Empresas y finanzas

El plan de BBVA en Turquía choca con el BCE

  • La intención del banco es comprar todo Garanti pese a los avisos
Carlos Torres y Onur Genç, presidente y CEO de BBVA

BBVA contará con más de 7.100 millones de exceso de capital una vez culmine la venta de su división bancaria de Estados Unidos. Un dinero cuyo destino aún no está decidido una vez que el grupo ha fracasado en su intento de hacerse con el Sabadell. La intención de la entidad de origen vasco es reforzar su presencia en Turquía, adquiriendo el 50% que aún no posee de su filial Garanti, pero este proyecto liderado por el consejero delegado, Onur Genç choca con el BCE. El organismo supervisor no ve con buenos ojos este proyecto por los riesgos que supone el mercado otomano y por las malas relaciones entre la Unión Europea y el régimen de Erdogan, aunque "todavía no ha discutido ningún plan de futuro con la entidad".

La pandemia ha exacerbado los problemas por los que atravesaba ya la economía del país del Bósforo y ha profundizado la caída de la lira frente al dólar y el euro hasta mínimos históricos en los últimos meses. Un descenso que apenas se ha contenido con la subida de tipos de interés en dos ocasiones.

Desde 2018 Turquía se ha convertido en un foco de incertidumbre para BBVA, pero sus directivos aún confían en una recuperación. Ha invertido 7.000 millones y su hoja de ruta pasa por desembolsar más de 2.000 millones en los próximos meses, además de otros tantos para reforzar su base de capital ante la subida de morosidad.

Los resultados de tal aventura son por el momento bastante ruinosos, ya que acumula pérdidas latentes de casi 5.000 millones. Estos números rojos, que podrían quedarse cortos si no se produce una reactivación, son un factor determinante para que el BCE intente frenar en seco el proyecto de Genç, validado por el presidente Carlos Torres, de colocar más dinero en Garanti.

Fuentes oficiales resaltan que "el banco se siente cómodo con su posición actual", dando a entender que no habrá un adquisición por las acciones que aún no están en sus manos, pero fuentes de toda solvencia han venido insistiendo en la última semana que fue una razón de peso para que la cúpula rechazara seguir con las negociaciones con el Sabadell y elevara su oferta inicial. En la cúpula de BBVA se ha preferido apostar por Turquía en vez de crecer en España con la absorción del grupo catalán.

Advertencias

La postura del BCE es bien conocida por la dirección. De hecho, desde hace tiempo viene advirtiendo de los riesgos que supone Turquía, al igual que otros mercados emergentes. Tras el estallido de la pandemia, el organismo regulador ha llegado a advertir que, a diferencia de lo ocurrido en la pasada crisis, en estos momentos la presencia de bancos en este tipo de economías añade incertidumbre. Entre 2008 y 2013, la diversificación fue una gran fuente de ingresos para que las entidades multinacionales salieran victoriosas del colapso, pero ahora se ha convertido en un problema añadido, ya que el coronavirus ha infectado a todos los rincones del planeta.

El plan de aumentar su peso en Garanti, si finalmente sale adelante, no sucederá hasta, al menos, la segunda mitad de 2021, que será cuando BBVA recaude 9.700 millones de la desinversión de su negocio en Norteamérica. Será entonces cuando decida continuar con sus objetivos a pesar de las reticencias manifestadas por el supervisor europeo.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

aeiou
A Favor
En Contra

Repito, que Turquía es un pozo sin fondo, ¿cuantos millones ha perdido ya el BBVA en Turquía?, y además no es un pais serio ni confiable.

Si no saben que hacer con el dinero obtenido por la venta de su división en USA, mejor que lo repartan a los accionistas antes de tirtarlos por la borda en Turquía

Puntuación 4
#1