Economía

La economía de España vuela: el PIB bate todas las previsiones ante el tirón de la inversión y las exportaciones

  • La economía crece un 0,7% trimestral y destroza todas las previsiones
  • La inversión y las exportaciones sorprenden al alza en el primer trimestre
  • El crecimiento interanual de la economía sube hasta el 2,4%

La economía de España vuela. El PIB ha batido todas las previsiones con un crecimiento del 0,7% intertrimestral (se esperaba un 0,4%) y un avance interanual del 2,4% en el primer trimestre de 2024, según el avance publicado por Instituto Nacional de Estadística este martes. Los expertos de Unicredit esperaban que el PIB de España se expandiese un 0,3%, mientras que el consenso del mercado hablaba de un 0,4% trimestral. Todas estas previsiones han quedado en nada ante la fortaleza inusitada de la economía española. Esta publicación llega tras el buen dato del último trimestre de 2023: tal y como confirmó el propio INE, la economía de España creció un 0,6% intertrimestral, batiendo también todas las previsiones del mercado.

De ese buen dato del 0,7%, la demanda nacional contribuyó con 0,2 puntos al crecimiento intertrimestral del PIB. Por su parte, la demanda externa aportó 0,5 puntos, una auténtica sorpresa en medio de la desaceleración de la economía europea. Por agregados de demanda, el gasto en consumo final de los hogares creció un 0,3%, mientras que el de las Administraciones Públicas se redujo un 1%. Por su parte, la formación bruta de capital registró una variación del 1,3%. Este último dato es relevante, puesto que la formación bruta de capital equivale a la inversión, que a la postre es el componente clave para que una economía crezca más en el futuro.

La inversión es clave para la prosperidad y el crecimiento futuro de una economía. En el caso de España, es cierto que la construcción ha vuelto a 'tirar' de este componente (algo que no es tan positivo porque la vivienda no es un bien exportable), pero también lo han hecho otros componentes clave como el de 'maquinaria, bienes de equipo, sistemas de armamento y recursos biológicos cultivados', cuyo crecimiento ha sido del 3,7% en el primer trimestre. La nota negativa en este apartado la han puesto los 'productos de la propiedad intelectual' que acumulan otro trimestre en negativo, con una caía del 0,3%.

La variación interanual del PIB fue del 2,4% este trimestre, tres décimas más que la del trimestre precedente. Los expertos esperaba que el PIB interanual se quedase en el mejor de los casos en un crecimiento del 2%. Por otro lado, la demanda nacional contribuyó con 2,2 puntos al crecimiento interanual del PIB. Por su parte, la demanda externa aportó 0,2 puntos. Los dos motores de crecimiento está funcionando a la vez y generando importantes sinergias en una economía que está sorprendiendo a los expertos por su fortaleza. Cuando parecía que la actividad iba a desacelerar ha sucedido todo lo contrario. La economía acelera para presentar el mejor crecimiento trimestral desde finales de 2022.

Por agregados (hablando en términos interanuales), el gasto en consumo final ha perdido algo de fuelle al caer dos décimas respecto al trimestre anterior y crecer un 2,6% interanual. El de los hogares se mantuvo, tras incrementarse un 2,3%, y el de las Administraciones Públicas se incrementó un 3%, 1,1 puntos menos que en el trimestre precedente. Por su parte, la formación bruta de capital registró una variación del 1,1%, superior en 1,1 puntos a la del trimestre anterior.

España crece mucho más que Europa

La economía de España ya se convirtió en 2023 en unos de los propulsores del crecimiento de la zona euro, que se mantuvo en positivo por muy poco (+0,4%). La salud del consumo y el aguante del sector exterior están generando una situación que no se veía desde hace tiempo: España crece mucho más deprisa que la zona euro y se prevé que lo siga haciendo este 2024 y, quizá, también en 2025.

Una comparación pertinente se puede realizar con el país vecino, Francia, que también ha presentado este marte datos preliminares sobre la actividad de su economía. Aunque la economía francesa resiste mejor que lo esperado, sigue creciendo por debajo del ritmo de España: en el primer trimestre creció un 0,2%, sobre todo gracias al consumo y en menor medida a la inversión, indicó este martes el Instituto Nacional de Estadística (INSEE), cuyas cifras son mejores que las que había anticipado hace mes y medio.

