Bolsa, mercados y cotizaciones

Las 12 grandes entidades canalizan 68.000 millones para las empresas

  • La banca no es el problema en esta crisis, sino parte de la solución
Foto: Archivo

El pasado martes, el Gobierno aprobaba el último tramo de la línea de avales ICO (Instituto de Crédito Oficial). Esta entrega, que es la quinta, tiene una dotación de 15.500 millones y se dirige principalmente autónomos y pymes (en línea con los tramos anteriores), "con un apoyo específico al turismo y la automoción", según indicó el propio Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital a través de Twitter. En el mismo tuit explicaba, además, que se han canalizado "69.023 millones de financiación al tejido productivo".

Fuentes del Ministerio destacan la rapidez con la que se ha puesto en marcha esta Línea de Avales del Estado, dotada con 100.000 millones de euros, que se aprobó tan solo 3 días después de declararse el estado de alarma en España (éste se decretó el sábado 14 de marzo, y el programa salió adelante el martes 17). Su objetivo no era otro que paliar los efectos económicos de la pandemia, "garantizando la liquidez cubriendo las necesidades de circulante de autónomos, pymes y empresas" para mantener la actividad y el empleo, según explicó en aquel momento el Ministerio. En estos préstamos, el aval estatal alcanza el 80% para autónomos y pymes, y el 70% para el resto de empresas.

Un balón de oxígeno

A lo largo de los últimos tres meses, el papel de las entidades financieras españolas, que han canalizado toda esta financiación, ha sido de vital importancia, ya que se han convertido en un auténtico pulmón para la economía. En total, de acuerdo con los datos facilitados por las propias entidades (y a falta de datos de alguna de ellas, que opta por no proporcionarlos), los 12 mayores bancos del país por volumen de activos han canalizado  67.700 millones de euros en préstamos ICO (cifra que casa con los 69.000 millones oficiales). 

Destacan, por volumen de préstamos concedidos, Santander (con un total de 45.000 millones repartidos a partes prácticamente iguales entre préstamos ICO y no ICO), seguida de CaixaBank (12.000 millones en préstamos de la línea ICO) y BBVA (más de 10.000 millones en préstamos avalados).

A diferencia de la crisis de 2008, la banca española no ha sido esta vez el problema, sino uno de los pilares para salir de esta situación. Lo explicaba hace unos días Gonzalo Rengifo, director general de Pictet AM Iberia & Latam, en el Foro de la Gestión Activa de elEconomista: "Los bancos no tienen problemas ni de solvencia, ni de liquidez", enfatizó.

Ese cambio de rol de la banca en esta crisis respecto a su papel en la anterior lo puso de relieve el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en la Junta General de accionistas de la entidad del 27 de marzo: "Viví la crisis en el doble ciclo 2008/09 y el de 2012. Hoy la situación es muy distinta; entonces, los bancos españoles ni tenían liquidez, ni tenían capital,  y no podían financiar la economía, a las familias, ni a las empresas. Es más, algunas entidades tuvieron que ser rescatadas y Bankia es un ejemplo paradigmático". Hoy, "el sector no es el problema, sino que forma parte de la solución", afirmó.

El éxito del programa

La celeridad con la que se ha puesto en marcha el programa de avales, señalan desde el Ministerio de de Asuntos Económicos, es muestra de "un buen funcionamiento de la colaboración público privada", gracias a la cual "más de un millón de empresas ha recibido financiación". Su éxito queda de relieve, señalan, al comparar las cifras de España con las de estados vecinos: "Este es el segundo país, por detrás de Francia, en cuanto al importe que ha hecho llegar a las empresas a través de estos mecanismos"; está por delante, en este sentido, de Alemania, Italia o Reino Unido.

Los particulares, más que solicitar nuevos préstamos, han pedido aplazar el pago de los ya existentes

A ese oxígeno en forma de préstamos se han sumado las medidas relativas a las moratorias aprobadas por el Gobierno, y las medidas específicas de cada entidad en este sentido. Los particulares, más que solicitar nuevos préstamos, han pedido aplazamientos o retrasos para afrontar sus créditos, tanto hipotecarios como al consumo. 

Santander

Es la entidad que más dinero ha canalizado. Fuentes del banco explican que, a cierre de mayo, la cantidad ascendía a "45.000 millones concedidos a empresas", de los cuales aproximadamente la mitad –es decir, unos 22.500 millones– correspondía a préstamos ICO y la otra a financiación no ICO.  Más allá de estas grandes cifras, Santander ha ofrecido a sus clientes opciones complementarias a la moratoria hipotecaria contemplada en el Real Decreto y ha puesto a su disposición alternativas como la carencia de amortización del principal del préstamo durante un plazo de 6 a 12 meses, entre otras medidas. 

