Energía

Repsol reducirá el dividendo cerca del 45% para reforzar su balance

  • El consenso de analistas espera un pago entre 55 y 60 céntimos por cada acción de la petrolera
  • El plan de inversión se articulará en dos fases para poder flexibilizar el ritmo inversor
  • La petrolera quiere 2,5 millones de clientes de luz y un 15% de cuota en el 'trading' de gas

Repsol llevará a su próximo consejo de administración del 25 de noviembre una propuesta de reducción del dividendo del orden del 40-45%, según las estimaciones realizadas por los analistas. Esto supone que la petrolera realizará un pago de 55 a 60 céntimos de euros por título frente al euro por acción que repartía en estos momentos.

La intención de Repsol es fortalecer su balance y reducir una retribución que no concordaba con la cotización actual en un rango de casi 6 euros tras las fuertes caídas provocadas por la irrupción del coronavirus y los precios del petróleo y el gas. La compañía ofrecía una rentabilidad del 17,37%, muy alejada de la realidad de sus negocios en estos momentos y que pasará ahora a situarse cerca del 9%.

Repsol ha definido los tres pilares básicos de lo que será su retribución a los accionistas para su próximo plan estratégico 2021-2025. La petrolera pretende mantener un dividendo atractivo comparado con el resto de sus homólogos así como de las compañías del Ibex 35. El pago se realizará con la generación de caja propia y no mediante el endeudamiento y la cantidad debe permitir mantener la flexibilidad financiera que necesita la empresa para afrontar los próximos años que estarán repletos de incertidumbres.

Plan estratégico

El foco del plan estratégico que la empresa presentará el 26 de noviembre está en la caja y la creación de valor para los accionistas. La compañía presentará el plan en dos fases de inversión para mantener la prudencia y la flexibilidad, lo que les permitirá acomodar su ritmo de crecimiento a la recuperación del mercado tras el Covid-19.

Para impulsar la inversión así como el reconocimiento del valor intrínseco de la compañía, el consejero delegado, Josu Jon Imaz, ya indicó que valora una posible salida a bolsa del negocio de las renovables para que se visualice mejor los pasos que la empresa ha dado en su objetivo de emisiones netas cero para el año 2050 y para poder financiar con una mayor facilidad el crecimiento de este área.

Para lograr avanzar en este salto hacia la economía verde, Repsol prevé alcanzar los 7.500 MW de generación eléctrica baja en carbono operativos en 2025, una cifra que podría incrementarse, entre otras cosas, con la inversión de 600 millones de euros necesaria para ampliar la central hidráulica de Aguayo que pasará de los 360 MW actuales a 1.360 MW en un proyecto que se viene tramitando desde el año 2011 y que suponía un as en la manga de la petrolera cuando compró el negocio de Viesgo. Aguayo podría entrar en operación en fechas posteriores a la finalización del plan y, por lo tanto, solo figurará en la cartera de proyectos.

Objetivos en luz y gas

La petrolera se fija como objetivo alcanzar los 2,5 millones de clientes de electricidad y gas en 2025 y llevar su negocio del trading de gas de una cuota del mercado del 14 al 15% en 2025.

En lo que respecta al negocio de exploración y producción, Repsol apostará por la flexibilidad en la inversión y podría recuperar planes para destinar 500 millones que se han aplazado este año en los próximos así como laminar sus inversiones en función de los precios del crudo. La compañía va a mantener previsiblemente su objetivo de producción en los 700.000 barriles, ya que se espera que, poco a poco, se vaya recuperando la producción en Libia y su intención es reponer las reservas actuales con nuevos yacimientos pero tratando de maximizar la generación de valor con cada barril. Para lograrlo, prevé invertir en las zonas con más facilidad de éxito exploratorio y abandonar aquellos países en los que no pueda lograr sinergias. Un ejemplo se encuentra fácilmente en el yacimiento de Marcellus, donde si los precios lo permiten se comenzará la exploración en el primer trimestre de 2021, o el yacimiento de Matapal, del que se espera la primera producción para el año 2022.

En lo que respecta al negocio de refino, la compañía incluirá un fuerte aumento de la producción de biocarburantes y etanol en sus refinerías. El propio consejero delegado, Josu Jon Imaz, indicó que se espera alcanzar un millón de toneladas en 2025 y llevar esta cifra a 1,4 millones en el año 2030. Los planes pasan también por incrementar la producción de hidrógeno y por lograr unos productos de mayor valor añadido en la conversión para que las actuales refinerías sean de facto unas biorefinerías.

Repsol ha firmado también un acuerdo de licencia tecnológica para construir una planta de polietileno de ultra alto peso molecular en su complejo industrial de Puertollano (Ciudad Real), con una capacidad de producción anual de al menos 15 kt. La previsión es alcanzar la decisión final de inversión en 2022.

La empresa seguirá también desarrollando su negocio de lubricantes y ampliando sus ventas internacionales con los acuerdos que mantiene con Bardahl y Union Oil.

Repsol desarrollará también en las plantas de Tarragona y Puertollano su negocio de polietileno y el polipropileno, básicos en estos momentos para el negocio del empaquetado farmacéutico y de los envases médicos y profundizará en la alianza en Ilboc con la coreana SK.

comentariosforum11WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 11
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
VivodeDividendos
A Favor
En Contra

La que más peso tiene en mi cartera. Seguiré cobrando en papeles. Espero que cuando se recupere, vuelva al euro por acción.

Puntuación 14
#1
ADAM ES-SITH
A Favor
En Contra

Supongo que también reducirán en la misma proporción sus emolumentos los altos ejecutivos de la empresa.

¿O a esos no les toca apretarse el cinturón y solo a sus dueños (los accionistas)? . . . . Los de siempre.

Puntuación 44
#2
Ramon
A Favor
En Contra

Otra manera , muy interesante, de reforzar el balance sería rebajar también un 45% las remuneraciones del Presidente, del Consejero delegado, de los consejeros y de los directivos, que fueron quienes llevaron a la Compañía de un valor de 19 euros por acción s un valor de menos de 6 euros. Y esas decisiones erróneas, que pagan los accionistas al perder 2/3 del valor de su acción, las tomaron los consejeros y no los accionistas.

Puntuación 41
#3
caca snbmv, albella cabeson cornuo y p.cortas de l@s webs
A Favor
En Contra

Abrimos largos hta 8-9!!

Puntuación -2
#4
chipi
A Favor
En Contra

que te vas a esperar de una compañía cuyo consejero delegado es un personaje de profesión político,

Puntuación 14
#5
un lector
A Favor
En Contra

Ya lo habéis apuntado antes; como en política, ellos deciden pero las consecuencias son para los accionistas, y siguen cobrando barbaridades vayan mal.

No sé cómo, pero habría que promover asociaciones de pequeños accionistas para que su participación cuente en conjunto; creo que en otros países ya hay algo así. Seguro que íbamos a coincidir en bajar esas remuneraciones.

Puntuación 24
#6
@rrrrr
A Favor
En Contra

la la la

entra en repsol langosta

pero no para entrar y salir

para arruinarte ahi ya so []

Puntuación 2
#7
Francisco
A Favor
En Contra

Si se reduce el dividiendo yo también quiero que el director como el consejo se rebajen el sueldo un 20%

Puntuación 21
#8
Ramon
A Favor
En Contra

Supongo que esta reducción del 45 % del dividendo por la disparatada compra que hicieron de Talisman, producirá un gran disgusto al Presidente y a todo el consejo. Para quitarse ese mal sabor de boca, supongo que se premiarán aumento un 45% sus remuneraciones.

Puntuación 5
#9
Ramon
A Favor
En Contra

Un experimento: "El foco del plan estratégico que la empresa presentará el 26 de noviembre está en la caja y la creación de valor para los accionistas.". La acción cayó desde 19 euros a menos de 6. De momento Repsol ha tenido un gran éxito destruyendo valor para el accionista y creándolo para sus consejeros. No sabemos si lo tendrá para crear valor, porque con este consejo eso nunca lo hemos visto.

Puntuación 7
#10
Usuario validado en Facebook
Hermes Casamayor
A Favor
En Contra

Si la gente tuviera un poco de educación financiera no metería ni un duro en estas empresas. Modelos de negocio con bajas perspectivas, cíclicos, directivos desalineados... Después ves que tienen en cartera Santander, BBVA y Telefónica para rematar...

Puntuación 2
#11