Empresas y finanzas

La morosidad pega el primer susto a la banca en marzo, que pierde 254 millones en España

  • Los impagos de créditos rompen la racha bajista y suben en 300 millones
  • Las entidades realizan provisiones superiores a los 3.000 millones para el negocio en nuestro país
Diferentes sucursales bancarias

La morosidad es uno de los grandes problemas a los que se va a enfrentar la banca en los próximos años como consecuencia de los efectos del coronavirus. En marzo, primer mes de la pandemia, el sector financiero español rompió la racha de reducción de impagos y sufrió el primer susto. Éste fue limitado, de 300 millones, pero según los expertos y las propias entidades, lo significativo está por llegar, cuando los hogares y las empresas se vean asfixiadas.

Según los datos del Banco de España, los préstamos de dudoso cobro escalaron en 57.340 millones de euros, lo que supone una tasa del 4,8%. Los bancos, para hacer frente al aluvión de insolvencias, ya han comenzado a realizar provisiones extraordinarias, que están drenando su cuenta de resultados. Las cifras del organismo supervisor reflejan un aumento de las dotaciones de las entidades por su negocio en España de unos 3.100 millones, de los cuales 1.000 millones están asignadas para deterioros de los préstamos concedidos.

Este aumento de las provisiones, unido a la menor actividad y los tipos negativos, ha llevado al sector en nuestro país a declarar pérdidas en marzo, de 254 millones de euros. Hay que tener en cuenta que uno de los grandes grupos, BBVA, publicó números rojos históricos, aunque estuvieron vinculados más a su actividad en Estados Unidos.

Un estudio de la firma de consultoría estratégica Bain & Company sobre el impacto del coronavirus en el crédito del sistema bancario europeo, indica que existe el riesgo de que la crisis sanitaria provocada por la pandemia pueda derivar en una crisis de solvencia financiera más rápidamente que en recesiones anteriores.

Una de sus principales conclusiones indica que la recesión económica que vendrá con el COVID-19 podría tener un efecto "severo en los niveles de morosidad". En España, debido a la caída esperada del PIB (de entre un 9,5% y 12,4% según las últimas estimaciones del Banco de España), en 2020 tendremos entre 2 y 3 veces más volumen de nuevo crédito impagado del que tuvimos en 2009, lo que implicará tasas de entre el 5% y el 7%, y podría alcanzar un 10% en el caso de crédito a empresas hacia final de año. En su escenario central, calcula financiación insolvente de entre 50.000 y 60.000 millones, una cantidad que alcanzaría los 90.000 millones en el caso más extremo.

Los analistas de Barclays también estimaron una subida de un 67% de la morosidad en el sector español como consecuencia de la caída de la economía por la pandemia en los próximos ejercicios, lo que supone incrementos de impagos de unos 50.000 millones.

Según un informe de Crédito y Caución e Iberinform, dos de cada tres empresas tienen ya contabilizados en sus cuentas de resultados morosidad por la falta de pago de sus clientes y el 10% afirma que corre el riesgo de sufrir por dicho impacto.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Nicaso
A Favor
En Contra

Si se penalizase como es debido al moroso no ocurrirían estas cosas. No sé porque la banca tiene que cargar con este mochuelo. Que no preste a quien no tiene suficientes garantías, al insolvente que le preste el Estado si ese es su empeño. La banca parece ser una marioneta del gobierno de turno para sacarle las castañas. Despues le pasa la cuenta a los invitados de turno, o sea sus accionistas.

Puntuación 0
#1
Que se le va a hacer
A Favor
En Contra

Se acabo, quien da los millones?

Puntuación 4
#2