Empresas y finanzas

Las constructoras elevan su negocio en España tras una década a la baja

  • Las ventas en el mercado doméstico crecen un 17,9% hasta marzo y la cartera lo hace un 2,4%
  • Aprovechan la recuperación de la edificación residencial y el impulso a la inversión pública
Maquinaria durante la construcción de un edificio. Foto: Archivo

Las grandes constructoras españolas han elevado su negocio en España tras más de una década de caídas continuadas. Un cambio de rumbo que viene propiciado por la recuperación de la edificación residencial y por el impulso dado por parte de las Administraciones Públicas a la inversión en infraestructuras.

Así, las ventas en el área de construcción de los principales grupos han crecido en el primer trimestre de 2019 un 17,9% con respecto al mismo periodo de 2018, al tiempo que la cartera ha aumentado un 2,4%. En el caso de los ingresos, el incremento registrado ha permitido que el mercado nacional gane peso frente al internacional, al pasar del 8,5% al 9,4%, un hecho que rompe igualmente con la tendencia experimentada en los últimos 11 años.

Las seis mayores constructoras españolas (ACS, Ferrovial, Acciona, OHL, Sacyr y FCC) han vuelto a batir en el arranque de 2019 el récord conjunto de la cartera de actividad en el área de construcción -no incluye la referida a otros negocios como servicios, industrial, concesiones o energía-, con un volumen total de 95.252 millones, lo que representa una subida del 10,2% en relación a los 86.402 millones de marzo de 2018 y un 4% más que los 91.581 millones del cierre del último ejercicio.

Los pedidos internacionales han protagonizado el mayor impulso en los primeros tres meses del año, con un crecimiento del 10,2%, hasta 83.180 millones. Ahora bien, la cartera nacional también ha aumentado, con un alza del 2,4%, hasta 6.778 millones (ambas cifras excluyen a Acciona, que no facilita los datos desagregados). Se trata del segundo trimestre consecutivo en el que esta magnitud es positiva, algo que no ocurría desde el inicio de la crisis. Hasta septiembre de 2018, la cifra de contratación futura aún presentaba una tasa negativa (del -0,1%). Fue en el último tramo de 2018 cuando se consumó el viraje, permitiendo cerrar el año con una subida cercana al 2%. Ahora, ese cambio de rumbo se consolida gracias a relevantes adjudicaciones por parte de Adif para las líneas de alta velocidad, fundamentalmente.

Las constructoras sacan así partido del repunte de la inversión pública, además de la creciente actividad residencial. No en vano, el conjunto de las Administraciones Públicas firmaron contratos en 2018 por un valor de 7.131 millones, lo que supuso un incremento del 40% con respecto a los 5.095 millones del ejercicio anterior. A este ascenso contribuyeron tanto el Estado (+46%), como los Ayuntamientos (+59%) y las Comunidades Autónomas (+20%).

FCC a la cabeza

Por empresas, Sacyr se anotó la mayor subida de la cartera de construcción en España, con un 24,5% más. Asimismo, FCC la aumentó un 23%, hasta los 1.241 millones (+15,3% frente al cierre de 2018), un volumen que multiplicará en el segundo trimestre tras resultar elegido por el Real Madrid para ejecutar la obra del año en España, la reforma del Estadio Santiago Bernabéu, por alrededor de 470 millones. Ferrovial, por su parte, se mantuvo plana, si bien está pendiente de rubricar algunos contratos significativos de AVE, mientras que ACS y OHL recortaron sus cifras un 7,1% y un 3,9%, respectivamente.

OHL baja su cartera por Aleatica

Pese a la mejora de la contratación global, el peso de España en la tarta total se ha reducido ligeramente, del 8,2% al 7,5%. Esto es consecuencia del positivo comportamiento en el exterior. En este caso sólo OHL redujo su posición y fue como consecuencia de la rescisión de los contratos con Aleatica -antigua OHL Concesiones- en Colombia y México. FCC lideró el crecimiento, con el 19,5% más de pedidos internacionales, por delante de ACS (+15,3%), que se erige en el dominador mundial con 60.290 millones contratados. Sacyr, por su parte, avanzó un 12,8% y Ferrovial un 3,9%.

La mejora de la cartera de las seis constructoras coincidió, además, con un alza de los ingresos muy relevante, del 17,9%, alcanzando así los 874 millones (sin Acciona). La facturación internacional subió el 6,5%, hasta 8.453 millones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum14
forum Comentarios 14
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Alucinante
A Favor
En Contra

Volvemos a la misma m i e r d a que hace 15 años.

España no tiene solución.

Puntuación 14
#1
Incrédulo
A Favor
En Contra

Perfecto, las constructoras elevan su negocio, y el Estado aumenta su gasto público, y por ende su déficit.Perfecto.

El crecimiento sano es el que viene de la iniciativa privada. El público es muy mal negocio para el país.

Puntuación 13
#2
mas trabajo
A Favor
En Contra

Mi hermana y mi cuñado tienen trabajo estable. Quieren comprarse un piso. Pero los precios están fuera de mercado. Mucha vivienda, pero inaccesible. Que dejen de construir, la vivienda nueva fuera de las grandes ciudades, se construye pero no se vende. Que den el dinero a la gente, que den trabajo, que dejen de especular con un bien basico. Mas trabajo, mas sueldo, menos ladrillos.

Puntuación 9
#3
Carmen
A Favor
En Contra

Pues prefiero inversión estatal en vivienda pública o social, que la especulación de la privada y que ello provoque deuda pública igual por pagar tanto paro y tanto pufo empresarial.

Puntuación -8
#4
El que se sacrifica por una vivienda merece un premio, no un okupa.
A Favor
En Contra

Cada uno con su dinero debe de invertir en lo que mejor le parezca.

nada tiene que ver con todos aquellos que dicen sí yo tuviera el dinero que tiene ese haría esto y lo otro, pero eso lo haría con el dinero del otro, pero con el suyo no hace nada.

Puntuación 4
#5
El que se sacrifica por una vivienda merece un premio, no un okupa.
A Favor
En Contra

Al 3, sí algo da trabajo en este país es la vivienda, da trabajo a carpinteros, electricistas, pintores, decoradores, albañiles, y aun sinfin de gente.

Y lo público cómo apunta nuestra amiga Carmen sirve para enchufar a la familia y los amigachos, con el dinero de todos, aunque por ahí hay quien dice que el dinero público no es de nadie.

Repito cada uno con su dinero debe de invertir en lo que mejor crea.

Puntuación -5
#6
Cum fraude
A Favor
En Contra

Está muy bien el debate sobre vivienda privada o pública, VPOs para los pijos disfrazados de perroflautas, hormiga / cigarra,.. pero en cuanto al negocio y cotizaciones de las constructoras, cómo Sacyr y OHL, teniendo cifras 10 veces menores que ACS o la mitad que Ferrovial, cotizan 30 veces menos que ACS o 10 veces menos que Ferrovial, por el efecto IBEX, cortos aplaudidos por Albella??

Puntuación 0
#7
el otro lado
A Favor
En Contra

La economia nacional esta saturada de este sector......no creo que sea una tendencia.....este trimestre coincide con un año super electoral.......el final de año sera duro en este sector.....

Puntuación 9
#8
Carmen
A Favor
En Contra

Como si en la empresa privada no hubiera nepotismo e inútiles mandando y cobrando millonadas.

Puntuación -5
#9
Incrédulo
A Favor
En Contra

Carmen, en el sector privado, por definición, no se produce jamás nepotismo.Este solo se puede dar en lo público. Si un empresario privado quiere enchufar a sus familiares, tiene todo el derecho a hacerlo. Es su negocio, y su empresa.

Por otro lado, en el sector privado no puede haber inútiles. Por lo menos por mucho tiempo. El mercado lo castigará y quebrará. En cambio lo público está lleno de los inútiles y vagos que no sirven absolutamente para nada en el mundo real.

Puntuación 4
#10
Incrédulo
A Favor
En Contra

Carmen, por tu ideología, sé que prefieres la inversión pública en vivienda. Pero trata de entenderme a mi. Yo quiero que se haga vivienda, pero no con mi dinero robado de forma coercitiva a través de impuestos.

Creo más en liberalizar el mercado, reducir costes administrativos, más suelo edificable, menos políticos por medio. Y al final saldrán viviendas a un precio asumible por muchas personas. Pero que las compren y las paguen como he hecho yo, y todo aquel que no ha recibido jamás dinero público.

Puntuación 7
#11
Carmen
A Favor
En Contra

En vez de incrédulo hay que llamarte idealista. Esas técnicas de enchufismo y mala gestión en la privada no son gratis a la sociedad como tampoco son inocuas ni ajenas siquiera a perjudicar incluso en el sector público con el que tratan a menudo.

No necesito que las viviendas sean públicas, solo digo que lo privado tira de especulación y eso nos perjudica a todos, como bien hemos sufrido. Que lo privado no es la panacea. Un sector público bien gestionado, regulado, controlado, en la medida de lo posible profesionalizado, con exigencias formativas constantes, y sin mamoneos de políticos ni empresarios. .. sí sería eficaz. En cuanto el empresario se junta con los políticos.... peligro peligro.

Los empresarios también roban sabes? Pago más a gusto una tasa municipal que un café demasiado caro.

En fin, que pensamos bien diferente jajaja.

Puntuación -4
#12
A Favor
En Contra

Sigan sigan construyendo que con los mega salarios que hay en Españistan podremos comprarnos viviendas todo... que batacazo se aproxima!!!

Puntuación 6
#13
Incrédulo
A Favor
En Contra

Carmen, como sabes soy liberal Minarquista. Por lo tanto no estoy de acuerdo en absoluto en que el sector público y el privado colaboren. Si eso se da, sí, siempre habrá robo entre los políticos de porosas manos y los empresarios prebendarios. Lo público y lo privado no deben interrelacionar jamás. En caso contrario pasará lo que en España siempre ha ocurrido. Corrupción y comisiones.

En cuanto al café caro, siempre puedes cambiar de cafetería. En cambio a mi si una tasa municipal me parece cara, me tengo que aguantar. El Estado tiene el monopolio.

Y el nombre de incrédulo viene de que no me creo casi nada a menos que lo entienda razonando.De ahí que de lo público no me crea nada, ya que nada es razonable.

Puntuación 2
#14