Bolsa, mercados y cotizaciones

Volkswagen quintuplica la inversión de Tesla, pero vale cinco veces menos

  • Ocho automovilísticas superan el gasto en capital del fabricante de EEUU
  • El grupo de Musk capitaliza en bolsa casi medio billón de euros

Hasta ocho automovilísticas invertirán más que Tesla en los dos próximos años de recuperación de la industria tras el shock de la pandemia de coronavirus. La percepción del fabricante innovador, la atracción mediática que logra y la demanda voraz que genera en bolsa -sus acciones suben un 730% desde los mínimos de marzo y capitaliza ya casi medio billón de dólares- chocan con la realidad de los datos.

Es cierto que el grupo de Elon Musk incrementará su gasto en capital (capex, en la jerga financiera) según las previsiones de cara a 2022. Incluso que será una de las dos únicas grandes automovilísticas que lo harán, junto a Stellantis, que aflorará las sinergias tras la fusión de PSA y Fiat-Chrysler. Pero la cifra anual que alcanzará, 4.150 millones de euros, apenas representará una quinta parte de la inversión de Volkswagen o un tercio de la de Toyota, los dos líderes del sector -también en ingresos y beneficios-, pese a que valen cerca de cinco veces menos, en el primer caso, y casi 2,5 veces menos, en el supuesto de la japonesa.

La sobrevaloración de Tesla se suele advertir desde la relación del precio de sus acciones respecto a los beneficios -el PER-, que se dispara actualmente hasta rozar las 150 veces, frente a las 6,5 veces a las que cotiza Stellantis o a las 7,9 de Volkswagen. Un múltiplo menos convencional, como el que surge de dividir la capitalización en bolsa entre los coches producidos, o llanamente ver que Tesla no alcanza ni el top 10 de automovilísticas con más ingresos del mundo ofrecen la misma lectura.

Y el capex sirve para entender una debilidad relativa más profunda: desvela una capacidad industrial muy inferior, en un momento clave de la transformación del sector. Para Tesla y con la estimación del consenso de analistas de FactSet supone un 0,8% de su capitalización bursátil, mientras que en el caso de Volkswagen se va al 17,4% y en el de Toyota se queda en el 6%.

La inversión de Renault es un 31,2% frente a su valor en bolsa, mientras que en Tesla es el 0,8%

Digitalización, conducción autónoma y electrificación son los tres pilares en los que las distintas automovilísticas están destinando el grueso de sus inversiones de cara a los próximos años. Tesla lidera el coche eléctrico, con alrededor de un 28% de cuota de mercado. Una ventaja en una tarta todavía pequeña que está amenazada. La alianza Renault-Nissan-Mitsubishi y Volkswagen se disputan la segunda plaza, con cerca del 10%. El cuarto y quinto puesto lo ocupan el gigante chino BYD y la coreana Hyundai, ambas con una cuota del 7%.

Además de la menor capacidad industrial, la otra gran falla de la estadounidense es que parte de una cartera de productos nada diversificada. Por este motivo, la compañía fundada por Elon Musk tiene menos problemas a la hora de desarrollar modelos verdes, pero tiene mayores complicaciones para llegar a producirlos, tal y como ocurrió hace tres años con el Model 3.

Planes de inversión

Volkswagen presentó la semana pasada su estrategia, denominada Acelerate, mediante la cual ha destinado alrededor de 16.000 millones de euros para invertir en las tendencias futuras de movilidad eléctrica, hibridación y digitalización hasta 2025.

Con este plan, el grupo alemán espera volverse más resistente a las fluctuaciones del mercado. En España, con Seat a la cabeza, Iberdrola, CaixaBank y Telefónica crearán, junto con el Gobierno, un consorcio público-privado para impulsar la primera fábrica de baterías para vehículos eléctricos en nuestro país. Proyecto, que según anunció el sábado la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, rondará los 5.000 millones de euros.

burbuja tesla

General Motors, por su parte, destinará 22.735 millones de euros en el desarrollo de vehículos eléctricos y de energías alternativas hasta 2025. Con esta inversión, el grupo norteamericano prevé lanzar 30 vehículos eléctricos en todo el mundo, así como conseguir el liderazgo en este mercado en Norteamérica.

De otra parte, Stellantis prepara su plan estratégico para los próximos años, donde Asia será una prioridad. La francesa Renault presentó a principios su plan a medio plazo, denominado Renaulution, con el que prevé llegar a 2025 con una reducción de su capacidad de producción mundial hasta los 3,1 millones de unidades anuales, desde los 4 millones de 2019, lo que supone un 22,5% menos.

Además, los costes variables bajarán en 600 euros por cada vehículo para 2025. De otra parte, las inversiones y los gastos de innovación y desarrollo se reducirán del actual 10% del volumen de negocio a un 8% en 2025.

Tesla, a la cola en la producción de coches pese al incremento de 2020

La automovilística estadounidense Tesla cerró 2020 con una producción de 509.737 unidades en todo el mundo, lo que supone un 40% más en tasa interanual. Por comparar estos datos, las plantas españolas de Stellantis (Vigo, Zaragoza y Madrid) produjeron más de 900.000 unidades el pasado año. Las grandes estructuras de los consorcios automovilísticos, formadas por distintas compañías, así como la gran cantidad de factorías ubicadas en todo el mundo, son las principales desventajas para Tesla. Como ejemplo, el Grupo Volkswagen fabricó el pasado año 8,9 millones de vehículos, un 17,8% menos por el impacto de la pandemia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud