Bolsa, mercados y cotizaciones

La fórmula para evitar congelarse en la 'glaciación' de la renta fija

La renta fija está en proceso de 'glaciación'. Foto: iStock
Madrid

Los gestores 'activos' de deuda aseguran que como mínimo podrán arañar hasta un 1,5% de rentabilidad, descontada la comisión de gestión a la TIR de las carteras de sus fondos, en un momento en el que las rentabilidades de la renta fija se están 'congelando'.

Los inversores en fondos de renta fija se enfrentan a un dilema de cara a los próximos meses. Buscando refugio en los activos de deuda se han encontrado este año con una revalorización extraordinaria gracias a la acción, de nuevo, de los bancos centrales, cuando a principios de 2019 nadie descontaba que se pudiera rascar nada. Pero esta rentabilidad, que ha alcanzado de media el 2,29% en los fondos españoles de esta categoría, va a ser difícil de mantener, por el escaso margen de recorrido que tienen los bonos soberanos o de grado de inversión con mayor calificación, si no ocurre nada en los mercados que los vuelva a impulsar.

En los fondos de gestión activa, las expectativas de rentabilidad no van a superar de media los 100 o 150 puntos básicos sobre lo esperado

Los fondos que acumulan mayores volúmenes patrimoniales tienen menos capacidad de maniobra por su tamaño, lo que les impide realizar cambios importantes en la cartera a medio plazo sin que se resienta su comportamiento. De hecho, su estrategia suele ser conservadora, sin desviarse excesivamente de sus índices de referencia. En cambio, fondos de tamaño más reducido tienen más facilidad para rotar sus carteras e incluso invertir en determinados tipos de activos de manera más flexible.

Y en estos fondos de renta fija con una estrategia mucho más activa por parte de sus responsables, las expectativas de rentabilidad no van a superar de media los 100 o 150 puntos básicos respecto al rendimiento esperado de sus carteras y descontando la comisión de gestión. Esto no sería nada sorprendente al tratarse de fondos de renta fija, si no fuera por que los inversores buscadores de refugio han podido quedar deslumbrados por la bacanal de deuda que han tenido este año. Y podrían llevarse un chasco al comprobar que no solo no se va a repetir sino que incluso pueden no ganar nada y hasta perder dinero si las condiciones de mercado no cambian.

Qué se puede esperar

En general, los gestores reconocen que, en el contexto actual de tipos de interés, lograr rentabilidades positivas va a ser más complicado. Para analizar los retornos que puede esperar el inversor en este tipo de productos, cabe destacar la siguiente ecuación: la TIR (tasa interna de rentabilidad) menos la comisión que cobra el fondo más el alfa que genere el gestor (la rentabilidad que consigue por encima de lo que haga el mercado, representado por su índice de referencia) será igual al retorno que consiga el inversor del fondo. Pero sin olvidar, como recuerda Ignacio Dolz, director de soluciones de inversión de Mutuactivos, que las expectativas de rentabilidad de la renta fija más conservadora pueden ser nulas, si los inversores no introducen activos como la deuda subordinada financiera o relacionados con la inflación.

"Mi expectativa de rentabilidad para el partícipe", señala Enrique Lluva, subdirector de renta fija en Imantia Capital, "no es ni mucho menos la que se ha conseguido este año, un periodo en el que el inversor institucional probablemente va a conseguir retornos por encima del 3%. Nosotros estamos barajando entre el 0,5% y el 0,7% para 2020". Para alcanzar esta rentabilidad, la gestora deberá conseguir generar valor añadido al inversor con su gestión, ya que la TIR del fondo Imantia Flexible es ahora "del entorno del 1,30%, con comisiones de 100 puntos básicos", lo que supondría que, sin gestión activa, el producto estaría ofreciendo retornos del 0,3%.

"Creo que el futuro va a ser parecido a lo que hemos vivido en los últimos tres años."

La expectativa de César Ozaeta, quien gestiona el fondo de fondos de renta fija en Abante, es similar. "Los retornos van a ser más bajos y, sin embargo, la volatilidad y los riesgos que se van a tomar serán más altos. A 12 meses, si no hay grandes movimientos en el mercado, diría que un cliente puede lograr un 0,5%", subraya. Pero el experto considera importante pensar en la inversión sin encajonarse en periodos tan inmediatos.

"Creo que el futuro va a ser parecido a lo que hemos vivido en los últimos tres años. Con una cartera de renta fija un poco clásica, con grado de inversión, riesgo medio y duración relativamente baja, de entre 2 y 3 años, la renta fija ha pagado entre el 1 y el 1,5% anualizado en los últimos tres años. 2017 fue bueno, 2018 malo y 2019 ha vuelto a ser positivo. Los resultados en el futuro serán parecidos", explica, y hace hincapié en la importancia de ser activo en este tipo de gestión: "Más que nunca será necesario ser activo en la selección de fondos de renta fija".

Para Gregorio Oyaga, responsable de renta fija de Credit Suisse Gestión, la gestión activa es fundamental para obtener remuneración. La regulación de los últimos años, como Basilea III, ha hecho que los bancos sean más seguros a cambio de que los mercados de renta fija se hayan vuelto más ineficientes y volátiles. "Las entidades financieras han reducido sus libros de bonos en cartera, por lo que hay muchas menos contrapartidas en momentos de tensión en los mercados", señala.

Razón por la que cuando hay un movimiento generalizado de venta en mercado, "si tienes bien estudiado un emisor, sus bonos van a caer mucho más en precio que antes, por lo que comprarás muy barato. En momentos como los actuales, de demanda de rentabilidad positiva, los bonos suben mucho más de lo que deberían y es momento de vender y generar liquidez, esperando un momento de tensión para recomprar esos mismos bonos", explica el responsable de los fondos CS Renta Fija 0-5, que tiene una TIR del 1,57% y cobra una comisión del 0,50%, y del CS Duración 0-2, que cuenta una tasa interna de rentabilidad del 0,96% y cobra un 0,30%, productos en los que el gestor ha renunciado al riesgo de duración, al igual que otros gestores activos en deuda.

"Creemos que tener duración, ahora mismo, no te compensa el riesgo asumido, especialmente si la recesión no es tan profunda como se espera ,o no lo es en absoluto, o si tenemos una resolución positiva en el tema comercial. En deuda soberana europea solo le vemos potencial a la deuda italiana, que podría seguir reduciendo su diferencial con el resto de países europeos, mientras que en renta fija privada, los bajos niveles de los diferenciales no compensan el riesgo asumido, lo que obliga a una gestión enfocada a identificar activos individualmente", subraya David Ardura, director de inversiones de Gesconsult, cuyo fondo Gesconsult Renta Fija Flexible, tiene una TIR del 1,42% y una comisión de gestión del 1,50%. "La rentabilidad debería ajustarse a la TIR pero no descartamos episodios de volatilidad", señala.

Pagarés, bonos con cupón flotante, colocaciones privadas, titulizaciones, deuda de comunidades autónomas, agencias y emisores corporativos son algunos de los títulos que se pueden encontrar ahora en las carteras de los gestores activos, donde el peso de la liquidez ha aumentado en algunos fondos para aprovechar futuras oportunidades.

Ascensión Gómez, responsable de renta fija de Trea Asset Management, asegura que han reducido el peso de deuda de países emergentes y de crédito high yield con el objetivo de consolidad las ganancias de este año. Su estimación de rentabilidad para los próximos meses se sitúa en el 2,5%, teniendo en cuenta que Trea Renta Fija Selección cobra una comisión del 0,60% y tienen una TIR del 2%, un porcentaje que considera aceptable teniendo en cuenta el entorno de bajos tipos de interés.

Hay quienes, sin embargo, mantienen expectativas de rentabilidad bastante más elevadas. Es el caso de Rafael Valera, CEO y gestor de Buy&Hold, quien destaca cómo ahora mantiene una TIR "de algo más del 4%", una rentabilidad acorde con la expectativa que maneja para el inversor, una vez descontada la comisión, que es del 0,65%, mas un 3% de comisión de éxito. "Evitando la renta fija soberana, en negativo, estamos viendo un 4%, de cara a los próximos meses". Un dato más elevado que sus competidores, pero Valera incide en que esto es posible "al no tener un fondos enorme" de patrimonio. Para alcanzar la rentabilidad que ha logrado, el gestor rebusca en los mercados en busca de oportunidades, y las ha encontrado en títulos como el bono basura de El Corte Inglés, Nordex, Reuters, y también en deuda griega, entre otros.

Desde Altair Finance explican cómo el objetivo de su fondo Altair Renta Fija Defensiva "es preservar el capital", y destacan cómo, "con una TIR del 0%, en el año 2019 está dando un 1,1% de rentabilidad", un porcentaje que han conseguido "rotando la cartera entre 3 y 4 veces al año, aprovechando las oportunidades que presenta el mercado. Nuestro valor añadido se encuentra en nuestro tipo de gestión, que es muy activa", explica Carlos Mendoza, asociado de la firma

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.