrito "Maikel Jadson".

El blan.que.o de ca.pi.ta.les es afirmar que Madrid ya no es la capital de España.

La capital de España es Guijuelo (Salamanca). ¡Viva el jamón ibérico, jo.der! xD

Puntuación -1
#20
Usuario validado en elEconomista.es
Norlingen
A Favor
En Contra

Pues Yo casi ya no uso plastico.....

En todo caso pamplinas basta ver colas de las mañanas en las sucursales para ver que a mucho yayo un simple cajero.....le parece una maquina infernal

Y quitar dinero fisico es constitucional?????

Las tarjetas seran gratis ...no????

AL pedrete......a robar

Puntuación 17
#21
LAS VERDADES DUELEN
A Favor
En Contra

Sería un retroceso abismal en las libertades de los individuos.

Siempre debe haber varias formas de pago: en efectivo o con tarjeta (de crédito o de débito).

Muchas chicas pijas, de familias adineradas, hijas de papi y mami, usan únicamente tarjeta de crédito o de débito. A pesar de que son chicas universitarias que únicamente estudian. No estudian y trabajan a la vez. Evidentemente, estudian en universidades caras y privadas. No van a estudiar en una universidad pública, claro.

Estas chicas pijas, como no trabajan, no pueden acreditar que el dinero es suyo. El dinero es de papi. Porque, claro, en esas familias de barrios ricos, la "paguita" para la niña es obligatoria:

"¡Papi, acuérdate de que cada semana me tienes que dar 6.000 euros mediante transferencia bancaria! ¡Va, hombre! ¡Que todas mis amigas van con ropa de la marca Hollister! ¡Va, porfaplís!"

En una cafetería, estas chicas pijas jamás las verás pagar con dinero en efectivo. Pagan, incluso, a través de su teléfono móvil. Y, total, para tomarse un estúpido café con leche en un vaso de cartón reciclado de tan solo 20 mililitros.

¡Pero cómo debe ser de bueno ese café que se toman las pijas, que siempre les cuesta 19,99 euros! ¿Será con espuma de oro de 24 quilates?

"Es que ya sabessss. O sea... ¡Ya vessss, tía! Quedamos en el S.tar.bu.cks. O sea... O sea... ¡Es superfuerte, tía!"

Puntuación 14
#22
K-brones del lago Ness
A Favor
En Contra

Ahora pretenderán que los mendigos tengan cuenta bancaria y que cobren sus limosnas mediante transferencia externa.

Si das una moneda de 1 céntimo de euro a un mendigo, te meterán en la cárcel por pagar con dinero en efectivo.

Esto solo sucede en países comunistas como España.

Los gobiernos quieren saberlo todo: qué talla de calzoncillos usas, cuántas veces te mas.tur.bas al día, si sigues soltero/-a, qué tipo de música escuchas, si te sacas los mo.cos de la nariz con el dedo índice o con el dedo pulgar, etc.

Una vez recopilada toda esta información de "gran importancia" (sic), si eres un estorbo para el gobierno, unos si.ca.ri.os colombianos, siguiendo siempre las órdenes del gobierno, irán a hacerte una visita a tu domicilio. Y ahí acabará tu vida.

Seguid votando al PSOE.

Recortes en sanidad, en educación... ¡y en libertades individuales!

Puntuación 16
#23
quhasar
A Favor
En Contra

Yo el problema que veo es que me parece una tremenda locura dejar todo nuestro patrimonio en manos privadas. Porque eso son los bancos, eso son MasterCard o Visa, eso son Apple o Google, eso son las empresas de tecnología que dan soporte a los sistemas operativos, las de los aparatos que usarán para cobrar, las empresas que desarrollan las tecnologías de cobro... En fin! Un montó de entidades privadas que, además, me quitan la libertad y el anonimato, algo que no tiene que ser para defraudar o cometer chanchullos. Además, no se basa en algo tangible, son numeritos en un sistema que alguien puede hackear, que puede fallar por el internet, por la luz, por una catástrofe... Y entonces, teniendo un montón de ceros en tu cuenta te podrías ver viviendo del trueque.

Estoy a favor del avance, pero no tanto...

Puntuación 14
#24
Usuario validado en Google+
antonio manjon garcia
A Favor
En Contra

Aproser lo puede resumir en que interesa mantener el monopolio de dos grandes empresas que mueven el dinero con grandes márgenes de beneficio y sin competencia.

Ahora les preocupan los pensionistas y los niños.....

Puntuación 4
#25