Empresas y finanzas

Oliu (Banco Sabadell) da marcha atrás: "Hoy por hoy no contemplamos una fusión"

  • El presidente de la entidad dice que no ve con buenos ojos un impuesto a la banca
  • Señala que un Gobierno no debe inmiscuirse en operaciones de integraciones
  • Dice que dejará el grupo "en buenas manos" tras su marcha
El presidente del Sabadell, Josep Oliu.

De abrirse a fusiones a tratarse de palabras malinterpretadas. El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, aclaró este viernes que la entidad no busca ninguna fusión específica. Hace tan solo una semana, el banquero era noticia al asegurar en un encuentro en la Cámara de Comercio de Sabadell (Barcelona) que el banco estaba abierto a fusiones. "Quizá sí, ya se verá", comentó abriendo la puerta a una operación corporativa. Sin embargo, el presidente del grupo financiero quiso matizar en esta ocasión sus palabras. "Yo dije que, en un entorno de bajos tipos de interés, la reacción de todos los bancos es buscar formas de optimizar costes y, en este entorno, las fusiones no son descartables", señaló. "Pero nosotros, hoy por hoy no contemplamos ninguna fusión específica, ni la de Bankia", añadió Oliu. Además, señaló que las fusiones son un tema bancario y de los accionistas y, por tanto, no contempla que, independientemente del partido político que gobierne, vayan a interferir en ellas.

El banquero destacó que, en la actualidad, el Sabadell está centrado en reducir costes (cerrará 145 oficinas en España este año y prevé prescindir de 400 empleados en su filial británica), en invertir para acelerar su transformación digital y en avanzar en el negocio de TSB y México. Precisamente, sobre TSB, donde hace ya un año apuntó a una posible venta de la filial a medio plazo, Oliu se desdijo al asegurar que no contempla "en absoluto" una venta. El presidente del grupo aseguró que la filial está estabilizada con un equipo renovado al que dan soporte y confían en que el nuevo plan estratégico de TSB se materialice y permitan que la entidad británica continúe de forma autónoma.

Respecto a la posibilidad de que el Gobierno lleve a cabo la propuesta de Unidas Podemos de imponer un impuesto específico a la banca o aplicar subidas a los ya existentes, Oliu fue muy claro: "No vemos con buenos ojos tasas de impuestos diferenciales". A su juicio, todas las empresas deben tener los mismos impuestos y, en el caso de que se pretenda aumentar la presión fiscal a la banca, debe hacerse en consonancia con el resto de la Unión Europea puesto que, en caso contrario, las distorsiones que pueden crear en el mercado pueden ser malas para nuestro país. "Por tanto, no creo que vaya a haber ninguna medida que discrimine a nuestro sistema financiero frente al de la UE, pero hace falta precisarlo", señaló.

El consejero delegado, Jaime Guardiola, señaló durante la rueda de prensa para presentar los resultados de 2019 que existe un límite para cobrar por los depósitos sino que se basan en el concepto de "la tesorería ociosa", es decir, aquella que está parada es a la que se le pretende aplicar un saldo negativo. Según Guardiola, el banco ya ha cobrado 3.700 millones por los depósitos de grandes clientes, sin embargo, esta regla no se aplica al mundo de los particulares donde los depósitos son más pequeños y es más complicado actuar sobre ellos.

El banco cerró el ejercicio 2019 con un beneficio neto de 768 millones de euros, un 134% más que un año antes. La venta de la gestora de activos inmobiliarios, la promotora y la gestora de fondos (estas dos últimas operaciones a falta de cerrarse) han permitido al banco reforzar su capital hasta situar el ratio en el 12,1%, objetivo que el Sabadell quería lograr para este año. No obstante, según Oliu, la entidad no descarta seguir haciendo desinversiones de los negocios no bancarios del grupo.

Brexit

Sobre el Brexit, Oliu aseguró que, pese a la salida de Reino Unido de la Unión Europea, el nivel de incertidumbre ha bajado respecto a hace un año y ahora hay que ver como se negocian los diferentes acuerdos comerciales. "Desde nuestro punto de vista, lo debemos contemplar cómo puede afectar a las tasas de crecimiento y progresión de la economía de Reino Unido", dijo.

Preguntado por su sucesión al frente del banco (tiene 70 años), no ha querido hablar de fechas, pero aseguró que, tras su marcha, quiere dejar un buen gobierno corporativo para el banco y una rentabilidad y solvencia adecuada. "Sobre todo, lo pienso dejar en buenas manos", finalizó.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Jur liquidese como el Banco populsr
A Favor
En Contra

Botina ahorra 1 euro.



Pronto te vas a quedar el sab por 1 euro.



Oliu vete ya que acabas como Ron.

Puntuación 0
#1