Empresas y finanzas

Norwegian tira la toalla con el bajo coste a América y deja sola a Level

  • Cierra el largo radio, eliminará 2.160 empleos y devolverá 86 aviones
  • Lleva a la quiebra parte de sus empresas para salvar el futuro del grupo
  • Busca más capital en el mercado y negocia el apoyo del gobierno noruego
Avión de Norwegian

Norwegian Air tira la toalla con el bajo coste a América, la gran apuesta de su fundador, Bjørn Kjos. El consejo de administración de la compañía ha aprobado cerrar el negocio de largo como parte del nuevo plan de supervivencia o reconstrucción que presentará ante la administración concursal de Irlanda, a la que se acogió a finales del año pasado después de que el gobierno de Noruega, con el que vuelve a negociar para ver si entra en su capital, se negara a darle un nuevo rescate.

La decisión, que persigue evitar la quiebra de todo el grupo y lograr un ebitda positivo a finales de año, implica la eliminación de al menos 2.160 puestos de trabajo en todo el mundo ligados al largo radio, 485 de ellos en España; la devolución o venta de 86 aviones y el cierre de siete bases en Europa y EEUU: El Prat, París Charles De Gaulle, Roma Fiumicino, Londres Gatwick, Los Ángeles, Fort Lauderdale en Florida y Nueva York. Así, la compañía pone fin definitivamente a su aventura en Barcelona, que arrancó en junio de 2017 con varias rutas a EEUU, y deja sola a Level, la compañía de largo radio y bajo coste que creó IAG para competir cara a cara con Norwegian y que puso en marcha ese mismo mes. No hay que olvidar que en 2018 la dueña de Iberia entró en el capital de la noruega y lanzó una oferta por el grupo para crecer en este segmento.  

La decisión afecta a 485 empleos en España, donde trabajan 1.285, que están en ERTE tras el covid-19

El holding que ahora dirige Luis Gallego ha ido cerrando varias filiales de Level desde que estalló la crisis del coronavirus (el corto radio de Austria y el largo radio desde Francia) pero ha mantenido con vida la operación desde la Ciudad Condal para evitar dejar la plaza libre a Norwegian y el lunes anunció ofertas para volar a Argentina, Chile o EEUU en 2021 desde 99 euros. Debido a la complicada situación de la pandemia, fuentes del sector ponen en duda la continuidad del negocio de Level desde Barcelona y la viabilidad del largo radio de bajo coste, que ya fue desapareciendo poco a poco antes del covid-19 (Air France -Joon- y Lufthansa -Eurowings- cerraron sus rutas). En este punto, cabe recordar que Norwegian eliminó en 2019 el largo radio desde Madrid y que fue reduciendo su operativa dentro del plan de reestructuración previo a la pandemia. 

La determinación de cerrar el largo radio, que esperaba reactivar en el segundo trimestre de 2021, implica la quiebra de las compañías del grupo que están vinculadas a este negocio: NAR Limited, que contrata a los pilotos y tripulantes de Italia e Irlanda; NAR UK, que engloba a los de Reino Unido y NAR US, que contrata a los TCP de Estados Unidos. En España, la filial, que ya está en concurso, contrata al personal de corto y largo por lo que ahora se despedirá a los TCP y pilotos vinculados a esta operativa. La firma noruega puede hacer esta quiebra parcial y ordenada porque tiene los negocios de corto y largo separados en dos estructuras diferentes.

Además de dejar de volar a América, un proyecto del que la compañía había hecho bandera, la futura Norwegian será mucho más pequeña que la previa a la crisis y que la prevista tras el primer rescate y reestructuración. Así, el consejo de administración prevé operar sólo en Europa con 50 aviones en 2021 y 70 en 2022, lo que implica menos de la mitad de los 156 con los que cerró diciembre de 2019 y un 40% menos de los 110 previstos en la reestructuración de abril. En concreto, tiene previsto deshacerse de 37 Dreamliner (787) y de 49 aviones 737, de los que 18 son MAX (la compañía ya canceló el pedido y denunció a Boeing para reclamar una indemnización por tenerlos en tierra). El ajuste de la red de corto radio, que apostará por el mercado escandinavo, implicará una reducción de plantilla adicional en toda Europa pero la compañía aún no ha calculado el impacto que tendrá en el empleo y qué otras bases de corto se cerrarán. "No se ha informado de cuántos trabajadores se verán afectados ni cómo será el reparto de esos aviones entre las bases de España y Noruega", explica el sindicato USO, que tiene una reunión esta tarde con la compañía.

La nueva operativa se centrará en Escandinavia y la red europea y tendrá una flota de 70 aviones en 2020

De los 50-70 aviones que Norwegian espera operar entre finales de 2021 y 2020, actualmente opera solo ocho en el mercado doméstico escandinavo. Tras levantarse el primer estado de alarma en verano, la compañía reabrió alguna ruta europea pero la volvió a cerrar el aumento de los casos de covid-19 y las restricciones a la movilidad.

Más capital y reducir deuda

El objetivo de la empresa es reducir su deuda total a unos 20.000 millones de coronas noruegas (1.940 millones de euros) desde los 48.523 millones de coronas (4.712 millones de euros) con los que cerró el tercer trimestre de 2020 y prevé recaudar hasta 5.000 millones coronas (485 millones de euros) de nuevo capital mediante una emisión de derechos restringida a los actuales accionistas, una colocación privada y un instrumento híbrido de deuda. "La compañía ya ha recibido un interés en participar en una colocación privada y ha reiniciado recientemente un diálogo con el gobierno noruego sobre la posible participación estatal en base al plan de negocios actual", asegura la compañía en un hecho relevante. El plan, por el que cierra el largo radio y trata de vender o devolver parte de la flota, debe ser aceptado por el proceso Negociación de Examinación y Reconstrucción. 

"La compañía ha recibido un interés en participar en una colocación privada y ha reiniciado un diálogo con el gobierno noruego sobre la posible participación estatal"

Según el plan presentado, los accionistas actuales poseerán aproximadamente el 5% de las acciones de la compañía después de la reconstrucción. Además, se ofrece a los accionistas participar en una oferta de derechos de hasta 400 millones de coronas noruegas. Se estima que los acreedores deteriorados de Norwegian poseen aproximadamente el 25% de las acciones de la compañía tras la reconstrucción, como compensación por su participación en la reducción de la deuda, mientras que los nuevos inversionistas (tanto en la emisión de acciones como en el nuevo instrumento híbrido) mantendrán, directamente o indirectamente, aproximadamente el 70% de las acciones.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Obrero de Derechas.
A Favor
En Contra

donde estan los q decian q habia q subir impuestos a las aerolineas q contaminan mucho?

Puntuación 10
#1