Empresas y finanzas

No sólo depósitos: Bankia cobra a las empresas por las cuentas corrientes

  • Empieza a trasladar los tipos negativos a todo el dinero de estos clientes
  • La medida se aplica de manera limitada y selectiva

Bankia da un paso más en la estrategia del sector para compensar los tipos negativos y ha comenzado a cobrar a las empresas por todo su dinero, al establecer tasas bajo cero también a las cuentas corrientes o a la vista.

Hasta ahora, la entidad como el resto de competidores, había fijado intereses negativos por los depósitos a plazo y, sobre todo, aquellos con periodos de vencimiento cortos. Pero, la medida genera pocos ingresos adicionales para poder aliviar el lastre de la política monetaria impulsada por el BCE, que está provocando fuertes caídas de los márgenes, ya que el grueso del ahorro o liquidez de las sociedades no financieras está guardado en cuentas con libre disposición de movimientos.

Bankia no cobrará a todas las empresas ni por todas las cuentas a la vista, sino que de momento limita esta práctica a las posiciones no activas y de manera selectiva, es decir, aquellas no son utilizadas por los clientes poco vinculados y que no tienen como finalidad el pago proveedores o las nóminas de los empleados. Además, dará la oportunidad de reducir o eximir este gasto con la contratación de otros productos.

En junio, el grupo liderado por José Ignacio Goirigolzarri, contaba con unos 18.000 millones de euros en cuentas corrientes abiertas por sociedades no financieras frente a los 2.000 millones en depósitos a plazo. De esta manera, con un cobro de hasta el 0,5% que exigirá el BCE a la banca por guardar sus excesos de liquidez (sin contar los descuentos por tramos), Bankia podría obtener unos ingresos extra de hasta 90 millones.

La dirección ya ha comunicado a los gerentes de empresas que trasladen las nuevas condiciones a sus clientes, según fuentes sindicales, a los que ha enviado una banda de precios para que cada uno de ellos tenga libertad de actuación en función de la vinculación.

Tendencia sectorial

Todos los bancos están adoptando medidas para poder mejorar los resultados en esta coyuntura de tipos negativos hasta 2022 o 2023 tras la última reunión del BCE. CaixaBank, por ejemplo, ha abierto la posibilidad de extender el cobro a todos los depósitos de las compañías con poca vinculación y que no generan comisiones, según avanzó a los analistas en una reunión del pasado miércoles. Estas libretas alcanzan un volumen cercano a los 40.000 millones, por lo que la entidad de origen catalán podría ingresar hasta 200 millones de aplicar a todo este montante un interés negativo del 0,5%.

Desde enero la banca cobra un tipo medio de 0,15% por los depósitos de nueva contratación a plazo, según los datos del Banco de España, unos intereses que empiezan a extenderse a todo el ahorro o exceso de recursos en el mundo corporativo. En julio, la tasa se situaba en el 0,09%, la segunda más elevada de toda la Unión Europea tras el 0,23% de Luxemburgo.

A día de hoy las entidades descartan de plano ampliar los tipos negativos a las familias o los particulares por el efecto que podría generar. El BCE, además, ha desaconsejado al sector a que lo haga porque conllevaría una fuga de dinero, ya que los hogares retirarían sus ahorros de las cuentas o los depósitos, además de dañar más la reputación sectorial.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud