Economía

El fin del efectivo podría estar más lejos de lo que se piensa: cuestión de eficiencia y libertad

  • El efectivo sigue siendo el método más 'barato' para pagos en puntos de venta
  • En muchos casos es más rápido y eficiente que el pago con tarjeta
  • Permite a los ahorradores esquivar a bancos y plataformas: mayor libertad
Foto de Alamy

El uso del dinero en efectivo está perdiendo fuerza, pero los rumores sobre su muerte podrían haber sido exagerados. Más allá de la reticencia de algunas sociedades a olvidar los billetes y las monedas, pagar en efectivo sigue siendo el método más eficiente en términos de coste y rapidez cuando se acude a un comercio físico. Además, el efectivo sigue dotando a los ahorradores de un activo para diversificar su riqueza líquida y no depender de un intermediario.

En cuanto a la eficiencia de costes y velocidad, según publica el Bundesbank (banco central de Alemania), los pagos en efectivo hasta 50 euros son más rápidos y baratos que los que se realizan con tarjeta PIN o con firma. El estudio realizado por Johannes Beermann, miembro de la junta ejecutiva del Bundesbank, con la ayuda del EHI Retail Institute, llega a la conclusión de que "todavía es el método más rápido y efectivo en términos de costes para los pagos en un punto de venta".

El trabajo muestra que los pagos con efectivo llevan unos 22 segundos, frente a los 29 segundos de las transacciones con tarjeta PIN y los 38 segundos de los que requieren firma. No obstante, la duración del pago depende del precio de la compra. Hasta los 100 euros, el efectivo sigue siendo la forma más rápida, pero por encima de esa cantidad el pago con tarjeta adelanta a los billetes y monedas.

El efectivo es también más 'barato', en cuanto a costes de gestión y transacciones se refiere. Hasta 50 euros, el coste medio del pago en efectivo es de 24 céntimos, comparado con los 34 céntimos de una tarjeta de débito, los 97 céntimos de una tarjeta de crédito con PIN y los 1,04 euros de coste que supone el pago con una tarjeta de crédito con firma. El Bundesbank aclara que dentro de estos costes se incluyen el tiempo de trabajo en el punto de venta, el coste de transportar el efectivo y las primas de los seguros que cubren los incumplimientos de pagos con tarjeta.

Sin embargo, el propio trabajo reconoce que la imposición de los pagos contacless sin autorización (el pago que se realiza acercando la tarjeta al datáfono y que no necesita firma ni PIN) podría cambiar los resultados del análisis. Este método es el más rápido de todos, aunque su coste seguiría superando al uso de efectivo.

Parece evidente que si la seguridad se impone y los mecanismos ganan en eficiencia, los pagos con dinero electrónico pueden imponerse con rotundidad. Sin embargo, esto no tiene por qué acabar con la vida del efectivo, cuyo uso como 'activo' para acumular riqueza permite a los agentes una mayor diversificación. Además, en el caso de Europa, instituciones públicas de países con mucho peso como Alemania o Países Bajos defienden a ultranza el dinero en efectivo.

El efectivo y la libertad

"Si el efectivo acaba desapareciendo, todo el mundo deberá tener una cuenta bancaria y una tarjeta de crédito o de débito. Todo estará sujeto a las decisiones de las entidades privadas y, si estas deciden poner más comisiones o cerrar el grifo para ciertas personas, la situación puede ser crítica", advierte August Corrons, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC.

Si hoy los bancos cargasen con tipos negativos a sus depositantes, éstos podrían sacar su dinero convirtiéndolo en efectivo y guardarlo debajo del colchón (o donde quisieran). Sin embargo, si los bancos centrales ven necesario recurrir a los tipos de interés negativos, como ha ocurrido y sigue ocurriendo por ejemplo en la Eurozona, los bancos comerciales podrían optar por traspasar este coste a sus clientes, que tendrían dificultades para evitar este peaje.

En la misma dirección se expresaba Jesús Sánchez Lambás, vicepresidente ejecutivo del Instituto Coordenadas, en un trabajo publicado en 2017. El uso exclusivo del dinero de plástico o de los pagos online exigen una bancarización total de las sociedades en las que se aplican, lo que excluye a enormes núcleos sociales que viven ajenos a esa exigencia. De esta manera, afirma que el dinero en efectivo garantiza la inclusión financiera.

"No se puede actuar de forma que masas importantes de la población queden fuera del sistema financiero por frenar el uso del efectivo". El estudio también analiza el papel moral del dinero en efectivo en la sociedad, concretamente en "el refuerzo de la libertad personal de cada uno". En este sentido, sostiene que contar con dinero en el bolsillo "otorga poder y libertad a quien lo posee", ya que "puede adquirir lo que quiera sin dejar rastro ni dar explicaciones".

"Un mundo sin efectivo es una espada de Damocles sobre la libertad individual", señala el Instituto, "pues somete al escrutinio de las instituciones hasta los actos más íntimos", concluía este experto.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum13

Cambiar
A Favor
En Contra

Empiezo por decir que me parece bien que se luche enérgicamente contra el fraude y el blanqueo de capital y así debe ser

Pero señores políticos trabajen un poquito mas y estrujense la cabeza en buscar formas de perseguir el delito que no sean las facilonas de siempre

Son ustedes muy dados a abolir la presunción de inocencia y a tomar medidas que presuponen a todo el mundo como delincuente, menoscabando así esa presunta libertad que disfrutamos y que cada día va escaseando mas

Puntuación 36
#1
Libertad
A Favor
En Contra

Las restricciones de pago en efectivo y el fin del secreto bancario deberían estar castigadas con la cadena perpetua.

Nada hay más sagrado para la libertad de poder tener el dinero donde quiera y gastármelo en donde me dé la gana, con total libertad y anonimato. Ningún sicario de hacienda debe recortarnos nuestros derechos más fundamentales.

Las revoluciones americanas y francesas tuvieron lugar por restricciones a la libertad mucho más suaves que la dictadura que soportamos ahora por parte de la mafia tributaria.

Puntuación 50
#2
Usuario validado en Google+
BDN Surfers
A Favor
En Contra

Creo que el redactor desconoce Bitcoin, justamente es la fusión entre dinero digital, descentralizado y en poco tiempo con LN será mucho más rápido que VISA.

Puntuación -11
#3
Evitar
A Favor
En Contra

Libertad, prescindir de usureros y de comisiones por hacerse "imprescindibles".

Es recomendable evitar que esos buitres controlen, bajo la apariencia de facilitarnos las operaciones, todo nuestro patrimonio y nuestras vidas, conociendo nuestros gustos y creencias.

A la idea de facilidad, sigue la aprovechamiento de datos, y a está la de control y ser indispensables.

Puntuación 28
#4
De cajón
A Favor
En Contra

Jamás pagaré nada con plástico o vía tno móvil. Le van a espiar a SPM !!!!

Puntuación 22
#5
A Favor
En Contra

La desaparición de la moneda no puede ser definitiva en tanto en cuanto haya comercio con ella sobre todo para menores o "sin tarjeta": kioskos, compra de calle, puestos,.. menudeo

Puntuación 11
#6
A Favor
En Contra

Si no quieren una guerra no les queda otra, con los mierdasueldos y la temporalidad extrema que se pongan a tocar los cojones

Puntuación 11
#7
EFECTIVIWONDER
A Favor
En Contra

EL QUE PAGA EN EFECTIVO SIEMPRE GASTA MENOS, EL DINERO DE PLASTICO VUELA CON VUELO DE PARDILLO.

Puntuación 22
#8
Apiña Tontos
A Favor
En Contra

yo pago siempre en efectivo y lo dem<s me importa un higo. Ese tacto del billete, esa sensación de realidad, es lo que nos quieren secuestrar.

Puntuación 19
#9
jpd
A Favor
En Contra

Si el informe lo ha hecho Alemania, tendrá seguro un sesgo cultural muy marcado. En Alemania hay fobia contra el dinero electrónico, hasta el punto que hasta hace pocos años en tiendas como Ikea o Mediamarkt no se podía pagar con tarjeta de crédito, sólo en efectivo o con la tarjeta de débito sui-géneris alemana (EC card). Los alemanes se sienten muy cómodos saliendo con mucho dinero de casa y pagando en efectivo. Por otro lado, en las tiendas no les miran mal si pagan algo de 5 euros con un billete de 100 ó 200 euros. También juega a su favor la escasez de carteristas, no les preocupa llevar mucho dinero en la cartera porque no es nada habitual tropezarse con carteristas al acecho.

Puntuación 12
#10
un ciudadano
A Favor
En Contra

Al comentario 1,

No se lucha "energéticamente", se lucha "enérgicamente"...

Puntuación 2
#11
El chulo de vallecas
A Favor
En Contra

Señores legisladores, me gustaría saber como iba a pagar una bolsa de pipas con tarjeta en un kiosco.

Puntuación 3
#12
Euclides
A Favor
En Contra

Pagar en efectivo es más rápido, más barato y más libre, pero fundamentalmente protege la propia intimidad. Pagar todo con plástico o con móvil es Orweliano, parece que muchos no acaban de enterarse que conduciría a un mundo asqueroso de gran hermano. Si desapareciera el efectivo alguien reinventaría algo parecido.

Puntuación 1
#13