BBVA

Suma 103.000 operaciones y más de 10.000 millones en préstamos ICO hasta finales de mayo, a los que habría que añadir la financiación que puso BBVA a disposición de empresas autónomos, por 25.000 millones de euros a través de créditos rápidos (aunque esa es la cifra de créditos preconcedidos, lo que no implica necesariamente que se haya concedido toda esa cantidad). En lo relativo a los particulares, BBVA ha activado iniciativas para facilitar el pago de los préstamos en línea con el resto de sector, lo que supone una moratoria de hasta 12 meses para hipotecas y de hasta seis meses para préstamos al consumo. También ha permitido el aplazamiento del pago en el alquiler de viviendas del Fondo Social de Viviendas. 

CaixaBank

Hasta mediados de mayo, CaixaBank había concedido 12.000 millones en líneas ICO- Covid. A esa cifra hay que sumar los 14.000 millones de euros que, hasta el 23 de abril, había concedido al sector empresarial. Por otro lado, desde el inicio del año hasta cierre de mayo, el crecimiento de la cartera de crédito bruto del grupo ha sido del 5,8%, "lo que demuestra la elevada actividad crediticia de la entidad en esta crisis", según destacan fuentes de la entidad. Son 4.300 las familias que se beneficiaron de la condonación de los alquileres de viviendas propiedad del banco durante el estado de alarma, y 3,2 millones de clientes dispusieron de su prestación por desempleo o pensión de manera anticipada.

Bankia

Ha concedido 6.750 millones en créditos ICO por el momento. En total, Bankia ha puesto a disposición de las empresas financiación por 17.000 millones de euros, incluyendo créditos ICO y no ICO. En lo relativo a los particulares, hasta finales de abril, la entidad había gestionado 19.400 solicitudes de moratorias hipotecarias y 14.100 solicitudes de moratorias de créditos al consumo.

Sabadell

Ha canalizado más de 8.000 millones de euros en el apartado de líneas ICO. A ellos se suman los más de 7.000 millones concedidos en préstamos no ICO (con motivo de la pandemia, Sabadell puso a disposición de los clientes una línea de financiación de 15.000 millones). Por otro lado, los afectados por el Covid-19 a nivel laboral han podido beneficiarse de una moratoria de hasta 12 meses en las hipotecas para pagar solo los intereses. El banco ha ofrecido moratorias y carencias (para hipotecas y créditos al consumo) en el primer trimestre por 145 millones de euros.

Bankinter

Bankinter ha otorgado liquidez por 4.100 millones de euros a empresas y a autónomos a través de préstamos avalados por el ICO. Ha financiado 19.500 operaciones. En lo relativo a las familias, ofrece una carencia en el pago de capital de la hipoteca de hasta cuatro meses, prorrogable a 12, para colectivos que no puedan cumplir los requisitos de la moratoria especificada en los Reales Decretos; y una carencia en el capital de los préstamos al consumo, también más allá de lo que estipula la moratoria del Real Decreto.

Kutxabank

El relevante peso del negocio hipotecario en Kutxabank explica, entre otros factores, que su cifra de créditos dentro de las líneas ICO sea inferior al de otras entidades; el 67% de sus préstamos son hipotecas. El banco ha canalizado 249,4 millones de euros en préstamos ICO, además de otros 154,8 millones en operaciones avaladas por otras entidades. A ellos habría que añadir otros 1.732,2 millones en operaciones libres.€La principal presencia de Kutxabank es en el País Vasco, de ahí que haya articulado parte de los créditos a través de líneas de financiación regionales.

Unicaja

Unicaja Banco ha aprobado cerca de 9.000 operaciones de financiación a empresas por un importe de 620 millones de euros, desde el comienzo del estado de alarma hasta el 14 de junio. La mayor parte de ellas corresponden a préstamos con aval ICO, y de éstos, cerca del 80% a financiación canalizada a pymes y a autónomos. 

Ibercaja

A cierre de mayo, Ibercaja ha formalizado y aprobado préstamos con aval ICO por un importe de 1.012 millones de euros; del resto, se han formalizado 320,4 millones de euros. También ha puesto a disposición de los clientes vulnerables la posibilidad de acogerse a la moratoria del pago de los préstamos y créditos hipotecarios durante 3 meses, entre otras medidas.

Cajamar

Desde que comenzó el coronavirus, y con datos a 8 de junio, Cajamar había concedido a sus clientes operaciones de liquidez por importe de más de 1.600 millones de euros de los que 1.400 han sido con las líneas ICO. Desde la entidad también destacan que han concedido moratorias por importe de 742,5 millones de euros.

Liberbank 

Según las estimaciones no oficiales, y con datos a cierre de mayo, la entidad habría canalizado unos 1.300 millones con aval ICO y otros 700 millones no ICO. Por otro lado, el banco tiene acuerdos con diferentes entidades asturianas, extremeñas o cántabras para canalizar líneas de financiación regionales. 

Abanca

Abanca, además de sumarse al convenio del ICO para comercializar la línea ICO-Covid, también movilizó otros 7.900 millones de euros en líneas especiales de liquidez para atender las necesidades de financiación de familias y empresas y contribuir a la preservación del empleo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.