Economía

Mario Draghi, presidente del BCE, reconoce que los últimos datos económicos muestran una "debilidad superior a la esperada"

  • "No tengo una bola de cristal, pero espero que Italia y la UE se entiendan"
  • "Italia debe cumplir los principios constitucionales que rigen Europa"
  • Los tipos seguirán en el 0% al menos hasta el verano de 2019

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), ha asegurado que la economía sigue fortaleciéndose de forma general, aunque "los nuevos datos que están entrando son más débiles de lo esperado". Aún así, las presiones inflacionarias mantienen su tendencia al alza. El italiano también ha destacado que están dispuestos a usar "todos los instrumentos a disposición hasta que la inflación alcance el objetivo (2%) de forma sostenible".

"Las incertidumbres como el proteccionismo, los mercados emergentes y la volatilidad en los mercados financieros siguen siendo importantes", ha vuelto a destacar el presidente de la institución. | Lea aquí el discurso inicial de Mario Draghi.

Por todo ello, la política monetaria debe seguir manteniendo una postura expansiva y acomodaticia a medio plazo (bajos tipos y reinversiones de la deuda que venza en el balance del BCE una vez el organismo finalice su programa de compras a finales de este año). Además, Draghi asegura que "estamos dispuestos a usar todos los instrumentos hasta que la inflación alcance su objetivo de forma sostenible", ha señalado el banquero italiano.

Tras estos comentarios, el euro ha perdido fuerza y ha comenzado a depreciarse contra el dólar hasta perder los 1,14 dólares. La caída, por ahora, es limitada y no supera el 0,15%.

Los salarios se mueven

Por la parte positiva, Draghi cree que los salarios por fin están repuntando y apoyando el consumo. A pesar "de que estamos en un momento de debilidad... esto no es suficiente para cambiar el escenario principal de crecimiento". 

Los salarios bajo negociación se están incrementando en varios países clave, mientras que el mercado laboral es cada vez más estrecho. La tasa de paro en la Eurozona se encuentra en mínimos desde 2008 y la previsión es que siga descendiendo. Aún así, la política monetaria seguirá "siendo muy acomodaticia hasta que la inflación alcance de forma sostenible en el medio plazo el objetivo".

Por todo ello, se espera que la inflación subyacente prosiga escalando hasta el 1,7% en en 2019 y hasta el 1,9% en 2020. Este indicador analiza la tendencia de los precios sin tener en cuenta la energía y los alimentos sin procesar, por lo que los bancos centrales suelen tenerlo como gran referencia para el objetivo de inflación, que está cerca pero ligeramente por debajo del 2%.

La rebeldía de Italia

En lo que respecta al enfrentamiento entre Bruselas y Roma por el objetivo de déficit, Draghi ha comentado que "no tiene una bola de cristal" para saber qué va a pasar en los mercados en el futuro y en las negociaciones entre Roma y Bruselas, pero "espera que ambos lleguen a un acuerdo sobre el presupuesto".

Después de que la UE diera esta semana el paso sin precedentes de rechazar los presupuestos de Italia, la escalada de la lucha política entre ambos bloques también está en la agenda del banco central, aunque por ahora todos los miembros del Consejo de Gobierno han declarado que el BCE no tiene un objetivo concreto sobre un país, sino sobre un área económica.

Aún así, "los riesgos de contagio son muy limitados por ahora". El final del programa de compras de activos es una decisión que se toma mirando a la Eurozona en su conjunto, no es una "medida concreta contra un país u otro". La 'muerte' del QE puede acrecentar la tendencia al alza del interés que paga el bono italiano, lo que echaría más leña un fuego que ya crepita con intensidad.

Ante la fuerte subida que ha experimentado la rentabilidad de la deuda soberana italiana y el peligro que corren los bancos de ese país (tienen grandes cantidades de bonos italianos en sus balances), el presidente del BCE ha dejado entrever que la solución es que "respeten los principios constitucionales de la Unión Europea y que Italia debe realizar políticas que reduzcan el rendimiento de su deuda".

El Brexit y la unión monetaria

Ante la falta de acuerdo y la cercanía del fin del plazo establecido para llegar a un entendimiento entre Londres y Bruselas, Draghi ha reconocido que "el sector privado debería prepararse para un Brexit duro... yo no lo llamaría un gran riesgo para la estabilidad financiera, sino más bien una incomodidad financiera". 

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, tras ser preguntado por la decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas, ha señalado "que el BCE no habla sobre decisiones judiciales".

Como comentario general, el banquero italiano ha insistido en que "nuestra unión monetaria continúa siendo frágil por lo menos hasta que se termine de completar, aún falta por terminar la unión bancaria... necesitamos grandes cambios en los parlamentos nacionales y en Europa, nosotros no conducimos los acontecimientos políticos en la Eurozona, sólo somos parte de ella".

Los tipos se mantienen

En los aspectos puramente técnicos, el BCE ha mantenido el tipo de interés principal al que presta a los bancos el 0% y el fin de las compras de deuda para diciembre de este año. Tras la reunión de su Consejo de Gobierno, el BCE también ha informado de que continuará cobrando a los bancos un 0,4% por el exceso de sus reservas a un día (facilidad marginal de depósito) y que seguirá prestando a un día al 0,25% (facilidad marginal de crédito).

Además, la institución ha incidido en su comunicado en que los tipos se mantendrán estables por lo menos hasta el verano de 2019. La primera subida de tipos se producirá, presumiblemente, en la facilidad marginal de crédito. 

En lo que se refiere al programa de compra de activos, el comunicado explica que el ritmo mensual será de 15.000 millones de euros y que este programa mantiene su fecha de caducidad en diciembre de este año.

No obstante, aunque esto suponga el fin de las compras netas de bonos (aumento directo del balance del BCE), "el Consejo de Gobierno prevé reinvertir el principal de los valores adquiridos en el marco de este programa que vayan venciendo durante un período prolongado tras el final de las compras netas de activos y, en todo caso, durante el tiempo que sea necesario para mantener unas condiciones de liquidez favorables y un amplio grado de acomodación monetaria".

comentarios10WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 10

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

MUCHO
A Favor
En Contra

NO SE CANSA DE HACER EL RIDICULO POSPONIENDO LA SUBIDA, ESTE CON EL DINERO BARATO SE HA CARGADO LA ECONOMIA PARA RATO.

Puntuación 21
#1
A Favor
En Contra

Lo que sabíamos casi todos Hulio jajajajajajaja jajajaja jajajaja jajajaja jajajaja jajajaja

Puntuación 10
#2
pepe
A Favor
En Contra

Drogui una economia sostenia solo a base de anfetas

Puntuación 14
#3
realidad
A Favor
En Contra

Los tipos no pueden subir porque los intereses de la deuda quebrarían los estados del sur. Así pues los tipos seguirán así de por vida

Puntuación 0
#4
Usuario validado en elEconomista.es
JEMAR
A Favor
En Contra

Los tipos van a subir y ademas tienen que hacerlo. Va a ser la única forma de meter en vereda a los que solo quieren gastar.

Puntuación 9
#5
Sevillo
A Favor
En Contra

A mis fans, lo siento pero no me lo creo, este tio no retira QE ni sube tipos, ya lo vereis

13 saludos

Puntuación 2
#6
lairresponsabilidad
A Favor
En Contra

este va a dejar la patata caliente al siguiente, para que le expolte al otro. este no sube tipos, ya lo vereis. ha dejado la economia tocada para 30 o 40 años.

Puntuación 8
#7
PLEGARIAS
A Favor
En Contra

MIRAR EL CARETO, PARECE QUE ESTE IMPLORANDO A ALGUN SANTO, SACADME DE AQUI YA!!!!!!

Puntuación 5
#8
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
A Favor
En Contra

Desde 2010, la palabra "guion" se escribe sin tilde.

Échenle la culpa a la RAE. xD

Puntuación -1
#9
Socrates
A Favor
En Contra

Guerra comercial, subida del petróleo y resurgir de ideas genocidas nazionalistas y de izquierdas. Resultado, una guerra que todavía no es convencional excepto en algunas partes del mundo, pero que puede resurgir en una Europa ultraacomodada y mediocre.

Puntuación 0
#10