Economía

Así puedes convertirte en pensionista y trabajador a la vez: esta es la cuantía de la pensión que cobras

  • Es posible hacerlo optando por el mecanismo de la jubilación flexible
  • Se reduce la jornada de forma inversamente proporcional a la pensión
  • Tras las nuevas cotizaciones se efectúa un recálculo de la pensión
Foto: Dreamstime.

El paso a la jubilación suele significar el final definitivo de la carrera laboral de un trabajador después de décadas cotizando. Esto no quiere decir que el ciudadano solo tenga esa alternativa cuando le llega la edad ordinaria de jubilación, ya que el sistema de pensiones contempla otras posibilidades.

Una de ellas, por increíble que parezca, es la de ser pensionista y trabajador a la vez. Lo permite la jubilación flexible, que consiste en "compatibilizar, una vez causada, la pensión de jubilación con un contrato a tiempo parcial", según se explica en la página web de la Seguridad Social.

Esto quiere decir que la persona que opta por la jubilación flexible pasa a ser pensionista a todos los efectos (cobrando pensión de jubilación y disfrutando del resto de beneficios de esa condición), pero a la vez sigue en el mercado laboral desempeñando una jornada de menor duración a la que tenía y prolongando sus cotizaciones, de tal forma que en el futuro tendrá posibilidades de percibir una pensión de mayor cuantía a la que tenía derecho en el momento de la edad ordinaria de jubilación.

El funcionamiento es el siguiente: cuando llega la edad de jubilación y el trabajador quiere optar por la jubilación flexible se convertirá en pensionista y percibirá por ello una pensión a la vez que sigue trabajando con una reducción de jornada. En concreto, se le reducirá la pensión de forma inversamente proporcional a la reducción de la jornada de trabajo.

Estas reducciones de la jornada de trabajo han de ser de entre un 25% y un 50%, por lo que la pensión máxima que podrá cobrar la persona que se decante por la jubilación parcial será de entre el 25% y el 50% de la pensión a la que tiene derecho en el momento del cumplimiento de la edad de jubilación ordinaria.

Durante el periodo de cobro de la pensión el trabajador mantendrá el salario correspondiente a su reducción de jornada y, lo que es más importante, aumentará las cotizaciones por contingencias comunes que le permitirán posteriormente tener una mayor pensión de jubilación.

Cuando el trabajador decida poner fin a su carrera profesional y pasar a la jubilación definitiva la Seguridad Social procederá a recalcular la cuantía de su pensión de jubilación contabilizando las cotizaciones adquiridas en este periodo extra.

Esto, tradicionalmente, conlleva aumentos en la cuantía de la pensión porque con las nuevas cotizaciones se incrementa el porcentaje de la base reguladora (incluso la propia base reguladora) a la que se tiene derecho, pero si se diese el caso de que, una vez añadidas las nuevas cotizaciones, el trabajador tuviese derecho a una pensión menor se quedaría con el importe de la pensión al que tenía derecho antes de comenzar con la jubilación flexible.

Cómo se calcula una pensión de jubilación

Para proceder al cálculo de la cuantía de la pensión de jubilación del trabajador la Seguridad Social usará su método de cálculo de las pensiones, que tiene en cuenta las bases de cotización y el número de años trabajados a lo largo de la carrera laboral por parte del empleado.

Con la suma de las bases de cotización de los últimos 25 años (un total de 300 bases, 300 meses) y su división entre 350 el trabajador consgeuirá el valor de su base reguladora. Sobre esa cifra habrá que aplicar distintos porcentajes en función de los años trabajados:

-Con 15 años cotizados la pensión de jubilación es del 50% de la base reguladora.

-Por cada uno de los siguientes 49 meses cotizados se concede un 0,21% extra de la base reguladora.

-Por cada uno de los siguientes 209 meses cotizados se concede un 0,19% extra de la base reguladora.

Los trabajadores que en 2023 acrediten una cotización de al menos 36 años y medio podrán cobrar el 100% de la base reguladora, lo que se conoce coloquialmente como 'el 100% de la pensión'.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.