Economía

Gobierno y sindicatos pactan subir el salario mínimo a 1.000 euros en otro acuerdo sin la patronal

  • El SMI alcanzará los 1.000 euros con efecto retroactivo desde el 1 de enero
  • Los sindicatos celebran la subida pero la ven "moderada" por la inflación
  • La CEOE se descuelga: el alza no responde a la "lógica económica"

"Veremos si acaba con acuerdo bipartito o tripartito", comentaba el lunes la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tras la primera reunión con los agentes sociales para abordar la nueva subida del salario mínimo interprofesional (SMI) este año. Finalmente, y sin sorpresa, el acuerdo ha sido a dos bandas, entre Gobierno y sindicatos, después de que la patronal haya rechazado la propuesta de elevarlo a 1.000 euros al considerarlo inapropiado por la incertidumbre económica actual.

Este miércoles se ha reunido de nuevo la mesa de negociación y no ha habido ninguna propuesta nueva, por lo que el encuentro ha concluido con el 'sí' de CCOO y UGT y el rechazo de CEOE y Cepyme. El esquema es idéntico al del pasado mes de septiembre, cuando se realizó la última subida del SMI para situarlo en 965 euros en 14 pagas también sin el apoyo de los empresarios.

En rueda de prensa tras firmar el pacto, Díaz ha resaltado la importancia del "diálogo social" y ha confirmado el acuerdo bipartito con CCOO a UGT "para subir el salario a 1.000 euros este año" con carácter retroactivo desde el 1 de enero. La vicepresidenta ha defendiendo los beneficios que este alza supone para la economía: "Sirve para mejorar la vida de la gente, alzar los salarios más bajos y para elevar los salarios al alza en general". 

De cara a aclarar las dudas que puedan surgir sobre cómo afecta la subida a los contrato a tiempo parcial, siempre se calculará sobre los 14.000 euros anuales. A partir de ahí, será en proporción a esa cifra: 33,3 euros al día, 7,82 euros por hora, 47,36 por jornada legal...

Tanto Díaz como los líderes sindicales han negado que el alza del salario mínimo interprofesional vaya a destruir empleo en sectores como la agricultura o entre los autónomos: "No hay ningún dato que permita corroborar lo que se está diciendo. Es ciencia-ficción", ha dicho Díaz, para recordar el récord de afiliados en el sector agrario, con más de 840.000 ocupados "a pesar de haber subido un 31% el SMI hasta el año actual. Lo mismo sucede con los autónomos".

También ha aprovechado la vicepresidenta para remarcar que "la patronal española sabe" que los causantes de la inflación no son los salarios y "también sabe" que esta medida es "buena" para la economía española, aunque ha querido agradecer que se sienten a negociar.

En cuanto a la subida para 2023, Díaz no ha avanzado de cuánto será pero ha indicado que ya ha dado la orden para convocar cuanto antes al comité de expertos para analizar cómo queda el escenario de cara al próximo año tras la subida de 2022. La guía publicada el año pasado recomendaba elevar el SMI hasta un máximo de 1.049 euros para el último año de legislatura.

En concreto, el dictamen de la Comisión Asesora para el Análisis del SMI propuso un aumento máximo de 99 euros y mínimo de 61 euros hasta 2023, un 10,4% y un 6,4%, respectivamente, sobre los 950 euros que regían entonces.

Los sindicatos acusan a la patronal de incumplimiento

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha recordado que el 31 de diciembre de 2016 el SMI superaba apenas los 700 euros. "Las organizaciones empresariales se han mostrado insumisas a las recomendaciones", ha criticado en relación a la negativa de las patronales.

Sordo ha señalado que 1,8 millones de salarios se verán mejorados y que la subida, "coherente" con el objetivo de llevarlo hasta el 60% del salario medio el próximo año, ayudará a reducir la brecha de género. Según el líder de CCOO, el perfil más beneficiado por el alza será el de mujer de entre 16 y 34 años con contrato temporal que trabaja en la agricultura. 

Sobre la postura de la patronal, Sordo ha hecho hincapié en que los sindicatos suscribieron en 2018 un acuerdo con CEOE y Cepyme para situar el salario mínimo de convenio en 14.000 euros anuales en 2020, acuerdo ante el que los empresarios se han mostrado "insumisos". Así, ha considerado "incomprensible e incoherente" que las patronales no avalen una subida que ya tenía que cubrir a la inmensa mayoría de los trabajadores. 

En su turno, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha agradecido al Ejecutivo el alza ("es un Gobierno que cumple") pero ha pedido dirigir el acuerdo a los planteamientos de la Unión Europea, que insta a seguir subiendo los salarios en España "porque son bajos".

Con respecto a la CEOE, ha indicado que como la patronal no ha cumplido con lo que firmó en el pacto de negociación colectiva, muchos convenios verán incrementados los salarios debido al alza del SMI. "Si hubieran cumplido, la afectación sería pequeña", ha dicho.

En la misma línea que Díaz y Sordo, Álvarez ha negado que el aumento del SMI destruya empleo y ha dicho que "va al corazón de quien menos tiene, de los más discriminados", especialmente las mujeres y los jóvenes. 

Aún así, para Álvarez la mejora es "moderada", según recordaba a RTVE antes de escenificar el pacto, porque supone un repunte del 3,6%, muy por debajo de la inflación. Pero cumple con la exigencia mínima que los sindicatos pusieron sobre la mesa en septiembre a cambio de aceptar entonces una subida de "sólo" 15 euros.

Tras el pacto con los sindicatos, el Trabajo espera aprobar la subida en Consejo de Ministros este mismo mes. "Irá próximamente", ha dicho Díaz sin concretar fecha.

La subida no responde a la "lógica económica", según las patronales

Tras la reunión del lunes, las partes se dieron hasta hoy para analizar con sus órganos de dirección la propuesta del Gobierno, que aumenta en 35 euros el SMI y que se aplicará con carácter retroactivo desde el 1 de enero. Ni CEOE ni Cepyme han modulado la opinión con la que salieron de la primera convocatoria ante la ausencia de nuevas propuestas. Los argumentos para desvincularse de nuevo del acuerdo son similares a los esgrimidos unos meses atrás: no es el momento.

El Comité Ejecutivo extraordinario celebrado el martes por las patronales rechazó "por unanimidad" la propuesta del Gobierno. En plena recuperación y con el riesgo de dañar la creación de empleo, la patronal insiste en que en plena recuperación, elevar los salarios mínimos es peligroso. La medida "parece responder más a una aspiración política en el seno del Gobierno que a la lógica económica", indicaron en un comunicado.

A este respecto, Sordo ha aprovechado la rueda de prensa para responder a la patronal, en los mismo términos que esta mañana lo hizo en redes sociales, y les ha matizado que "lo electoralista no es subir el SMI a primeros de año (cuando toca). Lo electoralista es poner campañas electorales cuando no toca, con fines electoralistas".

En declaraciones a los medios, la directora de Empleo y Diversidad de CEOE, Rosa Santos, indicó que en la cita de hoy no ha habido más propuestas encima de la mesa: "Esto son lentejas", dijo reafirmando la negativa.

Desde CEOE advierten que el alza afectará a más de 1,5 millones de nóminas. El problema "estriba en el modo en el que cerca de 4.500 convenios colectivos ven por completo alterados los términos en los que se negociaron" o se están sometidos a presión para elevar los salarios en cuantías no previstas, señalaron ayer a este medio. 

El intento de Díaz de lograr un pacto a tres en un asunto en el que el Gobierno no está obligado a negociar (solo a consultar), tampoco ha funcionado esta vez.

En el acuerdo de septiembre rubricado con los sindicatos se reforzó el compromiso de que el SMI alcanzara mediante su "progresiva revisión" en 2022 y 2023 el 60% del salario medio antes de que la legislatura llegue a su fin, siguiendo con lo que determina la Carta Social Europea suscrita por España y lo pactado por la coalición.

Desde 2018, cuando Pedro Sánchez accedió a La Moncloa tras ganar la moción de censura a Mariano Rajoyel SMI ha subido 264 euros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud