Economía

El gráfico de la espectacular remontada de la economía de España con sorpasso a Francia y Alemania incluido

  • La economía de España sufrió la mayor caída de PIB del euro en 2020
  • La recuperación ha cogido fuerza tras unos inicios titubeantes
  • La composición sectorial de la economía ha permitido esta poderosa recuperación

España se enfrenta a innumerables desafíos en el medio y largo plazo: baja productividad, elevada deuda pública, un mercado laboral disfuncional, unas pensiones con un futuro incierto... Sin embargo, la economía española ha demostrado que puede salir adelante incluso en las circunstancias más adversas. Un buen ejemplo de ello es la crisis del covid, que atacó directamente a los pilares que sostenían la economía española. Más de cuatro años después, se puede decir que la economía de España ha sido una de las que mejor se ha recuperado entre las grandes del euro, con una 'remontada' que se puede apreciar en el gráfico de JP Morgan que da lugar a esta noticia. Tras sufrir la mayor recesión de la zona euro, el PIB de España ha logrado crecer con intensidad, generando empleo en grandes cantidades y sin presentar los desequilibrios del pasado.

España sufrió en 2020 una recesión histórica, con una caída del 11,2% del PIB, la mayor de toda la zona euro. Las previsiones eran catastróficas para la economía del país: el covid atacó frontalmente al turismo y a los sectores que requieren el contacto humano, un golpe que prometía ser duradero y dejar cicatrices imborrables en el tejido productivo español. Economías como Alemania o Francia, con una industria más potente y una economía más diversificada, sortearon mejor la crisis en el muy corto plazo.

Cuatro años después, el turismo ha vuelto con más fuerza, la hostelería no encuentra suficiente personal para satisfacer la demanda y la industria que aún conserva España está presentando un mejor comportamiento gracias a su especialización y baja exposición a China (que vive su particular crisis). El resultado se puede apreciar en el gráfico: una recuperación que ha dado lugar a una remontada en términos de PIB si se analiza desde finales de 2019, tal y como señalaba JP Morgan en su último informe semanal. La economía de España ha pasado a la de Francia y Alemania (si se contabiliza el avance del PIB desde 2019), y ahora se dirige directa hacia Italia para convertirse en la gran economía del euro que más crece desde 2019.

Tras la caída del 11,2% llegó la recuperación a medias de 2021 con un avance del PIB del 6,4%, seguido de una expansión del 5,8% en 2022 (aquí España ya recuperó los niveles de PIB previos al covid) y que ha tenido continuidad en 2023 con un avance del 2,5%. La recuperación ha venido acompañada de un fuerte incremento del empleo: se han creado más de dos millones de empleo netos desde 2019, según revelan los últimos datos de Eurostat.

JP Morgan revisa al alza el PIB de España

Ahora, las revisiones al alza del PIB no paran de sucederse. La última ha sido la de JP Morgan, que de una semana para otra ha revisado el PIB de España al alza en 0,7 puntos, pasando su previsión dese el 1,5% para este año al 2,2%. Además, ha revisado también al alza el crecimiento para 2025, dejándolo en el 1,5%, frente al 1,3% que estimaba anteriormente. Desde JP Morgan hablan de "sorpresa al alza del PIB".

Tras el buen dato de PIB del primer trimestre del año, los expertos de CaixaBank Research también han anunciado que podrían revisar al alza sus previsiones para España: "El mejor comportamiento de la economía en el arranque del año, junto con los distintos factores que lo están impulsando, nos obligará a mejorar el escenario de previsiones de CaixaBank Research próximamente. Actualmente prevé un crecimiento del 1,9%. Pero tras la publicación de estos datos, y si no hay nuevos giros de guion en el escenario internacional, este año el crecimiento de la economía española podría acercarse al 2,5% y mantener así un ritmo de avance muy similar al del año pasado".

Al igual que el covid fue un ataque directo a los pilares de la economía española, una suerte de tormenta perfecta, hoy la situación es radicalmente distinta. Si se compara la economía de España con la de los grandes países de la zona euro, parece que los astros se han alineado para una economía nacional que se está beneficiando de su composición sectorial, de las ganas de viajar y disfrutar de las sociedades avanzadas tras el covid (el turismo) y de otros factores como pueden ser la desaceleración de China. Este último no beneficia a España, pero, al menos, no perjudica a la economía nacional, como sí ocurre en otros países del euro.

La suerte sonríe a España

De una forma más específica y con datos en la mano, se puede decir que el mayor crecimiento de España se explica en gran medida por las diferencias en la composición sectorial, según un informe publicado por el Banco de España en el que explica, precisamente, este mejor comportamiento de la economía de España. En concreto, parece estar relacionado, con la mayor participación en el valor añadido bruto (VAB) de los servicios de mercado, en particular los vinculados al sector turístico, como el transporte de pasajeros, la hostelería y las actividades de ocio (11,4%, frente al 7,3%). Estos servicios turísticos han seguido experimentando una demanda muy alta desde la reapertura económica tras la pandemia, como lo demuestran los datos de llegada y gasto de turistas extranjeros para la temporada de verano de 2023.

Además, la proporción de la industria manufacturera, que, en general, se ha visto más débil impulso que los servicios- es menor en España (12%) que en el conjunto de la zona del euro (16,5%) y considerablemente menor que en Alemania (21,7%). Lo más destacable, en primer lugar, es la evolución de los sectores más intensivos en energía4, que han mostrado una mayor debilidad en los últimos trimestres debido al aumento de los precios de los insumos energéticos desde 2021. Sin embargo, esta evolución ha sido menos desfavorable en España que en el euro, posiblemente porque el sector industrial alemán ha estado más directamente expuesto a las perturbaciones derivadas de los límites a la compra del gas ruso.

También, el Banco de España destaca que el peso del sector de la automoción (que se ha visto más fuertemente afectado por los cuellos de botella en la cadena de suministro global y por la creciente competencia de China en la producción de coches eléctricos) en el valor añadido es menor en el caso de la economía española (1,1% del VAB total) que en Alemania (4,4%), por ejemplo.

Además, la actividad económica mundial se ha estado en los últimos trimestres. Esto es particularmente evidente en China. La limitada exposición que presenta España a China, que en el pasado fue un problema, hoy podría explicar en parte el mejor comportamiento de nuestro sector exterior, según explicaban desde el Banco de España.

Con todo, España lleva años creciendo por encima de la media de la zona euro y se espera que esta tendencia se mantenga este 2024 y en 2025 por lo menos. La que fue la economía más castigada por el covid es ahora la locomotora de la zona euro. Sin embargo, de cara a la segunda parte de esta década, lo normal sería que el crecimiento de España fuese convergiendo en el del resto de la zona euro, sobre todo a medida que el mercado laboral vaya perdiendo fuerza y las dinámicas exteriores se normalicen (parece poco probable que el turismo puede crecer con tanta fuerza de forma indefinida).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud