Economía

España es el país de la UE que más sube los impuestos al trabajo en el último año

  • Entre 2022 y 2023 los impuestos al trabajador crecieron 0,62 puntos hasta el 40,23%
  • Los empleados con hijos pagan casi un 10 % más que la media de la OCDE
iStock.

Las cargas fiscales que gravan a los trabajadores (básicamente el IRPF más las cotizaciones sociales), agrupadas bajo la denominación cuña fiscal, registraron en España el mayor incremento de toda la Unión Europea en solo un año, en el periodo 2022-2023. Concretamente, en 12 meses el peso de estos gravámenes se expandió casi un punto porcentual hasta situar el nivel de la cuña fiscal española en el equivalente al 40,23% del salario medio, según datos de la OCDE y de Tax Foundation. En ese mismo periodo, dicha variable bajó en Alemania un 0,49% y en Francia un 0,17%.

España continúa aproximándose así a la carga impositiva laboral de los grandes del euro, aun cuando el nivel de las retribuciones salariales de estos países, con respecto a España, sigue siendo mucho más elevado. La cuña fiscal en Francia es del 46,83%, Alemania está en el 47,85% y Italia arrojó un porcentaje del 45,07%.

En el conjunto de economías de la UE, España ocupa el puesto 14 en lo que respecta a la recaudación por impuestos al trabajo. En el primer puesto está Bélgica, donde los trabajadores pagan más de la mitad de sus salarios en impuestos (52,73%), seguida de Alemania, Austria, Francia e Italia. Mientras tanto, Suiza tenía la carga fiscal más baja, con un 23,5%.

Esta cuña fiscal se compone de varios elementos recaudatorios que se dividen en lo que paga el trabajador y lo que paga la empresa. En el caso de España, el Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF), que abona a caja el trabajador, supone el 12%de la cuña fiscal. Por otro lado, la empresa se encarga de pagar la mayor parte de las cotizaciones a la Seguridad Social, en concreto, el 23,3%, mientras que el empleado se ocupa de un 4,9% del total.

Si se compara con una economía similar como Italia, por ejemplo, se aprecia que el IRPF supone el 16,8% del total de la cuña fiscal, el empleado se ocupa del 4,6% de las cotizaciones a la Seguridad Social y la empresa ingresa a la Tesorería el 24%.

Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) avanzaban que en el último trimestre el coste laboral por trabajador y mes superó por vez primera a inicios de año los 3.000 euros (3.009,87), lo que supone un avance del 3,9% con respecto al mimo trimestre del año 2023. En lo que respecta al coste salarial, el incremento fue de un 3,7% interanual, tres décimas menos que el último trimestre de 2023. Este incremento deja como resultado una nómina mensual medio en España de 2.206 euros.

En este sentido, fuentes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) aseguraron a elEconomista.es que los resultados de esta encuesta muestra una "desaceleración" de los costes laborales. En concreto, apelan al aumento del 5% que sufrieron dichos costes en 2023.

Aún así, dentro del concepto de "otros costes" recalcan que ha habido un "notable crecimiento" en las cotizaciones obligatorias, que se expandieron un 4,1%. "Si bien crecieron de forma menos intensa que en trimestres anteriores, España sigue siendo uno de los países europeos con mayores cotizaciones sociales pagadas por las empresas en porcentaje al PIB".

Según los datos aportados por la CEOE, las empresas españolas aportaron a la Tesorería de la Seguridad Social el 9,5%del PIB de España en cotizaciones, "por encima del 7,1% de promedio de la UE", aseguran.

Aún así, recalcan que en este contexto destaca la importancia del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, que establece un marco para determinar los incrementos salariales durante el período 2023-2025. "Esto genera confianza", aseguran. Además de mostrar "resultados con la moderación de los costes salariales".

En este sentido, el incremento que se produjo en España en el último año está relacionado con la incorporación del Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI), que subió las cotizaciones sociales que paga la empresa y el trabajador. Un impuesto que se empezó a aplicar en 2023 en el cual añade una cotización más del 0,6% a las nóminas, del cual el 0,5% corre a cargo de la empresa y el 0,1% lo costea el trabajador.

La cantidad recaudada va a parar a la comúnmente conocida como 'hucha de las pensiones' y se destinará a pagar las pensiones de los baby boom, es decir, los que nacieron entre el 1946 y el 1964.

Aún así, las cuñas fiscales al trabajo aplicadas para fomentar la natalidad pinchan en España.

Según los datos de la OCDE, las bonificaciones por hijos a cargo en nuestro país son un 10% menores que en el conjunto de los países desarrollados. De media, una pareja con hijos a cargo paga de media el 37,1% de su nómina anual con IRPFy cotizaciones sociales. En cambio, en el conjunto de la OCDE la cuña fiscal de parejas con hijos a su cargo gravan al 29,5% su salario.

En España una persona puede desgravarse hasta 2.400 euros por el primer hijo y hasta 4.500 por el cuarto y siguientes. Además, si es menor de tres años, la bonificación en el IRPF asciende a los 2.800 euros. Eso sí, el hijo debe ser menor de 25 años, a no ser que tenga una discapacidad superior al 33%. Al mismo tiempo, a la deducción fiscal por hijo se le pueden añadir los gastos de guardería, que harán que al importe máximo bonificado en la declaración de la renta se le sumen otros 1.000 euros.

A comparación con otros países del entorno, en Bélgica la cuña fiscal de un trabajador con hijos se reduce del 52,7% al 37,3%. En Alemania cae a poco más del 30% y en Francia estaría en el entorno del 38%. Por su parte, las familias italianas con hijos estarían desgravándose poco más del 15%.

Eslovaquia y Luxemburgo tienen la mayor disparidad entre la cuña fiscal para los trabajadores solteros y la cuña fiscal para las familias: una diferencia de más de 20 puntos porcentuales.

En líneas generales, los expertos apuntan a que una mayor cuña fiscal sobre el trabajo no implica una mejor prestación de servicios públicos ni prestaciones. En Tax Foundation aseguran que los Gobiernos deben "entender" la cuña fiscal de su país y cómo dicha carga "ayuda a financiar los servicios públicos". Reiteran que esto es "fundamental" para consolidar una recuperación económica.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud