Empresas y finanzas

Los 'felices', los 'duros' y los 'inteligentes': quién es quién en la guerra de los supermercados de descuento en España

  • Primaprix ha multiplicado por 10 sus locales en solo cinco años
  • La rusa Mere ha recuperado el modelo austero del 'superdescuento'
  • Carrefour se ha embarcado en un proyecto de bajos precios con Supeco
Imagen: Dreamstime.

El tipo de supermercado de descuento, basado en ofrecer precios bajos, está en auge en España y es el utilizado por los nuevos operadores para hacerse un hueco en un sector de la distribución cada vez más competido, aunque con un modelo diversificado en tres categorías: el feliz, el duro y el inteligente. Dia, Aldi y Lidl tienen que competir con nuevos locales que buscan diferenciarse y apuestan por distintas estrategias.

Pese a que el sector de la distribución alimentaria en España está muy consolidado, con Mercadona como líder destacado, con un peso de las cadenas regionales sin parangón en el resto de Europa y con grandes multinacionales de reputación mundial, todavía quedan espacios que algunas enseñas ya están aprovechando.

El crecimiento de Primaprix, los planes de expansión de Sqrups, la irrupción de la rusa Mere, el éxito de Family Cash o la apuesta de Carrefour por Supeco son sólo algunos ejemplos de la agitación que vive un sector ya de por sí tremendamente competido.

Iñaki Espinosa (Sqrups): "Nosotros somos los únicos 'saldistas', el 100% de lo que vendemos tiene la fecha de consumo preferente a punto de vencer, o está descatalogado o procede de restos de campañas promocionales"

"Cuando parece que todo el tablero estaba repartido, de repente nos damos cuenta de que surgen nuevas propuestas que están llenando nuevos huecos. Y a algunos no los teníamos en cuenta ni los intuíamos", reconoce a EFE el responsable de distribución en la patronal Aecoc, Pablo de la Rica.

Los 'felices': Primaprix, Dealz y Sqrups

En el segmento del modelo feliz, happy discount, rivalizan tres enseñas con diferentes estrategias, pero que comparten una misma esencia: la búsqueda del chollo y las oportunidades entre primeras marcas. "Están centradas en precio, pero le dan una vuelta porque lo que proponen es sorprender y divertir. Sus tiendas invitan a entrar y echar un ojo, siempre tienen cosas nuevas y originales", explica De la Rica.

Según datos recogidos por el portal Retail Data, en sólo un lustro Primaprix ha multiplicado por diez su cifra de establecimientos (hasta los 123), Dealz lo ha quintuplicado (56) y Sqrups lo ha triplicado (49). "Tienen potencial para crecer más, y de hecho muestran una evolución positiva en ventas y todas parece que apuestan por expandirse", confirma De la Rica.

Mere, la cadena rusa de supermercados de descuento.

Primaprix -con matriz en Luxemburgo- promete descuentos de entre un 20 y un 30% en todos sus productos; la británica Dealz sigue una estrategia similar, aunque el "gancho" son sobre todo sus referencias a 1,50 euros; mientras que la española Sqrups se centra únicamente en aquellos alimentos "de liquidación" y los vende a precio de derribo.

"Nosotros somos los únicos 'saldistas', el 100% de lo que vendemos tiene la fecha de consumo preferente a punto de vencer, o está descatalogado o procede de restos de campañas promocionales. No tenemos un surtido permanente, cambia constantemente", explica el fundador de Sqrups, Iñaki Espinosa.

Su modelo se ha visto reforzado con la pandemia de coronavirus: "Antes venía sobre todo gente mayor, y ahora también acuden jóvenes que optan por un consumo responsable porque saben que somos la última oportunidad de dar salida a estos productos, si no acaban siendo destruidos (...). Así hemos crecido un 25% en facturación".

Los 'duros': Mere, Family Cash y Supeco

Cuando parecía que las tiendas con los artículos colocados en cajas y palés -para reducir costes- parecían haber pasado a mejor vida, varias cadenas están recuperando el formato superdescuento (hard discount) con relativo éxito.

La última en probar suerte es la rusa Mere, que acaba de estrenarse en España con un tipo de tienda extremadamente austero y espartano, con el objetivo de alcanzar un centenar de supermercados en cuatro años.

En esta misma línea se mueve también Family Cash, una cadena de hipermercados de tamaño mediano que cuenta con unos 25 establecimientos y que está generando polémica dentro del sector por sus bajos precios; hasta ahora ha aprovechado los cierres y desinversiones de otros de sus rivales para acelerar su expansión.

Prueba del renovado interés que muestran algunos consumidores por esta clase de cadenas es la apuesta de un gigante como Carrefour por Supeco, una enseña que ya cuenta con casi una treintena de establecimientos en España con los bajos precios por bandera y que ha triunfado en América Latina.

Los 'inteligentes': Lidl y Aldi

Hace no tantos años, las alemanas Lidl y Aldi también optaban por los palés, las cajas de cartón, apenas daban importancia al producto fresco... Pero ya no. En España han dado un giro de 180 grados y el movimiento les ha salido bien: ambas ganan cuota y meten miedo sus competidores. De hecho, Lidl ya ha dado el sorpasso a DIA para convertirse en la tercera cadena más importante del sector por cuota de mercado (supera el 6 %).

"Tienen una evolución magnífica. Ellos han pasado de 'hard' a 'smart discount' (descuento inteligente) al sumar nuevas capas de valor a su posicionamiento, que sigue basado en precio pero al que añaden la experiencia de compra o su apuesta por lo bio o la sostenibilidad", razona De la Rica.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
jmcurra
A Favor
En Contra

Estas grandes empresas con sus políticas de precios “a la baja” sin ningún tipo de control están arruinando sectores enteros en el tejido espa?ol. Leche, fruta , legumbres, conservas…. Están siendo arruinados. Destrucción de empleo y de tradicionales motores económicos de zonas de Espa?as abocadas a la ruina y abandono.

Puntuación 8
#1
alf
A Favor
En Contra

Lo que arruina a estos sectores es la política arancelaria de la UE, que es de 0 aranceles de lo que Alemania importa (altísimos a lo que exporta). Nos lanza a competir con el 3er mundo y sueldos de esclavitud. Eso sí los paneles solares chinos, más baratos y eficientes que los alemanes, bien gravaditos con aranceles. Pero está prohibido hablar mal de la UE. Respecto a los súper, Mercadona se ha inspirado mucho en los alemanes cuando aquí todavía eran incipientes y estaban solo en locales muy poco apropiados para el modelo de consumo español.

Puntuación 1
#2