Economía

España será la locomotora de la economía europea durante tres años consecutivos, según BofA

  • La economía de España liderará el crecimiento en 2022, 2023 y 2024
  • La Eurozona evitará la recesión dejando a un lado los peores presagios
  • Incluso Alemania logrará un crecimiento positivo del PIB en 2023
Foto de iStock

La crisis que nunca llegó. Este podría ser el título de un reportaje sobre la economía europea. En 2022, el consenso de los analistas vaticinaba un invierno infernal para la zona euro y un 2023 protagonizado por una recesión entre mediana e intensa. Ahora, con el beneficio que otorga el paso del tiempo y los nuevos datos que van apareciendo, los grandes bancos y casas de análisis han comenzado a recular: la Eurozona no entrará en recesión y países como España (más alejado del conflicto en Ucrania y menos dependiente en términos energéticos) encabezarán el crecimiento entre los grandes países del euro durante tres años: 2022 (ya es un hecho), 2023 y 2024 (previsiones).

Crecimiento en la Eurozona

Los analistas de Bank of America Merrill Lynch esperan un crecimiento del 0,4% para 2023 (40 puntos básicos más que en la anterior previsión) y del 0,9% para 2024 (sin cambios) para la Eurozona. Con un clima invernal suave, elevados niveles de almacenamiento de gas en los países más vulnerables al suministro y menores precios del gas y de la electricidad al por mayor en toda la región, es probable que ahora se evite la recesión técnica suave del invierno en 2023 en el área euro.

La región está sufriendo un choque persistente que limitará la actividad económica durante bastante tiempo. Pero una economía de mercado desarrollada, si se le da tiempo y los incentivos adecuados, tiende a suavizar los choques con el tiempo. Por eso nunca hemos estado en el bando del "invierno desastroso" y solo hemos pronosticado una leve recesión. Pero el choque está ahí, aunque se suavice, y de ahí la moderación de la actividad a lo largo del horizonte de previsión.

En cuanto a la inflación y precios de la energía en la Eurozona se espera una moderación intensa. El cambio más importante en la previsión de inflación general es la reducción de la trayectoria de los precios de la energía, que afecta directamente a la inflación de los precios de la energía e indirectamente a los precios de los bienes industrializados no energéticos (siempre hablando de la Eurozona en general). Esto podría dar lugar a un descenso ligeramente más rápido durante 2023 y la inflación podría situarse por debajo del 2% en 2024 antes de lo que esperamos actualmente. "Pero creemos que es poco probable que cambie la senda de la política monetaria a partir de ahora", aseguran los expertos de BofA.

España será la locomotora

En España, en el otro extremo, la supuesta recesión que iba a sufrir durante el invierno ha quedado en nada, la crisis energética no ha sido tan grave como se preveía, lo que supuesto un avance importante "a través de un mejor poder adquisitivo del consumidor, aunque la recuperación sigue siendo superficial en general", advierten los economistas de BofA. Además, el PIB venía creciendo con más intensidad de lo que se creía en los últimos trimestres. España ha cogido carrerilla.

Ya las últimas previsiones del Banco de España dejaban entrever que la economía nacional estaba resistiendo mejor de lo esperada. Además, las revisiones que ha realizado el Instituto Nacional de Estadística han revelado que la recuperación económica estaba siendo más intensa gracias al consumo privado, lo que está generando cierto impulso en la economía, sobre todo si la confianza se mantiene en niveles aceptables y el mercado laboral aguanta como hasta la fecha.

Estos expertos apuntan a un crecimiento del PIB del 5,3% (2022), del 0,9% (2023) y del 1,3% (2024), lo que deja a España como la economía que más crecerá entre los grandes de la Eurozona (contando a Alemania, Francia, Italia, Países Bajos, Bélgica y la propia España) durante tres años consecutivos.

El comportamiento de la economía de "Francia es un poco atípico, ya que movemos el crecimiento del cuarto trimestre de 2022 entrando en territorio negativo debido a una producción de energía nuclear restringida, pero eso debería relajarse a medida que los reactores nucleares vuelvan a la red. En ausencia de tensiones sociales severas por posibles negociaciones de reforma de pensiones, el crecimiento debería reanudarse en el primer trimestre de 2023", sostienen los economistas de BofA.

La política fiscal se suma a la leve divergencia entre países, según explican desde BofA. En opinión de estos expertos, la política fiscal es insuficiente para compensar el shock de ingresos reales en toda la región. "Pero es (en relación con el tamaño del shock) más generoso en Alemania y Francia que en España e Italia. Un menor choque de precios y racionamiento dejará el apoyo fiscal en algo insuficiente, pero el déficit se reduce más en países con menor apoyo inicial, es decir, la periferia".

Pese al mayor apoyo fiscal, la economía de Alemania crecerá un 1,9% en 2022, un 0,2% en 2023 (evitando la recesión) y un 0,9% en 2024, siendo el país más afectado entre los grandes. Por otro lado, las previsiones de Francia son 2,5%, 0,5% y un 1% de crecimiento en 2023. En Países Bajos el avance del PIB será del 4,2% en 2022, del 0,5% en 2023 y del 0,9% en 2024.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud