Economía

La economía de la eurozona se estanca pero la industria muestra "brotes verdes"

Fábrica. / Foto:EP
Madridicon-related

Europa escapa de la recesión en 2023 con una economía completamente estancada pero con el respiro de la mejoría en el sector industrial. Los datos de Eurostat publicados este miércoles confirman que el PIB de la zona euro se quedó estático en el cuarto trimestre, mientras que el de los Veintisiete se expandió un 0,1%. Comparado con el mismo período de 2022, el PIB de la zona euro creció un 0,1% y el del conjunto de la Unión se quedó en el 0,3%, tras haberse estancado en el trimestre anterior. Pero el dato sorprendente está en el crecimiento en el mes de diciembre de la industria al 2,6%, que sorprendió con creces a las estimaciones de los analistas que vaticinaban una contracción.

El bloque de los 20 países de la moneda común evitó 'por los pelos' la temida recesión tras sufrir una ligera caída durante el verano. La lectura de noviembre también fue revisada al alza hasta el 0,4% en la eurozona y al 0,5% en la UE.

Comparado con el mismo período de 2022, el PIB de la zona euro creció un 0,1% y el del conjunto de la Unión se quedó en el 0,3%, tras haberse estancado en el trimestre anterior.

Los datos de Eurostat confirman la sorpresa "positiva" que reflejó el primer cálculo publicado a finales de enero, ya que el consenso del mercado esperaba un trimestre de caída de la actividad que, sumado a la contracción previa, significaría que el Viejo Continente habría entrado en recesión técnica (dos trimestres seguidos en negativo).

Pero los datos de la producción industrial hay que cogerlo con "cautela", aseguran los expertos de ING economics. En un informe, reiteran que a menudo "hay mucha volatilidad" en las cifras de Irlanda. En concreto, la producción del secctor secundario irlandés en el último mes de 2023 fue del 23,5% "La fabricación por contrato y la subcontratación se han convertido en características dominantes de la economía irlandesa en las últimas décadas", explican los expertos de ING.

Según el último PMI manufacturero de S&P Global, correspondiente al mes de enero, presenta una "ralentización" del declive del sector secundario en el Viejo Continente, subiendo notablemente de los 44,4 puntos de diciembre a 46,6 puntos a cierre de enero, "alcanzando su nivel más alto en diez meses". Aunque todavía está bajo la línea de los 50 puntos, que indican expansión.

A pesar de este 'pequeño' respiro, el economista jefe de Hamburg Commercial Bank, Cyrus de la Rubia, aseguró que "existe la poisibilidad real de que la recesión, que ya dura un año en el sector manufacturero de la zona euro, pueda extenderse hasta el primer trimestre de este año".

El experto mostró el vaso medio lleno en su análisis basándose en las declaraciones de la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, que reiteró que los últimos datos del PMI son "alentadores". Bajo esta premisa, De la Rubia apuntó a que la recuperación del sector secundario europeo comenzará "en las economías del sur, que podrían actuar como catalizador para sacar a las economías más grandes del atolladero recesivo". Haciendo especial mención a Italia y a España como "los más alentadores".

Así, excluyendo "factor Irlanda", los economistas de ING estiman que la producción creció un 0,3% en la zona euro, "desafiando la continua debilidad alemana, donde la producción cayó un 1,2% en diciembre". Por su parte, Francia e Italia crecieron un 1,1%, mientras que en España se contrajo un 0,4%.

"Si bien esa es una nota alentadora a finales de 2023, la tendencia general de la eurozona, excluyendo Irlanda, es a la baja", aseveran. Aunque hablan de "brotes verdes" basándose en los datos del PMI de enero.

El lastre alemán

A pesar del respiro que produjo a la zona euro pasar por delante de la recesión sin tocarla, todos los indicadores apuntan a una economía completamente parada durante el primer trimestre de 2024 debido a las políticas monetarias restrictivas que encarecen el endeudamiento, sumado a una demanda externa muy débil y la interna totalmente vacilante.

Las principales economías del euro están en horas bajas, sobre todo Alemania, que ya fue bautizada por el tabloide británico The Economist como "el hombre enfermo de Europa". Según los datos de eurostat, la economía de la 'locomotora de Europa' se contrajo un 0,3% en el cuarto trimestre, frente a los débiles crecimientos de España (+0,6%) e Italia (+0,2%) y el estancamiento de Francia (0%).

El gobierno de Olaf Scholz ya viene advirtiendo desde finales del año pasado que la recuperación alemana será "lenta y gradual". El Bundesbank dijo que se espera "una tímida recuperación de la actividad a comienzos de 2024" y advirtieron que probablemente la economía "se estancará" en el primer trimestre.

El mercado laboral, por su parte, se mantuvo sorprendentemente resistente ante tal debilidad económica. Los tados de Eurostat de este miércoles muestran que el empleo creció un 0,3% en el cuarto trimestre en los Veintisiete. Comparado con el mismo trimestre del año anterior, el empleo creció un 1,3% en la zona euro y un 1,2% en la Unión europea. Todo ello tras haber crecido un 1,3% interanual en verano en la eurozona y un 1,2% en los Veintisiete.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud