Empresas y finanzas

El Santander supera expectativas y gana 3.675 millones hasta junio

  • El banco remodela la cúpula de Brasil y Sudamérica
  • Reitera su intención de abonar un dividendo del 40-50%
  • No espera la oposición del BCE para pagar la retribución

El Santander ha obtenido un beneficio de 3.675 millones de euros en el primer semestre de 2021, que contrasta con las pérdidas históricas del mismo periodo de 2020 por los ajustes en las filiales extranjeras, y se sitúa por encima de lo esperado por los analistas. La cifra supera también el desempeño de los seis primeros meses de 2019, cuando alcanzó 3.200 millones. El banco indica que el resultado ordinario fue de 4.205 millones de euros, un 153% más en euros constantes, sin considerar los costes de reestructuración del primer trimestre, de 530 millones.

Los ingresos del semestre ascendieron a 22.695 millones de euros, un 8% más que en el mismo periodo del año anterior en euros constantes (es decir, sin el impacto de los tipos de cambio), gracias al crecimiento de los volúmenes y los resultados en todas las regiones.

El margen neto de la entidad creció un 13% interanual en euros constantes, hasta los 12.318 millones, impulsado por un aumento de los créditos, en un 2% y los depósitos, en un 4% en euros. En términos corrientes, incluyendo el impacto de los tipos de cambio, este parámetro sube un 3,8%.

Con estos números, la rentabilidad sobre recursos propios del grupo que preside Ana Botín, se sitúa en el 9,53% en junio, aunque en niveles ordinarios, el ROE alcanza el 10,17%. De esta manera, la presidenta Ana Botín, señala que el banco está "en línea" de sobrepasar el objetivo de retorno al accionista para el conjunto del ejercicio.

Asimismo, reitera la intención de abonar entre un 40-50% del beneficio ordinario en dividendos, retomando así la política de retribución, una vez que el BCE ha levantado el veto a las remuneraciones de los socios. De hecho, se ha reservado ya 1.662 millones para una próxima distribución en capital, que supone un 50% del resultado.

El consejero delegado, José Antonio Álvarez, ha señalado que no cree que el BCE se oponga a esta política de dividendos, ya que espera que los test de estrés que se publicarán este viernes el banco "salga bien" como lo ha hecho en anteriores ocasiones debido a su fortaleza y recurrencia de ingresos. Además, ha avanzado que la decisión sobre el reparto y los calendarios se adoptarán previsiblemente en el consejo de septiembre, para que el primer pago con cargo a 2021 se efectúe en noviembre, como viene siendo habitual.

El Santander destaca que en Europa el beneficio casi se triplica con respecto al primer semestre de 2020, hasta 1.426 millones, y en Norteamérica, hasta 1.628 millones de euros, mientras que creció un 41% en Sudamérica, hasta 1.645 millones de euros. Asimismo, resalta que las ganancias en el segundo trimestre han ascendido a  2.067 millones, sin plusvalías ni saneamientos.

Hasta junio, el banco llevó a cabo unas dotaciones contra las cuentas de 3.753 millones, lo que supone un descenso del 46,6%. Hay que tener en cuenta que en 2020 la entidad realizó un esfuerzo de provisiones anticipadas para afrontar la pandemia. La entidad, incluso, ha liberado una pequeña cantidad de dotaciones en las filiales de Reino Unido y EEUU, por una mejora de las expectativas con respecto a las previstas el ejercicio pasado. Álvarez ha indicado que en las franquicias de Europa y España, en función de la evolución económica, podría verse un movimiento similar en los próximos tres o cuatro trimestre. "No se descarta", ha indicado el banquero, quien ha señalado, eso sí, que la situación es mucho más favorable de lo inicialmente estimado.

Otra de las claves de este desempeño es la eficiencia del grupo, después de los ajustes llevados a cabo en España y el impulso de la digitalización. El 52% de las ventas las realizó a través de canales remotos durante el primer semestre, frente al 44% del mismo periodo del año anterior, y el número de clientes digitales y móviles aumentó en más de cinco millones en los últimos doce meses.

Rial dejará el timón de Sudamérica

El banco, además de las cuentas, ha informado de los cambios en la cúpula de Brasil y el área regional de Sudamérica. Sérgio Rial, consejero delegado de la filial carioca y responsable del área subcontinental, será el nuevo presidente del consejo de administración de la división brasileña a partir de enero de 2022. Tras casi siete años, Rial dejará sus funciones ejecutivas en la franquicia y será reemplazado por Mario Roberto Opice Leão, que dirige el área de Banca de Empresas de Santander Brasil desde 2015.

Carlos Rey de Vicente, por su parte, será el nuevo responsable regional de Sudamérica del grupo. Actualmente es responsable de Finanzas de Santander Brasil y miembro de su comité de dirección. Trabajó previamente en la División América del banco, por lo que que tiene conocimiento de la región tras más de 20 años de experiencia en la región.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud