Empresas y finanzas

Las hoteleras piden una moratoria en el pago de los alquileres vía decreto

  • Negocian con los propietarios que participen en los beneficios futuros a cambio de rebajas o suspensiones
Antonio Catalán, presidente de AC Hotels by Marriott.

Más allá de las necesidades de mayores avales y de facilidades para poder aplazar los pagos de las cotizaciones a la Seguridad Social y a Hacienda, las cadenas hoteleras quieren que el Gobierno las ayude a abordar uno de los caballos de batalla que enfrentan como consecuencia de la crisis sanitaria por el coronavirus y el cierre casi total de la actividad: el alquiler de los establecimientos. En esta línea, las compañías plantean que al igual que ha hecho con las hipotecas o el arrendamiento residencial, el Ejecutivo respalde al sector en el mismo sentido y regule, mediante Real Decreto Ley, una moratoria para el pago de las rentas, que suponen uno de sus principales gastos recurrentes.

En un contexto de ingresos prácticamente cero, todos los grupos están negociando con los dueños de los hoteles la reducción o, incluso, la suspensión de las rentas de los contratos en el periodo impactado por el Covid-19, no sólo durante el estado de alarma y mientras permanezcan cerrados los establecimientos, sino también, según el caso, durante el periodo de recuperación de la crisis. En el marco de las conversaciones, está sobre la mesa la posibilidad de que los propietarios perdonen los pagos ahora a cambio de participar en los beneficios futuros de los hoteles.

En general, las grandes compañías del sector consultadas destacan la elevada cooperación por parte de los propietarios, entre los que figuran fondos de inversión internacionales, family offices, socimis y particulares, para llegar a acuerdos y evitar que se llegue a una situación de litigiosidad cuya resolución se dilataría, presumiblemente, más allá de esta crisis. No obstante, la estrategia de la mayoría de ellas es analizar y negociar la situación de cada hotel con cada propietario.

"En ningún caso estaríamos hablando de quitas, sería un aplazamiento del pago de las rentas hasta finales de año, y la deuda se abonaría a lo largo de los 24 meses siguientes"

Pero, al margen de las negociaciones privadas, en el sector hotelero consideran que el Gobierno debe respaldar al sector y regular mediante Real Decreto Ley, al igual que ha hecho con el alquiler residencial, el pago de las rentas. "Entiendo que el alquiler de viviendas es un tema más urgente y social que el nuestro, pero una vez solucionado debería trabajar en un marco que regule nuestra problemática", explica Antonio Catalán, presidente de la cadena hotelera AC Hotels by Marriott.

Así, el empresario considera que el Ejecutivo debería aprobar una moratoria de nueve meses para los establecimientos hoteleros. "En ningún caso estaríamos hablando de quitas, sería un aplazamiento del pago de las rentas hasta finales de año, y la deuda se abonaría a lo largo de los 24 meses siguientes. Asimismo, en caso de que el hotel genere beneficios antes, estos deberían destinarse al pago de la renta", explica el empresario.

Catalán cree que es "muy importante ayudar a un sector que supone alrededor del 12% del PIB y acapara el 13% de la mano de obra de este país". "Si se hacen las cosas bien, la industria turística no sufrirá tanto", considera el empresario.

"Es posible que dicha solicitud de carencia o de bonificaciones se prolongue más allá de la finalización del periodo de alarma"

El fondo Blackstone, que se ha convertido en mayor propietario hotelero de España, con una cartera de más de 17.000 habitaciones, explica a este medio que están "hablando con todos nuestros clientes/cadenas para buscar la mejor fórmula para garantizar el buen funcionamiento del hotel después de la situación de emergencia actual".

El caso del fondo americano no es el único. En este sentido, Miguel Vázquez, Managing Director Hotels en Colliers International Spain explica que en los contratos de arrendamiento "en los que el riesgo y ventura de la explotación hotelera recae principalmente en el operador y no tanto en el arrendador, la medida inmediata a aplicar por las cadenas, al menos mientras se mantenga el cierre de los hoteles, será solicitar carencias (incluso algunos operadores estarán tentados de solicitar condonaciones) de renta a los propietarios de hoteles, con especial incidencia en aquellos casos en los que el componente fijo de la renta vs el variable sea significativo".

Asimismo, el directivo cree que "es posible que dicha solicitud de carencia o de bonificaciones se prolongue más allá de la finalización del periodo de alarma en la medida que la recuperación de la actividad a partir de dicho momento será lenta y gradual, siendo incluso posible que, en las primeras semanas posteriores al control del Covid19, no sea económicamente viable para algunos operadores hoteleros la apertura de los establecimientos, particularmente si tienen que hacer frente al pago de una renta fija".

El mayor problema, por tanto, lo enfrentan en el caso de los hoteles que operan bajo régimen de alquiler

Las grandes cadenas hoteleras españolas operan sus hoteles, en la mayoría de los casos, bajo cuatro modalidades: arrendamiento, propiedad, gestión y franquicia. En el caso de la gestión para terceros, ante el hundimiento de los ingresos por el cierre de los establecimientos, las empresas dejan de pagar el canon, salvo que el contrato establezca un mínimo. El mayor problema, por tanto, lo enfrentan en el caso de los hoteles que operan bajo régimen de alquiler. El peso de estos varía en función de la compañía, pero a raíz de la crisis financiera de 2008 ha incrementado significativamente en los últimos años.

NH Hotel Group cuenta con 368 hoteles y 57.466 habitaciones en todo el mundo. De ellos, 230 alojamientos (el 62,5%) y 35.000 habitaciones (el 60,9%) son en alquiler. En España suma 126 establecimientos y 16.363 habitaciones, con 81 (el 64,3%) y 10.448 (63,9%), respectivamente, bajo la modalidad de arrendamiento.

Mientras, Meliá Hotels International cuenta con 326 hoteles en el mundo, de los que el 33% son en alquiler, el 40% bajo gestión, el 14% en propiedad y el 13% en franquicia. En España tiene 138 hoteles.

Por su parte, Barceló Hotel Group tiene el 25% de sus 253 hoteles en alquiler. Del total, en España cuenta con 65 alojamientos. Iberostar suma 120 hoteles en 19 países, de los que 50, ubicados en Europa, están bajo régimen de arrendamiento o gestión.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0