Inmobiliaria

2021, un buen año para la inversión inmobiliaria

  • El logístico o el residencial de alquiler reflejan el optimismo del inversor
  • En los últimos 12 meses la inversión ha crecido un 30% en España

A punto de echar cierre al año, podemos afirmar satisfechos que el sector inmobiliario ha sido uno de los que mejor ha capeado los efectos de la pandemia. La primera mitad de 2020 estuvo marcada por el gran impacto de la covid-19, que derivó en una corrección del mercado inmobiliario a nivel mundial. Con el estallido de la crisis sanitaria, muchos auguraron la explosión de una nueva burbuja y, tras algunas oscilaciones a lo largo de todos estos meses, la realidad es que la inversión inmobiliaria en 2021 ha arrojado un escenario completamente diferente. El optimismo inversor se ha reflejado en las cifras, especialmente en ámbitos como el logístico o el residencial destinado al alquiler.

Así, la consultora inmobiliaria BNP Paribas Real Estate estima que en los últimos 12 meses en España se ha producido un crecimiento de la inversión de un 30% con respecto al año anterior, aproximándose a los 11.800 millones de euros al cierre del año. Esto constata una clara recuperación del sector, incluidos los segmentos más duramente castigados como el retail, las oficinas y el sector hotelero.

La actividad en el sector inmobiliario, pese a no haber llegado todavía a registrar los niveles prepandemia -aunque estamos cada vez más cerca-, ha cogido buen impulso y logrará despedir el año con un incremento notable de la inversión en el segundo semestre del año, aproximándose a los máximos niveles históricos, registrados en 2019 (de hecho, quedará solo un 6% por debajo).

En el segmento de oficinas, la inversión se sitúa por encima de los 2.330 millones de euros

El sector logístico, con 2.920 millones de euros, acumula el 25% de la inversión total del sector inmobiliario, lo que supone un incremento del 89% si se compara con los datos del 2020. En lo que respecta al segmento de oficinas, y a falta de firmar las últimas operaciones del año, la inversión se sitúa por encima de los 2.330 millones de euros, en niveles similares a los del pasado año. El sector hotelero, con un volumen de inversión de 2.390 millones de euros, ha registrado un incremento de casi el 100% en comparación con 2020, y el retail concentra una inversión anual de 1.320 millones de euros, impulsada por los 432 millones del último trimestre. Mientras, la inversión en mercados alternativos (residencias de estudiantes y tercera edad), con 850 millones de euros, presenta un crecimiento del 32% con relación a 2020 y los fondos institucionales de inversión liderarían otro año más el mercado, con un 47% de la cuota contabilizada en 2021.

Mayor atractivo para el residencial

El sector residencial, por su parte, también se ha vuelto más atractivo para el inversor motivado, en buena medida, por el aumento de la demanda de vivienda en España. En comparación con el año pasado, la inversión en este tipo de inmuebles se ha incrementado un 33%, hasta alcanzar los 1.670 millones de euros, con un importante repunte de proyectos build to rent. El apetito inversor por el segmento se extiende más allá de ciudades como Madrid y Barcelona, alcanzando otros núcleos como Sevilla, Málaga, Palma de Mallorca, Valencia, Murcia o Pamplona. Algo que hemos podido constatar también en Urbanitae a lo largo de este año, en el que hemos financiado proyectos residenciales a lo largo de toda la geografía española.

Buena salud de la financiación participativa

El apetito inversor también se ha reflejado en el papel cada vez más destacado de la financiación participativa como alternativa de inversión. A través de Urbanitae, en 2021 miles de inversores minoristas han participado en la financiación de 20 proyectos inmobiliarios por un importe total que supera los 30 millones de euros (una cifra que tenemos previsto multiplicar por tres el próximo ejercicio).

Asimismo, este año ha quedado más que demostrada la capacidad del crowdfunding para asumir proyectos de envergadura en el sector inmobiliario. En octubre culminamos la mayor operación de crowdfunding inmobiliario de la historia de España hasta la fecha, tras levantar cinco millones de euros entre 680 pequeños y medianos inversores para el desarrollo de una promoción residencial en Tenerife. Tan solo un mes después cerrábamos otro proyecto en Ibiza con un volumen de inversión de cuatro millones de euros.

Estas operaciones confirman que la financiación participativa no es una fórmula limitada únicamente a pequeños proyectos, sino que se consolida como una opción de financiación que se adapta a cualquier tipo de desarrollo y promotora. En 2022 nuestro objetivo es alcanzar 100 millones de euros en inversión. Un ambicioso reto que situaría al crowdfunding al mismo nivel que los fondos de inversión como vía alternativa de financiación.

Estamos seguros de que este año que en breve comenzamos va a traer muchos e interesantes cambios en la inversión inmobiliaria, y en Urbanitae estamos dispuestos a ser una parte activa de ese cambio.

¡Feliz 2022!

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin