Empresas y finanzas

Fin de la OPA a Naturgy: IFM se resigna a quedarse solo con el 10,8% del capital y tener menos poder

  • El fondo australiano finalmente renuncia al mínimo de aceptación de su oferta
  • Se convierte en el cuarto accionista después de Criteria, CVC y GIP
  • Solo podrá a optar a un representante en el consejo de administración

Fin del culebrón. La OPA de IFM a Naturgy llega a su fin con un sabor agridulce. El fondo australiano debe conformarse solo con un 10,83% del capital de la española tras lograr ese escaso grado de aceptación a su oferta. Así las cosas, IFM se convierte en el cuarto mayor accionista de la empresa después de Criteria, que tiene  un 26,7% y los fondos CVC y GIP, con un 20% cada uno. Solo podrá optar a un consejero. Al cierre de la sesión, las acciones de Naturgy han subido un 4,62% hasta los 24,01 euros, habiéndose llegado a disparar un 6% tras anunciarse el desenlace.

Inicialmente IFM se había propuesto hacerse entre un mínimo del 17% y un máximo del 22,69% del capital de Naturgy, y para ello ofrecía 22,07 euros por título a los accionistas interesados. Sin embargo, al final ha renunciado a ese límite mínimo de aceptación. A modo de desglose, la oferta de IFM ha sido aceptada por 105 millones de acciones -frente al máximo de 220 millones de acciones al que aspiraba IFM-, representativas de ese 10,83% del capital.

No obstante, desde el fondo celebran a su manera el resultado. Kyle Mangini, director global de Infraestructuras de IFM Investors, asegura tener "muchas ganas de trabajar estrechamente con los accionistas de Naturgy para que la compañía ponga en marcha su último plan estratégico, lo que implica ayudar a convertir a Naturgy en un actor clave en la transición energética".

"Naturgy encaja perfectamente en la estrategia de IFM GIF de invertir a largo plazo en activos críticos con flujos de caja sólidos, recurrentes y regulados", apunta Mangini. 

A vueltas con el dividendo

También cita una de las últimas polémicas. El fondo recuerda que su entrada le convierte en uno de los principales accionistas de la empresa. "Como tal, apoyará activamente a Naturgy para contribuir a completar su visión a largo plazo que se basa en (...) una propuesta de dividendos prudente, en línea con la nueva política de reducción del dividendo incluida en el Plan Estratégico 2021-2025, o incluso potencialmente un dividendo menor si fuera necesario". 

Y es que, antes de conocer este resultado, Jaime Siles, vicepresidente del fondo australiano IFM -en una entrevista con elEconomista- aseguró que no dudarían en eliminar el dividendo si era mejor para la empresa. Unas declaraciones que no sentaron nada bien en el seno de Naturgy. Es más, ni 24 horas después, la española tuvo que salir al paso para recordar que había un plan estratégico presente y que cualquier cambio requería la aprobación del consejo. 

"Nuestra participación en Naturgy es otro ejemplo de cómo millones de miembros de fondos de pensiones, a través de IFM, pueden acceder a estrategias de inversión altamente diversificadas y a clases de activos a una escala que no podrían hacer solos", señala David Neal, consejero delegado de IFM.

Un culebrón empresarial

La operación ha sido compleja en su formulación y desarrollo. Según recuerda Servimedia, por un lado, la renuencia de los accionistas principales a facilitar la entrada del fondo dados sus planes o estrategia y, por otro, al tener que recibir el plácet del Gobierno por ser Naturgy empresa estratégica.

Así, la oferta la formuló IFM tras un acuerdo con CVC y GIP: Mientras Criteria ha reforzado su posición accionarial, por encima del 26%, a la vez que se posicionaba en contra de la decisión del fondo de revisar la política de dividendos y ajustarla en Naturgy.

La autorización de la OPA llegó tras el visto bueno del Gobierno a la operación, después de que IFM aceptara todas las condiciones requeridas por el Consejo de Ministros como mantener la sede y un dividendo prudente para continuar con las inversiones y no abordar desinversiones distintas a las incluidas en el Plan Estratégico 2022-2025 ni excluirla de bolsa o perder el control de las filiales que aseguren el transporte y distribución de energía en España.

Sin embargo, dichas condiciones estaban fijadas considerando el umbral del 17% que se había fijado para dar por exitosa la operación. Al estar la compra final alrededor del 10%, quizá IFM disponga de más margen cuando ejerza el derecho de voto en la compañía... o no.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud