Redactora de elEconomista.es desde 2009. Con el 'última hora' como constante en su trayectoria, dirige su mirada a temas de calado social desde la perspectiva económica con el objetivo de trasladar con claridad la actualidad y sus implicaciones a quienes les afecta.

Las mujeres representaron el 51,4% de la población en edad de trabajar en 2023 pero tan solo contribuyeron un 42,3% en el PIB ese año. Este dato refleja el impacto que tiene sobre la economía española la brecha de género existente en el mercado laboral y que, si se mantiene la lenta tendencia para su cierre, se perpetuará durante al menos 39 años, seis más de lo estimado hace un año.

Las subidas de los precios se moderan. El Índice de Precios de Consumo (IPC) descendió seis décimas en febrero para situarse en el 2,8% interanual, su tasa más baja desde agosto del año pasado, y también cayó la inflación subyacente dos décimas, hasta el 3,4%, firmando su nivel más bajo desde marzo de 2023 y manteniendo la senda de descenso que inició en verano de 2023.

El Consejo de Ministros da luz verde a la ley de familias sin tener cerradas algunas de sus medidas estrella, como el aumento del permiso por nacimiento de hijo hasta las 20 semanas para cada progenitor. Será durante el trámite parlamentario cuando el Ministerio de Derechos Sociales que dirige Pablo Bustinduy intentará mejorar la norma mediante enmiendas ya que el desarrollo de algunas medidas depende también de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado.

La inflación hace mella en los hogares españoles. La subida de los precios sigue pesando en la economía de las familias pese al incremento de los ingresos y las rentas medias. La gráfica que demuestra el vertiginoso aumento del número de familias que no pueden poner la calefacción o el aire acondicionado ante la imposibilidad de asumir el coste de la climatización o el récord de personas que no pueden comer carne o pescado cada dos días son síntomas de ello.

Trabajo eliminará los subsidios de cuantía parcial que cobran los trabajadores que accedan a la ayuda posterior al paro para que estos beneficiarios, que ahora también sufren la parcialidad en este aspecto, pasen a percibirla de manera íntegra.

Parece un número de ilusionismo pero es simplemente la ley del mercado. El complejo año que ha atravesado el sector inmobiliario en un contexto de tipos altos no ha impedido que la compraventa de viviendas cerrara 2023 con el segundo mayor número de operaciones desde 2007 pese a registrar una caída interanual del 9,7% por el incremento de precios y desplome de las hipotecas. Como en todo espectáculo de magia, hay truco y, en este caso, se oculta tras una oferta insuficiente para cubrir el nivel de demanda.

Hachazo de género en los sueldos. La brecha salarial dobló el ritmo de crecimiento en el último año para situar la distancia retributiva media entre hombres y mujeres en 5.000 euros anuales. Las razones que subyacen a este problema estructural del mercado de trabajo en España se ocultan tras los lastres que suponen la carga de los cuidados, el empleo a tiempo parcial, la segregación del empleo y el desequilibrio en la representación de los puestos directivos, cuatro agujeros que sumen a las trabajadoras en un bucle de precariedad en el que están de acuerdo todas las estadísticas.

La Comunidad de Madrid asegura que ha resuelto el problema de falta de prácticas al 50% del alumnado de la rama sanitaria. Así lo confirmó a finales de la semana pasada el consejero de Educación, Ciencia y Universidades, Emilio Viciana, que avanzó que aquellos que aún no tengan plaza para poder terminar el ciclo formativo, podrán realizarlas en un periodo posterior, es decir, fuera del plazo que comienza en marzo, y sin necesidad de tramitar una segunda matrícula.

La letra pequeña del proyecto de ley de las condiciones laborales transparentes y previsibles que acaba de llegar al Congreso de los Diputados revela una norma muy descafeinada respecto a lo anunciado por la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Anuncios como el del fin de la unilateralidad de los cambios en el trabajo o el de la prohibición de 'represalias' contra el trabajador que no acepte cambios en su jornada de trabajo se han quedado en una mera continuación de lo que ya recoge el Estatuto de los Trabajadores y no cierran las opciones del empresario para despedir o forzar una dimisión. Lo que sí amplía es la seguridad para los contratos a tiempo parcial, pero ni siquiera ellos se verán blindados ante los ceses.