Redactora de elEconomista.es desde 2009. Con el 'última hora' como constante en su trayectoria, dirige su mirada a temas de calado social desde la perspectiva económica con el objetivo de trasladar con claridad la actualidad y sus implicaciones a quienes les afecta.

Nuevo desplome de la compraventa de viviendas en mayo. Los datos publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que en el quinto mes del año las transmisiones de derechos de la propiedad cayeron un 21,5% interanual, dejando atrás el subidón del 24% anotado en abril impulsado por el 'efecto Semana Santa'. El contraste se materializa en el número de operaciones, que en el quinto mes del año ascendieron a 44.013, la cifra más baja en un mes de mayo desde 2020, en plena pandemia

El Índice de Precios de Consumo (IPC) se moderó dos décimas en junio para situarse un 3,4% interanual pero la buena tendencia que pone fin a tres meses de ascensos consecutivos queda difuminada tras el comportamiento de la inflación subyacente, que se mantuvo sin cambios y avanzó otro 3%, según los datos confirmados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que coinciden con los avanzados a finales del mes pasado.

La propuesta del Gobierno para controlar los pisos turísticos y temporales toma forma. La ministra de Vivienda, Isabel Rodríguez, ha ido esbozando un plan que tiene como objetivo principal poner coto a los arrendamientos para uso distinto al de vivienda habitual en aras de aliviar la tensión del mercado inmobiliario que provoca, en gran medida, la falta de oferta.

El mercado laboral calienta motores al inicio del verano. Junio, el mes que inaugura oficialmente la temporada estival, ha vuelto a cosechar una nueva cifra histórica de afiliación para España, acercándose a los 24 millones de cotizantes medios. Además, en el sexto mes del año, el paro consiguió caer por debajo de los 2,6 millones de personas, algo que no ocurría desde agosto de 2008, gracias principalmente al impulso del sector servicios.

El Índice de Precios del Trabajo (IPT), el que mide el precio de la mano de obra sin tener en cuenta la cantidad o la calidad del trabajo realizado por los asalariados dados de alta en la Seguridad Social, registró en 2022 su mayor aumento desde 2018 tras subir un 5,5% en un momento de inflación desbocada y con la creación de empleo tocada.

Los hogares españoles anotaron de enero a marzo su sexto trimestre consecutivo con la tasa de ahorro en positivo. Según se desprende de las Cuentas Trimestrales no Financieras de los Sectores Institucionales que publica este viernes el Instituto nacional de Estadística (INE), la tasa de ahorro se situó en el 6,2% de su renta disponible bruta, frente a la tasa del 3,7% del mismo periodo de 2023.

El Índice de Precios de Consumo avanzó un 3,4% interanual en junio, según el dato adelantado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) este viernes. La evolución se modera dos décimas con respecto al mes anterior por el comportamiento de los carburantes y la alimentación, que tiraron a la baja de los precios. La inflación subyacente, por su parte, se mantiene en el 3% por segundo mes consecutivo.

La senda de moderación que inició la inflación en 2023 tras un año récord de los precios estuvo en sintonía con la evolución del gasto medio por hogar, que el año pasado fue de 32.617 euros. El aumento del 3,8% respecto al año anterior (1.207 euros más) es notablemente inferior al anotado en 2022 (7,9%), cuando la estadística recuperó el nivel previo a la pandemia coincidiendo con los meses más complicados para la inflación.

La baja natalidad en España es un problema presente y futuro. Tras años de caídas, los leves repuntes en los nacimientos que se están anotando en lo que va de año siguen sin ser suficientes para recuperar niveles que se perdieron más de una década atrás. Por qué se tienen tan pocos hijos y qué derivada económica entraña este escenario son cuestiones cuyos tentáculos se extienden desde el mercado laboral hasta el acceso a la vivienda.

La prórroga de la rebaja del IVA de los alimentos básicos a partir de julio incluye una novedad con respecto a las extensiones previas de la medida aplicada por el Gobierno. Durante los seis meses más que se extenderá la medida, los alimentos con IVA superreducido (ahora gravados al 0%) y aquellos con el tipo reducido (actualmente en el 5%) irán aumentando de manera progresiva hasta volver al 4% y del 10% respectivamente el 1 de enero de 2025.