Economía

Este es el salario que hay que pagar a una empleada de hogar (y cómo puedes cambiarlo)

  • Hay que atender al SMI y respetarlo en todo momento (como mínimo)
  • El salario de una trabajadora de hogar se puede cambiar de dos formas
Foto: Dreamstime.

El sistema Especial de los Empleados de Hogar está integrado dentro del Régimen General de trabajadores, pero cuenta con una serie de particularidades que lo hacen diferente a ese gran paraguas en el que se integra. Unas diferencias que afectan a todo tipo de variables, como el salario que perciben estas trabajadoras.

Al tratarse de un sector precarizado a lo largo de los años, con un marcado protagonismo de mujeres (y una importante presencia de personas inmigrantes), siempre es importante recalcar que la contratación de las empleadas de hogar siempre debe hacerse conforme a lo que marca la ley, incluyendo el sueldo.

En el caso de las empleadas de hogar, además, durante los últimos meses se han dejado notar los efectos de dos subidas muy próximas entre sí del Salario Mínimo Interprofesional. Como el del trabajo del hogar es un sector en el que un número muy a tener en cuenta cobra sueldos muy cercanos al SMI, cualquier subida de este indicador podía poner a la trabajadora en la delicada situación de percibir menos sueldo que el mínimo establecido.

Contra estas situaciones el Ministerio de Trabajo ha tratado de incentivar el ajuste y actualización de los salarios de las empleadas de hogar a través del envío masivo de cartas a sus empleadores recordando su obligación de cumplir con el pago del salario mínimo.

Tras el incremento aprobado por el Gobierno en febrero (pero con efectos retroactivos a 1 de enero), el Salario Mínimo Interprofesional ascendió a 1.000 euros mensuales. Debido al carácter especial de la jornada de las trabajadoas del hogar, que a menudo suelen desarrollar su jornada laboral en diferentes domicilios (y empleadores), también se ha calculado el salario mínimo diario (que es de 33,33 euros) y el salario por hora (que es de 7,82 euros).

Así, toda trabajadora del hogar debe cobrar esa cantidad mínima y, tal y como se explica en el Estatuto de los Trabajadores, ese SMI no podrá estar compuesto de salario en especie. Todo el salario mínimo debe ser en retribución dineraria y si, pasadas esas cantidades, se desea hacer pagos en especie, en ningún caso podrán superar el 30% del salario total.

Cómo se actualiza el salario de una empleada de hogar

Para actualizar el salario de una empleada de hogar, el empleador dispone de dos opciones:

-A través de Import@ss, la plataforma de trámites online de la Seguridad Social, en el servicio 'Modificación de datos laborales en empleo de hogar' introduciendo los nuevos datos pertinentes y accediendo con certificado digital (puede conseguirlo en cuatro sencillos pasos), DNI electrónico, Cl@ve (así puede registrarse para obtener Cl@ve PIN o permanente) o vía SMS si el número de teléfono está registrado en la base de datos de la Seguridad Social.

-Mediante la cumplimentación del modelo TA.1, descargable en este enlace y sin necesidad de los métodos anteriores. Una vez rellenado, podrá adjuntarse, junto al DNI o NIE, una dirección de correo electrónico y una fotografía para acreditar nuestra identidad, en el servicio de Import@ss 'Enviar una solicitud', con que se enviará a la Seguridad Social.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.