Bolsa, mercados y cotizaciones

Airbus registrará en 2020 el beneficio más bajo en diez años

  • La compañía ganará diez veces menos en 2020 de lo previsto en enero
  • El PER 2021 es de 22 veces y el PER 2023, de 11 veces, según previsiones
  • La firma ve en el hidrógeno la solución para el objetivo de cero emisiones
Parte del fuselaje del último Airbus A380 ensamblado en Toulouse atraviesa Levignac, en 2020. Foto: Reuters.
Madrid

La pandemia ha castigado con dureza a las aerolíneas y a los fabricantes de aviones, como Airbus y Boeing. La situación es tal que se prevé un beneficio neto este año de 561 millones de euros, el más bajo desde 2010 (sin contar las pérdidas que el consorcio aeronáutico europeo declaró el año pasado). En cuanto a la inversión, los beneficios de 2023 de Airbus ya se están comprando en las 11 veces, a precios actuales.

Si es un importante ejecutivo que ha de viajar, por ejemplo, de Londres a Los Ángeles o de Madrid a Nueva York, quiere evitar los aviones de pasajeros por la pandemia y su empresa puede pagarlo, quizá el nuevo avión de Airbus para viajes corporativos pueda serle de utilidad.

Se trata de una versión remodelada del A220, que cuenta con más espacio en cabina y cuesta alrededor de un 30% menos de mantener que modelos similares de la competencia, según Bloomberg.

El riesgo de infección por coronavirus, el que causa la Covid-19, sigue siendo alto y ha hecho caer de forma notable los viajes en avión. De ahí que los jets privados para viajes de negocios hayan surgido como una alternativa más selecta, sobre todo porque las aerolíneas no creen que repunte el tráfico aéreo mundial hasta 2023 o 2025.

"Vemos una demanda prometedora para estos aviones en el mercado creciente de los aviones de negocios", ha destacado Benoit Defforge, el presidente de Airbus Corporate Jets, en un comunicado recogido por Bloomberg. Y ya han llegado los primeros pedidos: dos procedentes de la compañías suiza Comlux y otros cuatro cuyos compradores prefieren el anonimato.

Los fabricantes de aeronaves y las aerolíneas están entre las empresas más castigadas por la propagación del coronavirus, que ha dejado fronteras cerradas y aviones en tierra. Algo que se notará en los beneficios de Airbus, según las previsiones actuales del consenso de analistas de bancos de inversión que recoge FactSet.

Se prevé un beneficio operativo (ebitda) para 2020 de 3.359 millones de euros, un 15% menos que el año anterior, pero un 68% inferior a las estimaciones para este año que había a 31 de diciembre. Entre 2019 y 2023, el ebitda crecerá un 133%, y se espera que supere los 9.200 millones.

En cuanto al beneficio neto, la caída será aún mayor con respecto a las previsiones que había a principios de año. Si en enero la cifra era de 5.582 millones de euros para 2020, ahora se esperan diez veces menos: 561 millones. Es cierto, al menos es una ganancia, dado que 2019 acabó con unas pérdidas de 1.362 millones de euros. Pero no se veía un beneficio tan bajo desde los 553 millones de 2010.

Hidrógeno para reducir la contaminación

Los aviones privados orientados a los viajes de empresa no resuelven el problema de la contaminación, ya que por ahora siguen en uso los combustibles fósiles. Pero ¿podría eso cambiar en la próxima década? El consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury, ha dicho que el combustible de hidrógeno es una "solución muy creíble para descarbonizar la aviación", según informan desde Bloomberg. A corto plazo, ha señalado, las aerolíneas pueden usar más biocombustibles (ahora usan menos del 0,5%), pero eso no será suficiente para cubrir el volumen de combustible de bajas emisiones necesario para cumplir sus objetivos medioambientales.

Faury ha comentado que "las tres cosas que se necesitan para que el combustible de hidrógeno son tecnología, regulación y oferta verde de energía para alcanzar el objetivo de aerolíneas impulsadas por hidrógeno en 2035". Y ha añadido que Airbus necesitaría garantías de que en 2027-2028, cuando se ponga en marcha el programa, esta energía estará disponible en cantidades suficientes en los aeropuertos.

"Airbus lleva años trabajando en un sistema de propulsión por hidrógeno / pila de combustible, que da mayor capacidad de carga y ocupación", explican desde el equipo de inversión en renta variable de La Française.

La compañía está trabajando en tres aviones (llamados ZEROe) con los que quiere conseguir vuelos con cero emisiones. "El primer modelo es una aeronave con turbo ventilador con un alcance de alrededor de 3.700 km. Esta aeronave estaría propulsada por un motor de turbina de gas, que funcionaría totalmente con hidrógeno, y tendría capacidad para 120 - 200 pasajeros, lo que la haría adecuada para los viajes intercontinentales", relatan desde La Française. 

"El ciclo de desarrollo de un nuevo avión es de unos 15 años, lo que deja tiempo para que las tecnologías de hidrógeno sigan evolucionando y se pueda contemplar el uso únicamente de hidrógeno verde o azul para cuando los aviones ZEROe estén listos para ser comercializados", concluyen.

El PER 2023 ya está en las 11 veces

El precio de las acciones de Airbus ha subido con fuerza este martes: un 3%, hasta los 67,77 euros, en la Bolsa de París, y un 5,7%, hasta los 68,69 euros, en la Bolsa española. Tomando como referencia la cotización francesa, que forma parte del Cac 40, el fabricante aeronáutico europeo pierde cerca de un 50% en bolsa desde enero. De hecho, es el tercer valor que más cae este año en el EuroStoxx 500 (le siguen Eni y Banco Santander). 

Los títulos de Airbus empezaron el ejercicio con un máximo en los 81,91 euros el 24 de enero. Sin embargo, la pandemia desencadenó una corrección en marzo que llevó la acción a tocar fondo en los 49 euros el 18 de marzo. A partir de entonces, ha subido casi un 40% hasta el precio actual. Aun así, el 8 de junio alcanzó los 81,91 euros, cifra de la que le separa ahora un 20%.

Con los precios actuales, los beneficios de Airbus de 2021 cotizan en bolsa en las 22,6 veces, frente a las 41,6 veces de Boeing. En 2022, el PER de Airbus se estima en las 14,7 veces y el de 2023, en las 11,7 veces. En este último año, las ganancias de Airbus todavía cotizarán con un descuento del 40% frente a las de Boeing (19,4 veces).

Precisamente, desde Boeing han rebajado sus expectativas de demanda de nuevos aviones para la próxima década, ya que la pandemia continúa debilitando los viajes por aire. La compañía norteamericana ha anunciado este martes sus previsiones: el mundo necesitará 18.350 nuevos aviones comerciales en los próximos diez años, un 11% menos con respecto a la previsión de 2019.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin