Empresas y finanzas

Brookfield pone a la venta las plantas termosolares de Saeta en España

  • Es uno de los pocos sectores resilientes durante la crisis del coronavirus
Foto: Archivo.

El fondo canadiense Brookfield ha puesto a la venta el negocio termosolar de Saeta Yield, la antigua filial de renovables de ACS, en España, según han confirmado diferentes fuentes financieras a elEconomista. La operación estaría valorada en más de 400 millones de euros. Según las mismas fuentes, este paquete de activos ha despertado el interés de varios fondos de infraestructuras como Cubico, Contour Global o Q-Energy, entre otros. La operación está siendo asesorada por Bank of America Merrill Lynch (BofA).

xEn concreto, el perímetro de la transacción incluye las siete instalaciones termosolares que tiene Saeta en España, ubicadas entre Badajoz y Ciudad Real, que suman una capacidad conjunta cercana a los 350 MW. Fuera de la operación quedaría todo el negocio eólico que Saeta Yield tiene en España, Portugal y Uruguay. Cabe recordar que el fondo canadiense adquirió estas instalaciones termosolares como resultado de la OPA que lanzó en febrero de 2018 por el 100% de Saeta Yield, el negocio de renovables de ACS y el fondo estadounidense GIP, a través de su vehículo Terra Form.

Saeta cotizaba en bolsa desde 2015, cuando la constructora presidida por Florentino Pérez colocó el 51% al tiempo que vendía el 24% a GIP para ampliar su alianza. Brookfield desembolsó por todo el negocio de Saeta Yield en torno a 1.200 millones de euros. En aquel momento, la filial de renovables de ACS y GIP contaba con 1.028 MW en activos verdes, que amplió el pasado año tras comprar otras dos plantas termosolares al estadounidense CSP con 50MW.

No solo los fondos enfocados en el negocio de las infraestructuras estén ganando peso en este sector

El lanzamiento de esta desinversión, que arrancó después del verano, llega en un momento en el que un importante número de inversores financieros quiere desembarcar o aumentar su peso en el negocio de las renovables españolas, y más concretamente en la energía termosolar. Por ejemplo, Q-Energy compró hace escasas semanas Torresol, las centrales termosolares de Sener y Masdar, imponiéndose en la puja al británico Contour Global. Q-Energy también acaba de cerrar la compra de la instalación termosolar de Ence en Puerto Llano (Ciudad Real).

Otra de las firmas más interesadas en este tipo de activos es Cubico, fundada en el año 2015 por el Santander –que salió al año siguiente– y los fondos de pensiones canadienses Ontario Teachers' (OTPP) y PSP Investments, que también ha realizado varias adquisiciones en España en este nicho de mercado.

Apetito por la energía limpia

Este proceso llega en un momento en el que el apetito de los inversores por las energías renovables españolas se encuentra en máximos históricos, al calor de una regulación que las favorece y con un Gobierno que se posiciona como firme defensor de la descarbonización de la economía. A esto hay que añadir que es uno de los pocos sectores económicos que se han mostrado resilientes en plena pandemia del coronavirus.

En este contexto no es de extrañar que no sólo los fondos enfocados en el negocio de las infraestructuras estén ganando peso en este sector, sino que cada vez es más frecuente que compañías energéticas tradicionales estén reenfocando su estrategia hacia este tipo de activos, como es el caso de Repsol, Naturgy o Iberdrola.

La venta de las instalaciones termosolares de Saeta Yield en España –que se cerrará previsiblemente entre finales de este año y principios de 2021, según las mismas fuentes– se suman a una larga lista de operaciones en la industria de las energías limpias en España que se han cerrado en los últimos meses (como la compra del 50% de X-Elio –el antiguo negocio fotovoltaico de Gestamp y KKR–, que acabó en manos del propio Brookfield el pasado 2019).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin