Internacional

A la tercera no va la vencida: el Parlamento británico tumba el acuerdo del Brexit y noquea a May

  • La UE convoca una cumbre extraordinaria para el 10 de abril

De nada sirvió su sacrificio, de nada sirvieron sus promesas de dar más voz a los diputados. Ni sus alegatos a "honrar el mandato del referéndum" ni su petición "con todo el corazón" para que aprobaran su plan. El acuerdo de Theresa May para el Brexit fue rechazado de nuevo, por 286 a 344 votos. La primera ministra queda noqueada por completo y el futuro del país y la UE, en el aire, con un aroma a elecciones inminentes.

Con este resultado, expira el límite que la UE impuso a May en el Consejo Europeo de la semana pasada para garantizar una salida ordenada el 22 de mayo. Ahora, la nueva fecha límite para la salida sin acuerdo es del 12 de abril, y una nueva extensión requerirá que el Reino Unido participe en las elecciones europeas, algo que May ya advirtió que no estaba dispuesta a soportar. En respuesta, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, anunció la convocatoria de una cumbre extraordinaria para el 10 de abril.

La primera ministra mostró su "decepción" por no haber aceptado el Brexit y prometió que seguiría "impulsando su plan para una salida ordenada". El líder de la oposición, Jeremy Corbyn, repetió su llamada a unas elecciones generales para "buscar una salida a este problema". El líder de los nacionalistas escoceses, Ian Blackford, pidió "revocar el artículo 50 -el mecanismo del Brexit- para pulsar el botón de freno y celebrar unas elecciones".

En prinicipio, el lunes los diputados seguirán votando para encontrar alguna opción alternativa, de entre las que rechazaron el miércoles, para presentar a la UE en el Consejo extraordinario. Con toda seguridad, como recalcó la primera ministra, para conseguir una nueva extensión larga el Reino Unido tendrá que participar en las elecciones europeas, otra decisión que se prevé dura.

La sesión de hoy empezó mal desde su convocatoria en la misma tarde del jueves. El Gobierno utilizó una triquiñuela legal para poder celebrar la votación pese a que el presidente del Parlamento, John Bercow, lo había prohibido: en vez de votar el acuerdo al completo, solo se votaría la parte de salida, la única requerida por la UE para confirmar el 22 de mayo como fecha definitiva del Brexit. La oposición denunció que estaba votando "un Brexit a ciegas", especialmente dado que May había prometido que dimitiría tras su ratificación. Después de ella, un 'brexiter' radical en Downing Street podría romper todas las promesas hechas hoy e ir a por la salida más dura posible.

May hizo todo lo que estaba en su mano para conseguir el apoyo de diputados laboristas de circunscripciones donde el Brexit había ganado en el referéndum, incluso prometiendo cambios legales para asegurar que el Parlamento tuviera la última palabra en la negociación de una relación futura. Pero las advertencias de algunos 'brexiters', que prometieron que aprobarían el acuerdo pero boicotearían su ratificación para conseguir una salida sin acuerdo, espantaron a la gran mayoría de los laboristas que planteaban rebelarse. Finalmente, solo 5 apoyaron al Gobierno.

Pero la clave fue, de nuevo, los 34 diputados 'tories' que votaron en contra del Gobierno al que apoyan. Entre los 25 'brexiters' radicales que quieren una salida sin acuerdo y se niegan a aceptar nada que no sea su plan ideal, y los pocos pro-europeos que insisten en un segundo referéndum, el Partido Conservador sigue igual de roto que antes. "Creo que estamos llegando a los límites del proceso con esta Cámara", remarcó May. La pregunta que todo el mundo se hace ahora es cuándo serán las elecciones para poner en marcha otra nueva.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud