Empresas y finanzas

Las hipotecas que ha dejado la pandemia: con tipos más bajos pero más difíciles de conseguir

  • El Banco de España refleja los cambios en el mercado de financiación
  • La incertidumbre económica en plena etapa de deshielo de operaciones
Foto: Dreamstime.

La pandemia de coronavirus ha modificado todos los sectores económicos. También, por supuesto, ha afectado al mercado de la vivienda y las fuentes de financiación para adquirirlas, como las hipotecas. Este producto, en concreto, ha sufrido una serie de cambios por el contexto económico que le hacen presentar una cara diferente respecto a marzo de 2020.

El informe del Banco de España sobre el impacto de la pandemia en el mercado de la vivienda explica que han sido dos las consecuencias más visibles en cuanto a las hipotecas: unos tipos de interés más bajos pero, a la vez, unas condiciones de acceso bastante más restrictivas.

El organismo informa de que, desde marzo de 2020, el tipo de interés sintético ha descendido 30 puntos básicos, hasta el 1,5%, lo que supone un mínimo histórico. El Banco de España lo atribuye a la política monetaria y financiera del Banco Central Europeo (BCE) y su plan de compra de deuda contra la pandemia.

Los datos del Banco de España corresponden a marzo de 2021, mes en el que se batió el récord de concesión de hipotecas de la última década, un 92% más que en 2020 y con un coste de 5.729 millones de euros. Señales positivas que apuntan a la recuperación de la demanda y que coinciden con la Encuesta de Préstamos Bancarios, que prevé un crecimiento de la demanda durante los próximos meses.

Esta encuesta, además, señala otra de las consecuencias de la pandemia en el mercado de hipotecas: el endurecimiento de los criterios de aprobación, que se mantendrán estables en esa subida, que se atribuye a la percepción de riesgos crecientes por parte de las entidades financieras, dado el momento de crisis económica a nivel global. El Banco de España explica que, en general, se debe al "deterioro de las perspectivas económicas generales y de la solvencia de los prestatarios".

En paralelo, esta encuesta asegura que las condiciones generales sí serían algo mejores "como consecuencia tanto de los menores costes de financiación y de la mayor disponibilidad de fondos como de la fuerte competencia existente en este segmento".

De hecho, la competencia entre entidades llevó a una guerra hipotecaria desde la desescalada tras el confinamiento por la pandemia en la que prácticas como las subrogaciones, la cancelación de contratos, rebajas en los intereses y el aumento de la publicidad propició y fomentó el 'robo' de clientes para aprovechar el deshielo en las operaciones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud