Bolsa, mercados y cotizaciones

El sólido dividendo complementario de Iberdrola de este verano ofrece un 2,55%

  • La eléctrica confirmó en su Junta que repartirá 0,40 euros con cargo a 2019
  • El importe, 0,232 euros, está aprobado, pero la fecha aún no es segura
Edificio de Iberdrola. Imagen: Dreamstime

A lo largo de las últimas semanas, un buen puñado de empresas han recortado (como CaixaBank) o cancelado (como Santander, Sabadell o Applus) sus dividendos. Es otro de los efectos del coronavirus, que rápidamente se ha trasladado a los números de las compañías y a sus estimaciones a futuro. La remuneración al accionista ha sido otra de las víctimas de la pandemia.

No ocurre así con Iberdrola, que en su Junta General de Accionistas, celebrada el pasado 2 de abril (de forma 100% telemática por primera vez en la historia del grupo) explicó que mantiene sus expectativas de beneficio y de dividendo. La eléctrica aprobó la entrega de 0,40 euros por acción con cargo a los resultados de 2019, cifra que supera en un 14%la del año anterior (cuando ascendió a 0,351 euros).   

Parte de esos 0,40 euros ya se han pagado: la eléctrica suele retribuir dos veces al año, y el primer dividendo a cuenta de los resultados de 2019, de 0,168 euros, se abonó el 5 de febrero. El que está pendiente es el complementario, de 0,232 euros, que se espera para el 30 de julio y que ofrece una rentabilidad del 2,55%. Entre los integrantes del Ibex, este valor defensivo es uno de los que mejor resisten el chaparrón en el parqué este año (cae solo un 0,8% en 2020), con lo que ese retorno no cuenta con el empuje extra de las caídas en bolsa.  

Ese dividendo, el de julio, es el que se embolsará el EcoDividendo, la estrategia de elEconomista que recoge los pagos próximos españoles más atractivos. Desde el próximo lunes, Iberdrola reemplazará en la cartera a BBVA, que se despide tras retribuir a sus accionistas el 9 de abril. 

La eléctrica, que obtuvo en 2019 un beneficio récord de 3.406 millones de euros (un 13% superior al del año anterior), destina al pago de dividendos entre el 65% y el 75% de sus ganancias. Retribuye en scrip, es decir, da la opción a sus accionistas de cobrar en acciones de la eléctrica (acciones creadas para este fin en ampliaciones de capital) o en metálico. Posteriormente, recompra y amortiza títulos propios para evitar que los accionistas que optan por el dinero en efectivo vean diluida su participación.  

En la junta del día 2, el presidente del grupo, Ignacio Sánchez Galán, señaló que espera que en 2020 "el beneficio neto supere el de 2019 y que el dividendo crezca en la misma línea". El consenso de analistas que recoge FactSet prevé que las ganancias de la eléctrica crezcan un 5,7% en el presente ejercicio, hasta los 3.600 millones de euros. Si el dividendo engordase en la misma medida, se iría hasta los 0,4228 euros, que en los precios actuales implican un retorno del 4,66%. Los expertos otorgan al valor una recomendación de mantener desde mayo de 2019 (antes lucía un comprar).  

El grupo, que es líder mundial en la emisión de bonos verdes, realizó una nueva colocación de estos títulos de renta fija el pasado 1 de abril. Fue por un importe de 750 millones de euros a cinco años y el dinero captado se destinará a refinanciar proyectos de energía eólica en España, Reino Unido y México, así como de fotovoltaica en este último país.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin