Internacional

Cónclave en la dirección de los 'Tories' para decidir el futuro de Theresa May

  • Crecen los rumores de una cuarta votación sobre el acuerdo del Brexit
Theresa May. Foto: Reuters.

El aplazamiento del Brexit a octubre puede convertirse en el fin de Theresa May por un motivo: ha dejado mucho tiempo libre a todos sus enemigos para que puedan conspirar contra ella. Con el Partido Conservador en una posición cada vez más precaria en las encuestas, la dirección 'Tory' se reúne este martes para decidir si cambia las normas del partido y permite celebrar una nueva moción de censura interna contra ella antes de diciembre.

Según las reglas actuales del partido, si la líder sobrevive a una moción de censura presentada por sus propios diputados, su posición queda confirmada durante un año. Y May sobrevivió a una el pasado mes de diciembre, por 200 a 117 votos. Pero los diputados 'brexiters', furiosos con el aplazamiento del Brexit, quieren forzarla a marcharse, como ella misma prometió que haría si aprobaban su acuerdo de salida.

El llamado 'Comité 1922', que fija las normas del partido, decidirá este martes si permite celebrar otra moción de censura antes de cumplirse el año. Una posibilidad que se ha sugerido es que, en este caso, aumenten el número de firmas necesarias para activarla del 15% del grupo parlamentario 'Tory' a un 40%, para confirmar que el rechazo interno a May es lo suficientemente potente.

Según cargos del partido, citados por medios locales, la división a favor y en contra de la primera ministra en el comité está "muy equilibrada". Así, la decisión puede depender de un puñado de votos o del apoyo explícito de su presidente, Graham Brady, hacia una u otra opción.

El Partido Conservador se enfrenta, según las encuestas, a un descalabro en las elecciones locales del 2 de mayo y las europeas del día 23 a manos del Partido del Brexit del eurófobo Nigel Farage, que pretende movilizar el voto a favor de una ruptura radical. El bando que propone echar a la primera ministra cuanto antes argumenta que es la única opción de recuperar la iniciativa antes de los comicios, mientras que los contrarios piden, precisamente, esperar a los resultados para plantearse la renovación completa del partido con calma durante el verano.

¿A la cuarta va la vencida?

Como última esperanza para evitar la rebelión, May parece estar planteándose jugar su última bala. Downing Street empezó a airear este mismo martes la posibilidad de una cuarta votación sobre el Brexit antes de las elecciones locales. Para ello, ya que no puede volver a presentar el mismo acuerdo de nuevo, May llevaría esta vez a debate la ley para aplicar el acuerdo de salida al completo. La parte rechazada tres veces se consideraría incluída en el texto y, si se aprueba la ley, se daría por ratificada.

Sin embargo, nada indica que la mayoría de diputados que ha tumbado tres veces el acuerdo vaya a cambiar de opinión de repente. El Gobierno tiene previsto retomar las negociaciones con el Partido Laborista esta semana, aunque todavía no se conocen avances concretos ni ademanes de ninguna de las dos partes de moverse de sus posiciones. El líder laborista, Jeremy Corbyn, se quejó de que May se limitaba a "regurgitar el mismo acuerdo", lo que no hace prever ningún gran avance. La política británica está paralizada a la espera de que alguien rompa filas, pero nadie quiere ser el primero en dar el paso.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0