El consumo de los particulares progresó un 0,4% entre enero y marzo, después de haber aumentado un 0,2% en los tres últimos meses de 2023 y la inversión registró un alza del 0,3% tras haber caído un 0,9% entre octubre y diciembre, precisó el INSEE en un comunicado. En conjunto, la demanda interior aportó cuatro décimas al producto interior bruto (PIB) en el primer trimestre, cuando en los tres últimos meses de 2023 había tenido un impacto nulo.

Volviendo a España, cabe destacar de dónde viene la economía e intentar explicar hacia dónde se dirige. La crisis del covid supuso un golpe en los pilares de la economía de España, lo que llevó a varios analistas a vaticinar un lúgubre futuro para la economía nacional. Sin embargo, tras una poderosa recuperación, la economía de España parece encontrarse en una situación relativamente buena, sobre todo si se compara con las economías más grandes de la zona euro. El fuerte peso de los servicios en España y una industria que especializada en bienes que parecen mostrar hoy una demanda más rígida están llevando en volandas a la economía nacional.

Previsiones para el PIB de España

Así, el Fondo Monetario Internacional mejoró recientemente la previsión de crecimiento para nuestro país en 2024 hasta el 1,9%, y mantuvo la de 2025 en el 2,1%. De esta manera, España volverá a liderar el avance del PIB (producto interior bruto) en los grandes países de la zona euro. Se ha producido una revisión casi en bloque del PIB de España tras un cierre de 2023 mucho mejor de lo esperado, que podría provocar el conocido como efecto carry over este 2024.

Pese a todo, lo que parece evidente es que este 2024 la economía perderá algo de impulso, aunque se mantenga por encima de los niveles que presentan los grandes del euro. Desde Funcas explicaban a principios de este mes que "el menor impulso fiscal, junto con el debilitamiento de las exportaciones, apuntan a un menor crecimiento en 2024. Se prevé un avance del PIB del 1,8%, siete décimas menos que en el pasado ejercicio, como consecuencia, en primer lugar, de una aportación del consumo público de cuatro décimas, la mitad que en 2023". Sin embargo, tras el dato de este primer trimestre, de confirmarse, Funcas podría verse forzada a revisar al alza el crecimiento para 2024.

Por otro lado, frente a la contribución positiva del sector exterior (exportaciones menos importaciones) de 2023, este año su impacto está en el aire ante la notable ralentización de las economías europeas: "La aportación del sector exterior al crecimiento del PIB pasará a ser nula, frente al impulso de ocho décimas registrado el año pasado. Este resultado es coherente con el enfriamiento de las exportaciones de bienes constatado en los últimos meses, algo que solo se explica por la débil coyuntura europea y no por un hipotético deterioro de la competitividad, variable que sigue bien orientada a tenor de la ganancia de cuotas de mercado de las empresas españolas en el exterior", aseguraban desde Funcas.

Otro factor es el rebote esperado de las importaciones, a medida que su relación (o elasticidad) con la demanda se normaliza. Tras las disrupciones asociadas a la crisis energética y de suministros de los dos años anteriores, la elasticidad de las importaciones debería recuperarse a lo largo del presente ejercicio.

Por ahora, la economía no parece obedecer a las previsiones de desaceleración que se encuentran en los informes de casas de análisis e instituciones internacionales. El buen momento del mercado laboral y la fortaleza de los servicios también están sirviendo para mantener en marcha un PIB que muestra dinamismo. El ministro de Economía, Comercio y Empresa, Carlos Cuerpo, ha destacado que el dato de avance del PIB certifica el "fuerte dinamismo" de la economía española.

"Este dato de crecimiento, junto con la positiva evolución del empleo en nuestro sector exterior, confirman el buen comportamiento de la economía española en estos últimos trimestres, con un crecimiento diferencial con respecto a nuestros principales socios, y todo ello aún en un entorno marcado por una elevada incertidumbre", ha celebrado el titular de Economía en un vídeo difundido por el Ministerio.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud